¿Alemania elige a un camino independiente en la UE?

Con miras a las elecciones europeas, los países participantes de la UE tratan de decidir su futuro y determinar el camino que quieren seguir. Hasta ahora se han presentado repetidamente las razones de que los ultraderechas puedan obtener suficientes escaños y tomar liderazgo en la Unión Europea. Y todo esto tenía una explicación. Los líderes actuales de la UE tiran la toalla, y es un misterio lo que va a pasar…
Por ejemplo, resulta que Alemania ha optado por el unilateralismo y elegido un camino independiente en la UE. Tales países europeos como España, Francia, Polonia, Bélgica y Grecia han llegado a esta conclusión a tenor de las decisiones adoptadas recientemente por Alemania en materia de defensa, política energética, industrial o migratoria. Y las razones para tales suposiciones y esa preocupación no faltan.
En primer lugar, en enero pasado, resultó que Alemania quiso abandonar la Unión Europea. El partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD, en alemán) amenazó con llevar a cabo una campaña para la salida del país germano del proyecto de integración europeo, el llamado “dexit”.
En segundo lugar, son las ideas originales del gobierno alemán sobre la política de migración: apertura de sus fronteras a migrantes y refugiados alterando con ello los acuerdos de Dublín y poniendo en jaque el sistema Schengen.
En tercer lugar, la decisión de Alemania de poner el veto a las exportaciones de armas a Arabia Saudí ignorando los efectos de esa decisión en la industria europea.
Otro motivo de preocupación sobre la independencia de Alemania para tomar decisiones dentro de la UE es la construcción del Gasoducto Nord Stream 2, con el que Alemania se proveerá directamente de gas ruso en perjuicio de los países que hasta ahora son tránsito.
También recientemente, se ha podido comprobar que las relaciones entre las principales fuerzas motrices de Europa, el llamado eje franco-alemán, se están deteriorando. Y podemos asumir que esto se debe a la falta de apoyo real de Alemania para las reformas propuestas por el presidente Emmanuel Macron, que, a su vez, debilita el propulsor europeo.
Pero sean cuales sean las decisiones de Alemania, aún mantiene su apuesta por una Europa con más capacidad de negociación y más presencia en el mundo durante mucho tiempo.
Como se dice, el tiempo lo dirá …

Ultraderechas se unen para ganar las elecciones al Parlamento Europeo

Las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 tendrán lugar en la Unión Europea entre el 23 y el 26 de mayo de 2019. Por consiguiente, se ha registrado el auge de los partidos ultraderechas y populistas en las redes sociales de Twitter, Facebook, YouTube, Instagram. Según un análisis de Alto Data Analytics, los partidos de extrema derecha, entre ellos Vox y Alternativa para Alemania, han sido las protagonistas de los debates en las redes. Los discursos de estas formaciones se centraron en ataques contra las élites gobernantes, y además, agitaron los sentimientos antiinmigrantes, islamófobas y antisemitas.
Pero no es todo. Con miras a las elecciones de mayo, se informó que los líderes de extrema derecha se habían reunido en Milán con el objetivo de formar una alianza para manipular las elecciones. Entonces, a principios de abril el primer ministro italiano y líder de la extrema derecha la Liga Norte, Matteo Salvini, les convocó a los partidos populistas europeos para construir un bloque cuya gran ambición es “convertirse en el primer partido en Europa”.
Al líder de la Liga solamente lo acompañaron Joerg Meuthen (Alternativa para Alemania), Olli Kotro (Verdaderos Finlandeses) y Anders Vistisen (Partido Popular Danés). Salvini, que recientemente prometió que 20 partidos populistas de diferentes países asistirían a la cumbre de ayer de Milán, justificó así las ausencias: «Hoy hablo en nombre de todos los partidos, la gran cita de todos ellos será el 18 de mayo en Milán», que servirá de cierre de la campaña de las elecciones europeas.
Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, no asistió a esta cita. Es probable, que antes ya hayan llegado a un acuerdo durante su reunión bilateral con Salvini. Ambos políticos presentan un frente unido durante mucho tiempo, comparten la misma aversión al euro, inmigrantes, religión islámica, globalización , Bruselas y los matrimonios gay.
La expresión “Votar por mí, es votar por ella”, uno de los afiches de La Liga, dice mucho sobre sus posiciones comunes.
Sin embargo, el alemán Joerg Meuthen de Alternativa para Alemania, acudió la cita y declaró que su objetivo común fue el de “vencer para cambiar Europa”.
Después de tales declaraciones, cabe suponer que las señales del inminente colapso por toda la Europa sean evidentes. Y eso pueda ser confirmado este domingo, el 28 de abril, en las elecciones generales en España, donde Vox se convierta en el primer partido de extrema derecha que obtenga escaños en el Parlamento desde finales de la era Franco.
Asimismo, cabe señalar que Steve Bannon, el ex consejero de Trump, ha participado en la promoción de los ultraderechas al Parlamento Europeo. Se fue muchas veces a Europa con el objetivo de celebrar reuniones oficiosas con los líderes de los partidos populistas. Su objetivo es aunar los esfuerzos y, como resultado, obtener la mayor cantidad posible de escaños en el Parlamento Europeo en las elecciones europeas. Por esta razón, hace 2 años fundó la plataforma transnacional denominada The Movement que promueve las formaciones de la extrema derecha de los distintos países en toda Europa.
En cuanto a España, en particular sobre Vox, Bannon cree que este partido es un vivo ejemplo de que nada es imposible, y que es fácil empezar a jugar un papel importante en el país “de cero”. Incluso declaró que admiraba al partido Vox y confía que fuera capaz de lograr altos resultados no solo en las elecciones generales en España, sino también en las futuras elecciones al Parlamento. Veremos, las elecciones generales se celebrarán en España en unos días, después de las cuales podemos entender, si Bannon estuvo financiado el partido de extrema derecha Vox, o aún hace más hincapié en tales partidos de extrema derecha, como Alternativa para Alemania, La Liga Norte de Italia o Frente Nacional de Francia.
Sin embargo, aunque últimamente los partidos de extrema derecha han sido muy populares en muchos países de Europa, nada garantiza que ganen las elecciones al Parlamento europeo. Pero la situación merece mucha atención…

