Cómo el Reino Unido estuvo espiando a su aliado europeo…

Hace un poco tiempo, se informó que a lo largo de 2 años (entre 2011-2013)
el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido (en inglés, the Government Communications Headquarters, GCHQ), el servicio de inteligencia del Reino Unido, por órdenes de los ministros británicos, espiaba a la principal compañía de telecomunicaciones belga Belgacom (ahora conocida como Proximus), usando perfiles falsos de LinkedIn.
Los fiscales federales belgas confirmaron el ataque. Se trataba de un malware que fue instalado en los ordenadores de Belgacom para obtener datos de la telefónica, de la que fueron clientes de las instituciones europeas. Las tres direcciones IP fueron registradas en el Reino Unido. Esta operación fue llamada Operación Socialista (porque el Partido Socialista dominaba aquel tiempo). Se dijo que los espías británicos además penetraron ilegalmente a las redes de empresas de telefonía móvil y de procesamiento de pagos para “facilitar una mejor exploración de Belgacom” y comprender su infraestructura.
Por primera vez, Edward Snowden, exfuncionario de la CIA (la Agencia Central de Inteligencia), declaró que el Reino Unido estaba detrás de la Operación Socialista. Además, reveló la existencia de un sistema complejo de espionaje por parte de los servicios secretos estadounidenses y británicos a las instituciones de la Unión Europea en Bruselas, los funcionarios y diplomáticos europeos, líderes y ministros de los estados europeos.
Estas acciones de los servicios de inteligencia británicos garantizaron el acceso a los mensajes de la sede de la OTAN en Bruselas y de instituciones europeas, como la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo. Es muy interesante, ¿qué querrían averiguar los oficiales de los servicios secretos del Reino Unido y para qué necesitaban espiar a las instituciones europeas más grandes, arriesgando socavar su autoridad y confianza entre sus países aliados.
Además, a solicitud de la Fiscalía Federal belga, la parte británica se negó a cooperar y proporcionar algunos datos al respecto, ya que “esto podría poner en peligro su soberanía, seguridad y orden público del Reino Unido”.
Si se comprueba, la operación de GCHQ será el primer ejemplo documentado de un estado miembro que organizaba un ciberataque contra otro de los estados miembros… un ejemplo perfecto que demostraba cómo de profundo era el problema de los hackeos promocionados por países.
Como resultado de este incidente, la compañía Belgacom gastó 50 millones de euro para mejorar su seguridad.
En primer término, no se entiende, por qué el Reino Unido necesitaba realizar tales acciones hacia su aliado cercano. Y hasta ahora, el GCHQ se ha negado a comentar sobre este ciberataque e insiste en que sus acciones eran legítimas.

*** Sin mencionar, este caso de espionaje en Belgacom tiene unas consecuencias para españoles también. Numerosos españoles se comunican diariamente por líneas contratadas a Belgacom. Representación ante la Unión Europea, Embajada en Bruselas, oficinas de comunidades autónomas, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), delegaciones como la del Consejo General de la Abogacía, o registradores, despachos de abogados como Garrigues, Gómez Acebo & Pombo o Uría, corresponsales de medios acreditados y numerosas empresas españolas con oficinas en Bélgica pudieron ser espiadas…

Los lores británicos aprenden a luchar contra la desinformación

Mañana, el 26 de abril, en Londres se prevé celebrar una lección sobre el tema ‘Lucha contra desinformación: impacto, medidas y política de lucha contra la desinformación’.
Durante la lección se discutirán las cuestiones siguientes:
– la desinformación – “¿dónde estamos?”;
– la publicidad, confianza y argumentación de los hechos en periodismo;
– las consecuencias de la desinformación para el mundo de las noticias;
– la influencia de la desinformación en la opinión pública;
– las medidas contra la desinformación: el alfabetismo de los medios de la comunicación, responsabilidad y política de la lucha contra la desinformación;
– el papel de la información fiable en el periodismo en el futuro.
Se espera que los representantes de la Cámara de los Lores y de la Cámara de los Comunes, los miembros de la Secretaría del Gabinete y unos representantes de varias organizaciones, incluso internacionales, estén presentes en este seminario.
Cabe felicitar a Londres por saber proporcionar la información necesaria al auditorio necesario y causar una reacción necesaria. La información del envenenamiento del ex espía ruso Scripal ha generado un gran interés en la opinión pública internacional y ha intensificado la presión sobre Rusia. Parece que a Londres se le enseña no solo a defenderse contra la desinformación, sino también a difundir hábilmente los hechos.
Después de todo, no se han presentado unas pruebas concretas pero la finalidad necesaria se ha logrado.
Parece que ha llegado el momento para fortalecer su propio espacio de información de las posibles ciberataques.

La seguridad de #ciberespacio como garantía de la integridad de #España

El Gobierno de España aprobó la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017. La diferencia principal de su predecesora de 2013 es que la cuestión clave es la lucha contra desinformación.
Es simbólico que este documento apareció pocos días antes de iniciar oficialmente la campaña electoral en Cataluña. Los autores se refieren al triunfo de posverdad: un fenómeno en el que la opinión objetiva pasa a segundo plano en la formación de la opinión pública, cediendo el papel fundamental a las emociones.
El Gobierno español declara que hay una guerra híbrida en el mundo y hoy en día no se puede considerar los intentos por influir en la conciencia pública como las acciones para una vez. La injerencia en las elecciones a través de las redes sociales y medios de comunicación, como se dice en el documento, se combina con ciberataques, presión económica y uso de fuerza tradicional. Las consecuencias de esta guerra híbrida los autores de esa Estrategia llaman a la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses y al “Brexit”.
No se lo pronuncia oficialmente, pero la mayor parte de los expertos cree que se trata sobre la protección contra los ‘hackers’ rusos. Recuerdo que el 10 de noviembre el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Alfonso Dastis ha asegurado que “hay informes bastante contrastados” que acreditan que un grupo de ‘hackers’ rusos está actuando para “desestabilizar” la situación en España y en la Unión Europea en general.
Al día siguiente El País ha publicado los resultados del estudio de la Universidad George Washington (EE.UU.).
Los autores concluyeron que RT y Sputnik usaron miles de cuentas en las redes sociales para propagar una imagen negativa de España antes y después del 1-O. Por ejemplo, casi la mitad de las noticias de autonomía se referían a la brutalidad de la policía española durante este período.
Como primer paso en la nueva Estrategia, la ministra de Defensa de España, María Dolores de Cospedal ha propuesto a la Comisión de Seguridad en la cámara baja del Parlamento para establecer un grupo de trabajo, formado por diputados y editores de los medios de comunicación principales.
Las pruebas concretas de la injerencia de Rusia en la situación en torno al referéndum en Cataluña no se habían presentado. Sin embargo, esto no significa que esto no fue así. Expresando mi propia opinión, quiero señalar que esta medida es correcta y que el gobierno español deba proteger a la población de su país del impacto exterior. Tal vez debería haberlo mucho más antes. Después de todo, no olvidemos que, aparte del separatismo catalán, existe el separatismo vasco. Y hay una opinión que desde el País Vasco francés va una clara influencia sobre los vascos españoles para crear un solo estado en resultado.