¿Qué esperar de la cumbre de la OTAN en Bruselas?

La cumbre de la OTAN se celebrará en Bruselas del 11 al 12 de julio. Sin embargo, los miembros europeos de la alianza no esperan mucho este evento. La razón radica en una persona… el presidente estadounidense Donald Trump. Y ahora, según algunos observadores del ‘The New York Times’, los líderes europeos tratan de adivinar en qué estado de ánimo el jefe de la Casa Blanca llegue a la capital de Bélgica.
“Nadie sabe en qué estado de ánimo llegará: agresivo, o insultado a los aliados por los gastos inadecuados en la defensa, o como un fanfarrón, quien hace gala del reciente aumento de los gastos”, destaca el periodista Steven Erlanger.

Los aliados europeos están preocupados mucho por enfrentarse con este Trump que fue en la cumbre del G-7 en junio. Los presentes le caracterizaron como enojado, burlón y rudo, especialmente en relación con Justin Trudeau y Angela Merkel. Según las palabras del ex embajador de la OTAN, Nicholas Burns, “el asunto importante será la disuasión de Rusia por las fuerzas de la alianza en Europa Oriental, pero Trump pueda estropear todo por Putin”. Si Trump llega a mejorar las relaciones con Rusia y en fin, no entiende, lo que Moscú haga en cambio, esto causará confusión en la alianza del Atlántico Norte.

Según el presidente del Instituto Internacional de Investigaciones Estratégicas, François Heisbourg, Trump puede actuar instintivamente, tratando de concertar un negocio bilateral con Putin y sacrificar los intereses de la OTAN. Puede eliminar las sanciones impuestas por Crimea, cancelar las maniobras o retirar las tropas estadounidenses de los países bálticos. Lo vimos con Kim Jong-un.

Es posible que Donald Trump pueda aumentar los gastos en defensa común a los aliados estadounidenses de la OTAN, que no cumplen esa condición, hasta 2 % del PIB. Según ‘Defense News’, Trump ya ha enviado cartas a algunos de sus aliados de la OTAN en las que se quejaba de que no hayan contribuido lo suficiente a la Alianza Atlántica. Además, el líder estadounidense ha advirtido que este problema será un tema clave en la cumbre en Bruselas.

El único documento a este respecto se publicó en el periódico más importante de Noruega, VG, en el que fue publicada una carta enviada el 19 de junio a la primera ministra de Noruega Erna Solberg. Sin embargo, hay una información que algunos estados miembros de la OTAN han recibido cartas similares , y la revista Foreign Policy lo confirmó.

La carta noruega dice:
Noruega, sin embargo, sigue siendo el único país participante que comparte una frontera con Rusia, que carece de un plan creíble para gastar el 2% del PIB en las necesidades de defensa común. Entiendo la presión política interna ya que yo mismo he gastado un capital político considerable para aumentar nuestros gastos de defensa. Sin embargo, es cada vez más difícil explicar a los ciudadanos estadounidenses por qué algunos países siguen incumpliendo nuestros compromisos comunes de seguridad colectiva.

De hecho, también hay una versión opuesta. Es que el éxito de este foro es necesario para todos. Y la parte estadounidense puede hacer ciertos esfuerzos para suavizar la impresión negativa de la reunión anterior del G7, en la que los Estados Unidos se enfrentaron con sus aliados europeos y Canadá.

En cualquier caso, la próxima cumbre de la alianza del Atlántico Norte promete convertirse en uno de los más interesantes e impredecibles en los últimos años. Y los Estados Unidos desempeñarán un papel fundamental.

Sin embargo, en las realidades del mundo actual, esto no garantiza el fortalecimiento de la seguridad europea…

Rosas para el equipo alemán de fútbol

Muy pronto todos seremos testigos de un gran evento deportivo: la Copa Mundial de Fútbol Rusia 2018. Al recordar la Olimpiada en la ciudad rusa de Sochi, no hay dudas que todo ocurrirá con el mayor éxito. Los petrodólares permiten a los rusos hacer un show memorable con un alto nivel de confort para los invitados y participantes. Volviendo a los Juegos Olímpicos en Sochi, cabe recordar que muchos deportistas en las villas olímpicas aprovecharon la oportunidad para curar sus dientes absolutamente gratis. No será peor en la Copa Mundial.
Y ahora nadie se acuerda de que el Campeonato Mundial se celebrará en el país que recientemente se ha anexionado una parte del Estado vecino y ha apoyado activamente a los separatistas. Solo unas pocas publicaciones europeas recuerdan que sus futbolistas jugarán en el país en el que el programa de dopaje fue desarrollado a nivel estatal y cubierto por servicios especiales.
Todo está olvidado. Todo se convierte en historia. Y alguien con una sonrisa recibe un ramo de rosas. ¿Por qué está pasando todo esto? Por mucho que nos opongamos a ello, los intereses financieros y económicos de los países individuales de la UE, que se consideran superiores a los demás, prevalecen sobre los valores democráticos, los compromisos de la Alianza y el apoyo a los necesitados.

