El problema del racismo divide a la selección alemana

Recientemente he escrito un material sobre el futbolista de la selección alemana de fútbol de origen turco, Mesut Özil, que no fue aceptado en la sociedad alemana y le percibieron como un inmigrante. Para resolver este problema, el hashtag #MeTwo (Yo dos) fue lanzado en Twitter para que miles de inmigrantes compartieran sus experiencias de discriminación que habían sufrido en la vida diaria debido a su origen étnico. Pero los debates de racismo en Alemania no han desaparecido.
Hoy hemos enterado que toda la selección alemana de fútbol se divide en 2 grupos por motivos de nacionalidad.

Alemania racismo.PNG
Según el diario alemán Der Spiegel, unos se llaman „Kanaken“ (un insulto contra los inmigrantes turcos en Alemania). En este grupo se incluyen Jerome Boateng, Mesut Özil, Ilkay Gundogan, Antonio Rüdiger y Julian Draxler.
Otro grupo que se llama “Kartoffeln” (un apodo utilizado por los turcos respecto a los residentes de Alemania), está integrado por los futbolistas de origen alemán. Uno de ellos es Thomas Müller, que usaba a menudo burlas e insultos dirigidos hacia los inmigrantes y sus comportamientos.
Otro motivo de desacuerdo en la selección alemana fue el estilo de vida de los jugadores. Pues, los inmigrantes se comportan tradicionalmente más relajado, escuchan la música agresiva (rap), llevan joyas caras y prefieren las carreras en los autos deportivos. A su vez, los jugadores de origen alemán se distinguen por su actitud modesta.
Y aunque ninguno de los jugadores no respondió oficialmente de los desacuerdos dentro del equipo, creo que esta información apareció en los medios alemanes por una razón. No puedo creer que esto suceda, ya que la selección nacional debería ser un ejemplo de integración al pueblo. Y hace muy poco, Angela Merkel ha declarado, si alguien de los inmigrantes en Alemania habla de la actitud mala o negativa hacia él en la sociedad, hay que examinar esta situación y resolverla. Supongo que nadie discutió este problema, ya que el problema de racismo y discriminación se ha vuelto más popular en Alemania. Aunque este país más grande de la Unión Europea inundó con musulmanes a toda Europa. Me gustaría que el gobierno alemán hablara menos y hiciera más acerca del problema de la inmigración. Sin embargo, si hoy en día hay conflictos entre naciones con unas culturas y tradiciones similares, por ejemplo entre españoles y vascos, podemos imaginar el alcance de los conflictos futuros en toda la Unión Europea…

Merkel juega bajo las reglas de Trump

La canciller alemana Angela Merkel se comprometió a aumentar su gasto militar en la OTAN. Las causas principales son los “drásticos acontecimientos” que suponen, por ejemplo, la anexión rusa de la península de Crimea en 2014 y el conflicto en la parte oriental de Ucrania.
“Eso significa que nos volvemos a concentrar más en la defensa de la alianza y tomamos para ello las medidas correspondientes, por ejemplo, también con la presencia en los estados del centro y este de Europa”, dijo.
Pero pienso que esa decisión no se adoptó tras la situación en Ucrania que no ha cambiado en varios años. Previamente, el presidente estadounidense Donald Trump había criticado a Alemania y al resto de los miembros de la OTAN por no aportar más financión económica a la organización internacional y pidió que se aumentara el presupuesto militar de la OTAN.
Y unos días más tarde, la canciller alemana afirmó que su país debería elevar sus gastos militares hasta el 2% del PIB (Producto Interior Bruto) para mostrar a los aliados de la OTAN que Alemania sigue siendo un país fiable. Y sobre todo, tiene que demostrárselo a los Estados Unidos.
Y aunque en su discurso ante los oficiales de la Bundeswehr, Merkel ha vuelto a criticar la decisión unilateral de los Estados Unidos de abandonar el acuerdo nuclear iraní, sin embargo, vemos que Angela Merkel sigue dependiendo del apoyo militar de los EEUU y actúa en todo momento de acuerdo con los planes del líder estadounidense.
Espero que Trump no continúe controlando Europa, imponiendo su punto de vista y voluntad a sus aliados.

