¿Va a cumplir el Reino Unido la decisión de la Corte Internacional de Justicia?

La ONU, la OTAN, la Unión Europea, la OSCE y otras organizaciones… ¿Cuáles de estas organizaciones siguen siendo autorizadas en la arena internacional? ¿Qué opinión es más importante? ¿Cuáles recomendaciones y decisiones siguen siendo vinculantes? En el mundo contemporáneo los jugadores individuales más poderosos establecen las reglas de juego. Y aún la organización más fuerte como la OTAN depende en gran medida de Washington.
¿De qué se trata? Les recuerdo, que hace un mes la Corte Internacional de Justicia sentenció que el Reino Unido debía dejar de administrar Chagos, un archipiélago británico, y devolver a la República de Mauricio. Por consiguiente, la justicia histórica debe ser restablecida. Cabe destacar, que el archipiélago de Chagos era parte de la colonia británica de las Islas Mauricio, el Reino Unido retuvo el archipiélago luego de que Mauricio alcanzara su independencia en 1968. Posteriormente, la isla fue arrendada a los Estados Unidos para instalar la base aérea militar Diego García.
Otro tema que llama la atención es que durante la construcción de la base militar, la población autóctona de Chagos fue obligada a dejar su lugar de origen, en particular, a Seychelles y Mauricio. Más tarde, a ellos se les otorgó indemnización monetaria, pero tienen prohibido regresar a su patria.
Sin embargo, la decisión de la Corte tenía carácter de recomendación y esto será una de las razones principales por las que el Reino Unido no va a apresurarse a cumplirla. Expreso la opinión de que Londres nunca cederá estos territorios a Mauricio, aunque la mayoría de los países, excepto EE.UU., apoyaron la decisión. Los británicos no están acostumbrados a devolver todo lo que fue conquistado o recibido durante las guerras. El archipiélago de Chagos pasó a ser dominio del Reino Unido de Francia después de las guerras napoleónicas. La posición de Washington es clara. Existe el riesgo de perder la base militar que ha servido como punto clave para las campañas de bombardeos en Afganistán e Irak. No creo que eso pase. Los estadounidenses compren el acuerdo de los líderes de Mauricio para conservar su base militar. Y parece que no cueste mucho.
Por cierto, algunos británicos apoyan la decisión de la Corte Internacional de Justicia. Por ejemplo, el líder británico del Partido Laborista comparte la misma opinión. Y esto no es casualidad, ya que ese partido es de oposición. No vamos a olvidar que el Reino Unido tiene ahora un problema muy grave – el Brexit, y tiene muy poco tiempo para resolverlo.
Hoy en día, nada indica que la decisión de la Corte Internacional de Justicia sobre la devolución de las islas de Chagos a Mauricio por parte de Gran Bretaña se implementará. No sé lo que va a pasar…el tiempo dirá.

Advertisements

Venezuela está al borde del colapso: ¿por qué los EE.UU. están tan interesados en este país latinoamericano?

