Merkel se ha vuelto la canciller alemana por cuarta vez

Hoy, el 14 de marzo, el Parlamento alemán eligió a Angela Merkel como la canciller federal de la República Federal de Alemania (364 diputados votaron a favor, 315 en contra y 9 se abstuvieron). El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha entregado ya a Merkel una carta de candidatura para el cargo de canciller alemana por un período de 4 años. Después ella tomará el juramento del cargo ante el Bundestag. La primera reunión del nuevo gobierno presidido por Merkel tendrá lugar hoy por la tarde.
Permítanme recordarles que la formación del nuevo gobierno duró 171 días y se convirtió en la más larga en la historia de la Alemania de la posguerra. Aparentemente, después de 12 años en el poder, la “dama de hierro” simplemente cansó a los votantes alemanes. Lo más probable, debido a su política en relación con los refugiados. Después de todo, la posición de Merkel sobre los migrantes había sido criticada en repetidas ocasiones. Y la razón de rechazo del líder del Partido Democrático Libre de Alemania (FDP), Christian Lindner a unirse al gobierno de coalición de la CDU / CSU y el Partido Verde fue la política de migración de la canciller alemana.
Y, en general, antes Alemania no solo ha sido la primera economía de Europa. Sino que también un polo de estabilidad de la UE. Y ahora todo cambió … hubo una pérdida de la autoridad de la canciller alemana, lo que llevó a una situación inestable en el país.

El año 2018 – un año difícil para la Unión Europea (#UE)

A finales de 2017 podemos decir que la UE tiene una tendencia a desintegrarse. Y no depende de los procesos relacionados con Brexit y crisis catalana en España.
En primer lugar, bajo la amenaza está la estabilidad de la situación política interna en Alemania, así llamado un “motor” de la UE, donde después de las elecciones en septiembre en Bundestag durante 4 meses las conversaciones sobre una coalición del gobierno primeramente se reanudaron y después se fracasaron. Al principio del año 2018 la CDU/CSU y el SPD han comenzado una nueva ronda de las negociaciones, siendo designado una fecha límite para el 1 de abril, después de la cual se necesita decidir este problema definitivamente. Pero es que según las encuestas de opinión pública, una nueva votación entre los demócratas cristianos y los socialdemócratas llevará al mismo punto muerto que fue en septiembre. Pues esa misma gran coalición dirigía durante dos últimos períodos de gobierno de Angela Merkel como la canciller federal. Pero en el año 2017 los socialdemócratas llegaron a un punto muerto y negaron a colaborar con la CDU/CSU. Y ahora otra vez cambiaron su opinión. El 21 de enero su posición final debe resolverse mediante un congreso extraordinario del partido del SPD en Bonn.
Al mismo tiempo, es fácil notar una división de las élites occidentales y sus luchas internas. Después de todo, Europa todavía no es soberana y es una zona real de influencia de EE.UU. que realizan su control a través de las instituciones de la OTAN y el Consejo de Europa.
En segundo lugar, la llegada al poder del presidente francés Emmanuel Macron en la primavera del 2017 ha cambiado el énfasis en la misma política europea y la perspectiva. El liderazgo económico de Alemania, especialmente en las condiciones de inestabilidad permanente en ese país, amenaza a convertirse en militar. Y pasa a Francia, como la única potencia europea nuclear. Además, debido a unas ambigüedades en la política, las posiciones de Merkel, contra la cual jugaban abiertamente los círculos influyentes conceptuales y de negocios relacionados con la familia Rothschild cuyo candidato es Macron, se han disminuido rápidamente y de manera drástica.
Es preciso recordar los acontecimientos en Cataluña que son una parte de este escenario que George Soros reveló en un conflicto del proyecto de los eurobonos. Entonces se dijo que Alemania debía consolidar y hacerse cargo de todas las deudas, o disolver la UE. Es significativo que los estudios de los analistas del Ministerio de Defensa alemán han señalado que en 3 de los 6 escenarios del desarrollo de la UE no hay un futuro común para la UE y ésta debe desintegrarse.
A pesar de que, a su vez, el precedente catalán ha mostrado que la oligarquía mundial encabezada por los Rotschild no está en contra de una Europa unida, pero quieren ampliar su control sobre el proceso de integración.
A principios del año Bruselas ha tenido que resolver una serie de problemas políticos internos, incluido el problema de la migración, sobre el cual Francia y varios países de Europa occidental y central ya han empezado a endurecer las condiciones. Incluso Alemania que siempre ha recibido refugiados con gusto y ha prestado asistencia, está preocupada ante la posibilidad de aceptar a mucho más de los refugiados debido a nuevas reglas de alojamiento en la UE. Y por eso ella pide a la UE a frenar el flujo masivo de refugiados.
Además, el problema de Brexit es urgente y grave. A pesar de que la UE y Gran Bretaña pudieron ponerse de acuerdo durante la primera fase de las negociaciones, ahora pasan a la segunda etapa. Ellos tendrán que resolver el problema de la gestión de las fronteras de Irlanda que forma parte del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, y definir el estatuo de unos 3.5 millones de los especialistas extranjeros que están viviendo y trabajando ahora en el territorio británico.
Y se puede decir que actualmente la Unión Europea está sufriendo una crisis política, social y económica. Y la UE tiene que superar un año muy difícil, porque el mismo determinará su futuro. Como resultado, la salida de la UE de la crisis actual es uno de los mayores problemas que enfrentan la Unión, sus ciudadanos y las instituciones, líderes y políticos.