Los intentos de Merkel por devolver el liderazgo alemán en Europa

Después de su reelección la canciller alemana, Angela Merkel, eligió los primeros viajes al extranjero – a Francia y Polonia. Y no es sin ninguna intención.
Durante la creciente tensión en Europa, así como las imprevisibilidad de las relaciones entre Europa y EE.UU. durante la presidencia de Donald Trump, Berlín intenta establecer el nuevo equilibrio de las fuerzas dentro de la Unión Europea. En particular, se trata de reanimación del triángulo de Weimar (Berlín -Varsovia – París).
El 16 de marzo Merkel se encontró con el presidente francés, Emmanuel Macron. La conversación estuvo dedicada a las relaciones bilaterales, temas europeos e internacionales. Me parece que entre estos líderes el más principal sea el anfitrión de los campos Elíseos. La falta del gobierno en Alemania durante medio año y la creciente popularidad del partido nacionalista Alternativa para Alemania impresionaron a los franceses que llegaron a la conclusión de que la canciller y sus partidarios se hubieran debilitado significamente. El periódico Le Figaro escribe que Merkel comienza el cuarto y su último mandato, y sus posiciones políticas en Alemania son más débiles que nunca. Todo esto le da a Macron una excelente oportunidad para probar a ser un líder en las relaciones franco-alemanas y promover a Francia en Europa.
Después de París, Merkel se dirigió a Polonia para mantener conversaciones con el primer ministro, Mateusz Morawiecki, y el presidente de la República de Polonia, Andrzej Duda. Más temprano, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, también visitó a Polonia, para establecer las relaciones bilaterales y discutir el futuro de la Unión Europea. Al parecer, Berlín intenta mostrar a Polonia que Varsovia sea importante para Merkel, pero Alemania todavía está involucrado en los asuntos del este de Europa y los polacos – socios importantes. Esto se debe a que Polonia es percibida como un país que sea capaz de crear nuevos centros de poder, al debilitar a la Unión Europea, y Berlín querría que Polonia no tuviera motivos para esto.
Por lo tanto, la prolongada crisis política en Alemania ha tenido un impacto negativo sobre la posición alemana en Europa y ha puesto en peligro la estabilidad dentro de la Unión Europea. De repente, para Berlín se han formado fuerzas que no quieren reconocer los méritos del pasado de la política y la diplomacia alemana. Los intentos de la canciller alemana para reactivar la estrecha relación del eje Berlín-París-Varsovia ahora está condenado al fracaso debido al hecho de que Polonia y Francia ya ven como nuevos centros de Europa y tratarán de reforzar su posición, lo que complicará una situación muy difícil en Europa.