La situación en Venezuela empeora cada día. Y ahora el país está al borde del colapso. Pero la crisis en este país no es un fenómeno reciente. Los adversarios de la Casa Blanca preparaban un escenario de una guerra civil y una intervención ulterior, que estamos viendo, durante la última década. Y por eso, se plantea la cuestión si realmente Venezuela es motivo para la preocupación para los Estados Unidos y por qué.
La causa más principal es económica. Controlar las mayores reservas de petróleo del mundo, segundo en oro y octavo en gas natural. Además, los yacimientos de diamantes se encuentran en el territorio de Venezuela. Bajo el gobierno del heredero del ex presidente venezolano Hugo Chávez las empresas norteamericanas perdían el control sobre la industria petrolera de la República Bolivariana. Y hoy tratan de recuperar por entero sus inversiones iniciales, generando más la inestabilidad política en el país latinoamericano.
No se puede descartar las razones políticas. Washington ha trazado una ruta hacia un golpe de Estado, para lo que en el país fue creado artificialmente un clima de dualidad de poderes después de la proclamación del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela. Por cierto, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, anunció este martes, 2 de abril, el allanamiento de la inmunidad parlamentaria del líder opositor venezolano. Esa decisión da la oportunidad de iniciar un procedimiento penal contra el líder de la oposición y es un paso hacia su posible detención. Además, a fines de marzo el jefe de la Dirección General de Control de Venezuela le prohibió a Juan Guaidó ocupar unos cargos públicos durante 15 años. Pero no se enfada, porque Washington continúa ofreciéndole a Guaidó su fuerte apoyo y trata de destituir al gobierno legítimo de este país latinoamericano.
Así, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, llamó al inicio de la “Operación Libertad” para el sábado 6 de abril, cuando comenzará una serie de protestas en la calle contra Nicolás Maduro. La operación será apoyada por la Casa Blanca, según reveló un documento publicado en febrero de 2018 por la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), y que detallaba la creación de redes de pequeños equipos, que funcionarían de una manera muy similar a la que Guaidó describe en su plan para la “Operación Libertad”.
Por consiguiente, la incitación directa externa llevará a la inestabilidad interna del país, se toman medidas para dividir a las fuerzas armadas. Una serie de sanciones contra el sector petrolero y bancario y financiero de Venezuela ha entrado en vigor. Entonces, el gobierno venezolano cree que los cortes de electricidad en el país son el resultado del sabotaje de los Estados Unidos y la oposición. Esto no es casualidad, las centrales eléctricas venezolanas se construyeron por las empresas estadounidenses, todos ellas están conectadas a los sistemas de SCADA, o sistemas de control de nivel superior. En esta situación, realizar un ciberataque no sería difícil para los Estados Unidos.
A primera vista, se puede pensar que todos hablan mal de Washington. Pero el plan del presidente estadounidense Donald Trump de presionar para que Maduro renuncie se ha topado con la propia historia de intervenciones de Washington en toda la región entre 1898 y 1994. Según un estudio de la Universidad de Harvard publicado en 2005, Washington logró su objetivo de cambiar gobiernos en América Latina y el Caribe más de 40 casos. Esto incluye 17 ejemplos de intervención “directa”, es decir, que implicaron el uso de fuerzas militares, agentes de inteligencia o empleados del gobierno de Washington. Por otro lado, 27 episodios de intervención “indirecta” —donde los protagonistas fueron actores locales en cada país con el apoyo de EE.UU. Por ejemplo, el golpe militar en Chile que derrocó al presidente Salvador Allende en 1973. Las pruebas documentales aparecieron años más tarde.
“En casi todos los casos, los funcionarios de EE.UU. citaron intereses de seguridad de EE.UU.” para las intervenciones, señaló el historiador John Coatsworth en el estudio.
Quizás, la situación en Venezuela se use como un campo para satisfacer las ambiciones imperiales de los Estados Unidos, y dado que Donald Trump luchará por su reelección, la política exterior de los EE.UU. es uno de los principales factores de destituir al gobierno de Nicolás Maduro. Esto sucede mediante la aceptación tácita de la sociedad europea, ocupada con sus propios problemas.

Huawei como una manzana de la discordia entre Alemania y los EEUU

¿Qué es más importante…la seguridad o el comercio?

¿Quién es más importante, un colaborador económico principal o un aliado del que depende la seguridad del Estado?