Continue reading “Rosas para el equipo alemán de fútbol”

Nueva vida para la OTAN

Teniendo en cuenta una sustitución de las bases de la democracia en el mundo actual el informe  sobre los desafíos nacionales de la OTAN del Dr. David Bercuson, Profesor del Instituto Canadiense de Política Mundial, Director del Centro de Estudios Estratégicos y de Defensa de la Universidad de Calgary merece mayor interés. En su documento observa que hoy en día unos acontecimientos alarmantes sacuden la Alianza Noratlántica desde dentro. Según su opinión, en unos países del bloque la situación interna se debe al creciente político de la autocracia. Por ejemplo, Rumania, Polonia, Hungría que son los ex países del Pacto de Varsovia, y Turquía.
En las primeras etapas de la existencia de la OTAN, los líderes de la Alianza han prestado especial atención a la organización política de sus miembros. En plena Guerra Fría en los 50 o los 60 del siglo XX el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte fue diseñado. Conforme a dicho artículo sus miembros han sido los estados paramilitares con la posición anticomunista. Por lo tanto, España de tiempos de Franco, Portugal de tiempos de Salazar, Grecia bajo el control del los coroneles y Turquía donde se realizaban a menudo los levantamientos militares, encajan fácilmente en la OTAN.
Las reglas han cambiado después de la Guerra Fría y el colapso de los gobiernos militares en Grecia y Turquía. Los países que integran el bloque, deberían ser democráticos o esforzarse por llegar a democracia en cualquier forma, pero para los ex países del Pacto de Varsovia la adhesión a la OTAN ha sido de hecho un billete a ingresar en la Unión Europea. Por consiguiente, antes los países de la Alianza se consideraban democráticos en todos los sentidos de ese concepto, además lograron la asistencia militar de los aliados, o cuando sea necesario, la información secreta militar.
En los últimos años en parte a causa de la crisis de los refugiados en Europa, y debido al aumento de la influencia de movimientos ultraderechistas en unos países de la OTAN, la Alianza contemporánea me recuerda a un sitio donde a cada pájaro le gusta su nido.
El ejemplo más claro es Turquía que después del colapso del golpe de Estado en verano de 2016 reprimía activamente la creación de casi todas las instituciones civiles. Antes el presidente Recep Erdogan ha demostrado el autoritarismo en relación con la oposición, pero 2 años después del intento fallido del golpe de Estado se ha convertido en un dictador turco. Además, arrastraba al país a la campaña siria contra las milicias kurdas que desempeñaron un importante papel en la expulsión de ISIS de la región.
En Polonia el gobierno prácticamente tomó el poder utilizando los lemas de los nacionalistas polacos antes de la Segunda Guerra Mundial. En particular, Varsovia niega la participación en el Holocausto de la población judía durante la Segunda Guerra Mundial, que prácticamente reconoció después de la Guerra Fría. El proyecto de ley adoptado por el poder legislativo y firmado por el presidente prohíbe hablar de los “campos polacos de exterminio” que no existían (todos los campos eran alemanes), y, además, equivale a una violación de cualquier discusión de las políticas antisemitas polacas durante la guerra, que realmente tuvieron lugar para estar.
El gobierno húngaro ha dado varias señales a favor del autoritarismo después del giro a la derecha después de las recientes elecciones. En abril de 2017, el gobierno aprobó una ley de cerrar la Universidad Centroeuropea de orientación liberal, fundada por un estadounidense de origen húngaro, George Soros. Durante la aprobación de la ley, el ministro de Trabajo, Zoltán Balog, admitió que Budapest seguiría luchando con las organizaciones que representaban la enseñanza pseudo-cívica y realizaban espionaje.
La actitud negativa del autor del informe también provoca una tendencia a la ideología de la extrema derecha en Alemania. Este hecho se confirma con la llegada del partido nacionalista “Alternativa para Alemania” al Parlamento.
Según la opinión del Dr. David Berkuson en relación con la situación actual, la Alianza del Atlántico Norte tiene dos opciones para un mayor desarrollo. Tratamos de superar las contradicciones existentes volviendo al pasado, cuando el único criterio para ser miembro del bloque era la lucha contra un enemigo común – Rusia. Sin embargo, en este caso, para algunos países, como Canadá, las nobles intenciones de la OTAN no serán tan obvias.
La segunda manera sea revisar el estado de los estados miembros de la OTAN cuya política se desvía de las normas democráticas, como Turquía y Polonia, y darles tiempo para repensar y volver al vector de desarrollo deseado, o sea excluirlos de la Alianza.
Hasta ahora, la realidad es que en los próximos años la presión interna sobre la OTAN solo aumentará debido a la diferencia de opiniones de sus participantes sobre muchos aspectos clave en asuntos de política nacional y problemas generales. Y los países fundadores de la Alianza tal vez tengan que pensar en una nueva alternativa.