Los intentos de Merkel por devolver el liderazgo alemán en Europa

Después de su reelección la canciller alemana, Angela Merkel, eligió los primeros viajes al extranjero – a Francia y Polonia. Y no es sin ninguna intención.
Durante la creciente tensión en Europa, así como las imprevisibilidad de las relaciones entre Europa y EE.UU. durante la presidencia de Donald Trump, Berlín intenta establecer el nuevo equilibrio de las fuerzas dentro de la Unión Europea. En particular, se trata de reanimación del triángulo de Weimar (Berlín -Varsovia – París).
El 16 de marzo Merkel se encontró con el presidente francés, Emmanuel Macron. La conversación estuvo dedicada a las relaciones bilaterales, temas europeos e internacionales. Me parece que entre estos líderes el más principal sea el anfitrión de los campos Elíseos. La falta del gobierno en Alemania durante medio año y la creciente popularidad del partido nacionalista Alternativa para Alemania impresionaron a los franceses que llegaron a la conclusión de que la canciller y sus partidarios se hubieran debilitado significamente. El periódico Le Figaro escribe que Merkel comienza el cuarto y su último mandato, y sus posiciones políticas en Alemania son más débiles que nunca. Todo esto le da a Macron una excelente oportunidad para probar a ser un líder en las relaciones franco-alemanas y promover a Francia en Europa.
Después de París, Merkel se dirigió a Polonia para mantener conversaciones con el primer ministro, Mateusz Morawiecki, y el presidente de la República de Polonia, Andrzej Duda. Más temprano, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, también visitó a Polonia, para establecer las relaciones bilaterales y discutir el futuro de la Unión Europea. Al parecer, Berlín intenta mostrar a Polonia que Varsovia sea importante para Merkel, pero Alemania todavía está involucrado en los asuntos del este de Europa y los polacos – socios importantes. Esto se debe a que Polonia es percibida como un país que sea capaz de crear nuevos centros de poder, al debilitar a la Unión Europea, y Berlín querría que Polonia no tuviera motivos para esto.
Por lo tanto, la prolongada crisis política en Alemania ha tenido un impacto negativo sobre la posición alemana en Europa y ha puesto en peligro la estabilidad dentro de la Unión Europea. De repente, para Berlín se han formado fuerzas que no quieren reconocer los méritos del pasado de la política y la diplomacia alemana. Los intentos de la canciller alemana para reactivar la estrecha relación del eje Berlín-París-Varsovia ahora está condenado al fracaso debido al hecho de que Polonia y Francia ya ven como nuevos centros de Europa y tratarán de reforzar su posición, lo que complicará una situación muy difícil en Europa.

Merkel se ha vuelto la canciller alemana por cuarta vez

Hoy, el 14 de marzo, el Parlamento alemán eligió a Angela Merkel como la canciller federal de la República Federal de Alemania (364 diputados votaron a favor, 315 en contra y 9 se abstuvieron). El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha entregado ya a Merkel una carta de candidatura para el cargo de canciller alemana por un período de 4 años. Después ella tomará el juramento del cargo ante el Bundestag. La primera reunión del nuevo gobierno presidido por Merkel tendrá lugar hoy por la tarde.
Permítanme recordarles que la formación del nuevo gobierno duró 171 días y se convirtió en la más larga en la historia de la Alemania de la posguerra. Aparentemente, después de 12 años en el poder, la “dama de hierro” simplemente cansó a los votantes alemanes. Lo más probable, debido a su política en relación con los refugiados. Después de todo, la posición de Merkel sobre los migrantes había sido criticada en repetidas ocasiones. Y la razón de rechazo del líder del Partido Democrático Libre de Alemania (FDP), Christian Lindner a unirse al gobierno de coalición de la CDU / CSU y el Partido Verde fue la política de migración de la canciller alemana.
Y, en general, antes Alemania no solo ha sido la primera economía de Europa. Sino que también un polo de estabilidad de la UE. Y ahora todo cambió … hubo una pérdida de la autoridad de la canciller alemana, lo que llevó a una situación inestable en el país.