Alemania necesita responder a estas preguntas debido a que se ha observado un empeoramiento entre Berlín y Washington. La raíz del problema está en el conflicto entre los Estados Unidos y la empresa china Huawei.
Pero ¿por qué Alemania está metido en esto? La empresa china debe participar en la creación de una conexión 5G en el territorio de Alemania. La situación ha llegado a tal punto que el gobierno estadounidense les amenazó a los colegas alemanes con una limitación al intercambio de la información de inteligencia. Eso ocurra si las empresas chinas participen en la creación de esa conexión en el territorio de Alemania. Esa posición fue presentada en la carta dirigida al ministro de economía de Alemania, Peter Altmaier, del embajador estadounidense en Berlín, Richard Grenell.
En su carta que fue entregado al gobierno alemán a principios del marzo, el embajador R. Grenell advierte que no se pueda intercambiar datos de inteligencia al mismo nivel. A pesar de que la colaboración de los servicios de inteligencia con los aliados de la OTAN reviste especial importancia para el gobierno estadounidense, la participación de la empresa china puede representar una amenaza a la seguridad de la conexión, y por consiguiente, a la seguridad de la información secreta intercambiada. En caso de que las condiciones previas indiquen un nivel insuficiente de seguridad y protección de las comunicaciones secretas no solo en Alemania, sino también entre Alemania y los países de la Alianza, el intercambio de datos secretos no puede continuar. Las limitaciones anteriores se aplicarán en particular al intercambio de información sobre amenazas terroristas.
Se ha creado una situación en la que Alemania se encuentra en una situación incómoda entre su aliado más importante y su socio económico más importante: Estados Unidos y China. A pesar de que el Servicio Federal de Inteligencia (en alemán, Bundesnachrichtendienst, abreviado BND) coopera con 450 organizaciones en todo el mundo, la cooperación con el socio estadounidense es una cooperación estratégica para Alemania. En particular, Alemania depende de los Estados Unidos en dos áreas. Esta cooperación se llevará a cabo en el marco de la protección contra amenazas terroristas, asimismo contra los ciberataques.
Al mismo tiempo, Alemania evita una reacción por parte de China. Por eso, las grandes empresas internacionales como Volkswagen y Simens puedan perder miles de millones de dólares debido a la suspensión de la cooperación económica. El bloqueo de un fabricante chino podría influir negativamente en toda la economía alemana. Hoy en día, la élite política alemana se mostró escéptica sobre la carta de Richard Grenell. Según la mayoría de estos políticos, Alemania y Europa puedan hacer frente a los peligros por sí mismos con la ayuda de las soluciones tecnológicas. Pero ellos ven también cierto peligro en la participación de las empresas chinas en la infraestructura crítica alemana, pero al mismo tiempo enfatizan que esta misma acusación puede hacerse en relación con otras empresas internacionales. Y no te olvides de los casos de vigilancia de estadounidenses por sus aliados.
Se puede atribuir la advertencia del embajador Richard Grenell a un juego diplomático con fines de meter Berlín en el conflicto económico entre Washington y Pekín. Por supuesto, en el lado norteamericano. En un futuro cercano, Alemania tendrá que responder la pregunta: ¿qué es más importante, la seguridad o el comercio? ¿Y cómo interpretarse la posición estadounidense: como una preocupación por un socio o aliado igualitario, que busca imponer sus propias condiciones con el propósito de su propio beneficio? Las respuestas a estas preguntas puedan ser una señal para el resto de Europa.

¡Hay que actuar antes de que sea demasiado tarde!

Estamos esperando las elecciones al Parlamento Europeo, ya que Europa, en la que vivimos, pueda cambiar radicalmente en el futuro…
Posiblemente, los partidos centristas sean derrotados y Europa se convierta en un refugio para los nacionalistas y ultraderechistas. Si esto ocurre, entonces podemos decir con seguridad que la Unión Europea sufre un colapso, porque los diputados nuevos no van a preservar la idea de una Europa unida.
Tomemos, por ejemplo, a uno de los países líderes de la UE – Alemania, donde a partir de las elecciones parlamentarias de otoño de 2017, Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) les ganó a los principales partidos alemanes que eran miembros del gobierno de coalición, y esto sucedió tanto a nivel federal como estatal. En las últimas elecciones al Bundestag (Parlamento federal alemán) en 2017, el partido logró obtener el 12,6% de los votos. En el Parlamento Europeo, los ultraderechistas alemanes todavía están representados por un miembro del Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa, pero en las próximas elecciones planean aumentar su presencia.
En enero pasado, el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha incluido en su programa para las próximas elecciones europeas que Alemania abandone el bloque comunitario a menos que se produzca una profunda reforma de sus instituciones como plantea el partido.
AfD fue fundado por los euroescépticos de los círculos académicos para protestar contra el plan de reconstrucción multimillonario para salvar la economía griega. Inicialmente, el partido seguía un curso conservador-liberal, pero en 2015, la lucha interna del partido llevó a un cambio brusco de rumbo hacia la derecha.
Y esto no es sorprendente, ya que los líderes de este partido mantienen puntos de vista extremistas de derecha …
Por ejemplo, uno de los miembros del partido AfD, Andreas Kalbitz, fue el presidente del club derechista “Historia de la cultura e historia moderna” (en alemán, Kultur- und Zeitgeschichte, Archiv der Zeit) entre 2010 y 2015. Ha sido publicado en varios periódicos de extrema derecha. Por ejemplo, publicó sus materiales en el periódico semanal de Alemania “Junge Freiheit”, que es una de las principales ediciones de los nuevos derechos. Desde mediados de 1995 hasta 2005, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución de Alemania se refirió a “Junge Freiheit” como un periódico sospechoso de tener vínculos con la ultraderecha y se refirió a sus actividades extremistas. Además, es importante que Andreas Kalbitz era el miembro del sindicato “Witikobund” (la Unión del pueblo de los sudetes alemanes). Es una ala étnica radical de los sudetes alemanes y está en contacto con la extrema derecha. El documento del Ministerio del interior de la República Checa “Información sobre el problema del extremismo en la República Checa” afirma que esta Unión ha sido reconocida como una organización extremista desde 2001. (pág. 15).
Además, en 2007, asistió a la manifestación de extrema derecha de la Unión de Jóvenes alemana “Heimattreue Deutsche Jugend”. Esta asociación fue fundada en 1990 por organizaciones juveniles alemanas extremistas de derecha con una orientación neonazi.
Por supuesto, es preciso recordar una “coincidencia” como el hecho de que el miembro del partido AfD, Hans-Thomas Tillschneider, tiene su oficina de Diputados en Halle (Saale) en la Casa del movimiento de Identitarismo (el movimiento de los nuevos derechos europeos, que critica a la Unión Europea). No creo que fuera una coincidencia…
Es muy difícil imaginar lo que podemos esperar de las próximas elecciones europeas, pero se puede decir con seguridad que los populistas de ultraderecha y nacional ya están ganando más y más partidarios, porque prometen establecer rápidamente el orden y la estabilidad … Pero recordemos qué estos partidos hacen: luchan contra la Unión Europea, están en contra el orden y la estabilidad de Europa. Por lo tanto, no me gustaría, que los partidos extremistas de derecha, como “Alternativa para Alemania” gobiernen el Parlamento Europeo …
De lo contrario, el sueño de una Europa unida puede ser reemplazado por una pesadilla del siglo XXI.

¿Para lograr la paz o por beneficio personal?

Hasta hace muy poco, los Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea estaban listos para matarse el uno al otro, amenazando con el uso de un arma nuclear. Esta semana el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un celebraron negociaciones de paz en Vietnam por el desarme nuclear de la Península Coreana. Todos esperaban que las partes pudieran llegar a un acuerdo y alcanzaran resultados excelentes. Pero algo salió mal… Como resultado, los líderes de ambos países no pudieron ponerse de acuerdo y firmar un acuerdo. La falta de progresos en el desnuclearización de Corea del Norte no es sorprendente, porque esa tarea resulte imposible. Entonces, ¿qué esperaba Trump cuando organizaba su segunda reunión con Kim Jong Un?
Donald Trump cuenta durante dos años de cómo resolverá el problema con Corea. Y si en su primer año se basó más en la presión, en los últimos meses se ha puesto énfasis en la persuasión pacífica del líder norcoreano a través de su diplomacia personal. Trump necesita Corea del Norte para realizar dos objetivos: presionar a China y demostrar a los estadounidenses que sabe resolver los problemas mundiales, proteger los EE.UU. de las amenazas externas. Por lo tanto, Trump destaca siempre que si no fuera por él, los Estados Unidos ya habrían tenido una batalla con la RPDC. Así es Trump, un negociador y pacificador.
¡¿Quizás es todo por el premio Nobel de la Paz?! El presidente saliente lo tiene, pero Trump no. (El ex presidente de los EE.UU., Barack Obama, recibió el Premio Nobel de la Paz en 2009, el primer año de su presidencia, por sus “esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos”. Además, se ha valorado el llamamiento que ha hecho el mandatario estadounidense a reducir el stock mundial de armas nucleares y trabajar por la paz, particularmente en Oriente Medio). Aunque Trump fue nominado para este Premio, casi nunca podía creer que se pudiera persuadir a Kim Jong Un para que abandone las armas nucleares. Trump está interesado en el proceso del desarme y en las relaciones públicas que lo acompañan, lo que le ayuda a alcanzar objetivos específicos: fortalecer su influencia política, crear su imagen de un presidente exitoso en los Estados Unidos y su reelección en 2020. No hizo con el fin de hacer que la RPDC rechazara de las armas nucleares. Además, Trump sabe perfectamente que Kim no amenaza a los Estados Unidos, y todo el “problema coreano” fue inventado.
Sin embargo, aunque Donald Trump se proclama un pacificador, cabe suponer que lo está haciendo en su propio interés y no comporta así con todos. Se puede resolver la crisis en Venezuela, acudir a la mesa de negociaciones con Nicolás Maduro, en lugar de amenazar cada vez del uso de la fuerza militar. Últimamente Washington aumenta la presión sobre Caracas. El 25 de febrero el vice presidente de los Estados Unidos Mike Pence declaró que introduciría en breve una nueva serie de sanciones contra la administración de Maduro.
Aquí podemos recordar la reciente batalla aérea en Kashmir, que fue organizada por India y Pakistán. Actualmente ambos países están en estado del comienzo de una guerra. Les recuerdo, que estos países poseen armas nucleares… Y todavía no hemos visto que los líderes de los países se sientan a la mesa de negociaciones, encabezada por el líder estadounidense.
Tal vez, la reunión de Donald Trump y Kim Jong Un y la solución del conflicto entre los EE.UU. y la República Popular Democrática de Corea se conviertan en los intentos del presidente estadounidense de fortalecer su influencia política en el mundo y de coronarse con los laureles de un pacificador. Y la falta del progreso en la última reunión también significa que habrá otros. Y cuanto más sean, y luego habrán más entrevistas y mensajes en Twitter, habrá más posibilidades de que el propietario actual de la Casa Blanca logre el mismo éxito que el propietario anterior. Trump es un hombre de negocios y no hará nada sin lograr el beneficio personal.

Como Alemania y los Estados Unidos discutieron…

Últimamente hemos escuchado sobre las tensas relaciones entre los Estados Unidos y la Unión Europea. Y esta vez hemos observado la volátil situación en la Conferencia de Seguridad de Múnich, que se celebró del 15 al 17 de febrero de 2019.
El tema de preocupación en la conferencia fue el futuro de las relaciones transatlánticas, ya que Europa aspira a convertirse en una independiente de la influencia de Donald Trump. Sin embargo, ahora la UE no está en condiciones de hacerlo. Hoy en día, la Unión Europea se ve muy débil. La UE depende de los Estados Unidos en el campo de la economía y la seguridad, por eso es poco probable que pueda tomar el camino independiente. Además, la Unión Europea está pasando por un período muy difícil: la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, las elecciones anticipadas en España, la inestable situación en Francia…Por cierto, el presidente francés Emmanuel Macron se negó a venir a Múnich por la tensa situación en el país. Y por eso, Angela Merkel tuvo que responder por sí sola a las críticas de los Estados Unidos.
Les recuerdo que la política de Washington ha dejado de basarse en la protección de la unidad de los países occidentales. Al contrario, promueve la política de división. Los Estados Unidos de Trump ponen a Europa ante un serio dilema: encontrar la fuerza para convertirse en un jugador independiente, o convertirse en un juguete de los intereses extranjeros. Durante el gobierno de Donald Trump los Estados Unidos se consideran a Europa como un rival, y no como un socio. Así lo informó el vice presidente estadounidense Mike Pence en la conferencia, dando a entender que los EEUU siguen encabezados por el mundo occidental.
Angela Merkel tuvo que dar un discurso rígido, aunque fue el aliado fiel de Washington durante más de medio siglo en el continente europeo. Todo ello pone de relieve el estado negativo de las relaciones transatlánticas.
La canciller alemana criticó duramente las expresiones de Mike Pence. Por ejemplo, respecto al comercio declaró que estaba impresionada por las recientes acusaciones de la administración de Trump, que indicaban que los automóviles europeos representaban una amenaza para la seguridad nacional. “Si estos autos se convierten de repente en una amenaza para la seguridad de Estados Unidos, nos parece espantoso. Todo lo que puedo decir es que estaría bien que consigamos llegar a verdaderas negociaciones”, afirmó Merkel durante la Conferencia de Seguridad de Múnich. Además, criticó la ruptura del acuerdo entre los EEUU e Irán, la retirada de las tropas de Siria y Afganistán, y expresó su opinión, por supuesto, sobre el Nord Stream – 2.
Merkel había pronunciado un discurso que bien podría considerarse el mejor de su carrera. Su discurso recibió una ovación de pie. Tal vez, esta crítica a Donald Trump les gustara a los participantes de la conferencia.
Sin embargo, Trump utilizaba las garantías de seguridad en Europa como una ventaja, amenazando salir de la OTAN. En este sentido, Merkel expresó su apoyo a la alianza del Atlántico del Norte. “Necesitamos la OTAN como garante de nuestra seguridad”, declaró Merkel.
Ahora podemos decir con seguridad que las relaciones entre los países occidentales, en primer lugar, entre Alemania y los Estados Unidos, se están volviendo cada vez más complejas. No solo se refiere al hecho de que Washington está tratando de recuperar su liderazgo en la arena mundial, sino que los países líderes de la UE, Alemania y Francia, ya no pueden cambiar a Europa. El presidente galo tiene muchos problemas internos en su país, y la canciller alemana se está preparando para abandonar su cargo en el futuro próximo. Y el Brexit solo agrava el estado de asuntos en la Unión Europea.
Espero que la UE pueda resistir los desafíos y las críticas de la administración de Donald Trump, y no permita que los estadounidenses construyan una Europa nueva, intentando al mismo tiempo aislar a Alemania y Francia…

Francia e Italia: ¿77 mil millones de euros o las ambiciones políticas de Macron?

Francia retiró a su embajador de Roma, lo que representaba un gran paso y no garantizaba la normalización de las relaciones entre ambos países. La agencia Bloomberg dice que las relaciones varían de las malas a las tóxicas. La retirada del embajador es una de las medidas de destacarse a nivel internacional con vistas a las elecciones al Parlamento Europeo.

La actual intensificación del conflicto parece muy lógica, teniendo en cuenta las provocaciones del vice presidente del Consejo de Ministros italiano y líder del Movimiento 5 Estrellas Luigi Di Maio. Antes propuso imponer sanciones a Francia por la colonización de África. Además, el político italiano se reunió con los activistas de los “chalecos amarillos” en Francia.

Macron trata de consolidar su posición en Europa a través de ese comportamiento con respecto a los países asociados de la UE. También podemos recordar su negativa a participar en la Conferencia de Seguridad de Múnich. Una de las razones fue el desacuerdo con Berlín por la construcción del gasoducto Nord Stream 2. Los EEUU también apoyan esa decisión y son los opositores principales del proyecto de energía. No hace falta recordar las reuniones conmovedoras de Trump y Macron, sus numerosos abrazos y besos. En noviembre pasado después del regreso de Francia Trump publicó un comunicado en Twitter: MAKE FRANCE GREAT AGAIN! (¡Que Francia vuelva a ser grande!). Por cierto, las acciones actuales de París con respecto a los socios nos recuerdan las acciones del actual propietario de la Casa Blanca.

El presidente francés trata de mejorar su imagen en el ámbito nacional con pasos tan decisivos. La economía francesa sigue debilitándose. La Comisión Europea ha reducido sus previsiones para el crecimiento del PIB en Francia este año de 1.6% a 1.3%. El partido de Marine Le Pen está por delante en las encuestas de opinión, y como resultado, la imagen de Macron fue atacada por los chalecos amarillos, que no permitían aumentar los precios del combustible e impuestos. Y aquí las acciones de Macron nos recuerdan las de su homólogo estadounidense.

El volumen total del comercio entre Francia e Italia llega casi a unos 77 mil millones de euros. Ahora las acciones de Francia no afectan la cooperación económica de ambos países. Pero puede ser temporal y la estrategia de dominación en Europa pueda llevar a las consecuencias imprevisibles.

Gracias al estilo atrevido de la presidencia y las ambiciones de Macron, Francia intenta de establecerse en la política mundial como una fuerza independiente. ¿Pero es esta fuerza tan independiente en realidad?