Nueva vida para la OTAN

Teniendo en cuenta una sustitución de las bases de la democracia en el mundo actual el informe  sobre los desafíos nacionales de la OTAN del Dr. David Bercuson, Profesor del Instituto Canadiense de Política Mundial, Director del Centro de Estudios Estratégicos y de Defensa de la Universidad de Calgary merece mayor interés. En su documento observa que hoy en día unos acontecimientos alarmantes sacuden la Alianza Noratlántica desde dentro. Según su opinión, en unos países del bloque la situación interna se debe al creciente político de la autocracia. Por ejemplo, Rumania, Polonia, Hungría que son los ex países del Pacto de Varsovia, y Turquía.
En las primeras etapas de la existencia de la OTAN, los líderes de la Alianza han prestado especial atención a la organización política de sus miembros. En plena Guerra Fría en los 50 o los 60 del siglo XX el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte fue diseñado. Conforme a dicho artículo sus miembros han sido los estados paramilitares con la posición anticomunista. Por lo tanto, España de tiempos de Franco, Portugal de tiempos de Salazar, Grecia bajo el control del los coroneles y Turquía donde se realizaban a menudo los levantamientos militares, encajan fácilmente en la OTAN.
Las reglas han cambiado después de la Guerra Fría y el colapso de los gobiernos militares en Grecia y Turquía. Los países que integran el bloque, deberían ser democráticos o esforzarse por llegar a democracia en cualquier forma, pero para los ex países del Pacto de Varsovia la adhesión a la OTAN ha sido de hecho un billete a ingresar en la Unión Europea. Por consiguiente, antes los países de la Alianza se consideraban democráticos en todos los sentidos de ese concepto, además lograron la asistencia militar de los aliados, o cuando sea necesario, la información secreta militar.
En los últimos años en parte a causa de la crisis de los refugiados en Europa, y debido al aumento de la influencia de movimientos ultraderechistas en unos países de la OTAN, la Alianza contemporánea me recuerda a un sitio donde a cada pájaro le gusta su nido.
El ejemplo más claro es Turquía que después del colapso del golpe de Estado en verano de 2016 reprimía activamente la creación de casi todas las instituciones civiles. Antes el presidente Recep Erdogan ha demostrado el autoritarismo en relación con la oposición, pero 2 años después del intento fallido del golpe de Estado se ha convertido en un dictador turco. Además, arrastraba al país a la campaña siria contra las milicias kurdas que desempeñaron un importante papel en la expulsión de ISIS de la región.
En Polonia el gobierno prácticamente tomó el poder utilizando los lemas de los nacionalistas polacos antes de la Segunda Guerra Mundial. En particular, Varsovia niega la participación en el Holocausto de la población judía durante la Segunda Guerra Mundial, que prácticamente reconoció después de la Guerra Fría. El proyecto de ley adoptado por el poder legislativo y firmado por el presidente prohíbe hablar de los “campos polacos de exterminio” que no existían (todos los campos eran alemanes), y, además, equivale a una violación de cualquier discusión de las políticas antisemitas polacas durante la guerra, que realmente tuvieron lugar para estar.
El gobierno húngaro ha dado varias señales a favor del autoritarismo después del giro a la derecha después de las recientes elecciones. En abril de 2017, el gobierno aprobó una ley de cerrar la Universidad Centroeuropea de orientación liberal, fundada por un estadounidense de origen húngaro, George Soros. Durante la aprobación de la ley, el ministro de Trabajo, Zoltán Balog, admitió que Budapest seguiría luchando con las organizaciones que representaban la enseñanza pseudo-cívica y realizaban espionaje.
La actitud negativa del autor del informe también provoca una tendencia a la ideología de la extrema derecha en Alemania. Este hecho se confirma con la llegada del partido nacionalista “Alternativa para Alemania” al Parlamento.
Según la opinión del Dr. David Berkuson en relación con la situación actual, la Alianza del Atlántico Norte tiene dos opciones para un mayor desarrollo. Tratamos de superar las contradicciones existentes volviendo al pasado, cuando el único criterio para ser miembro del bloque era la lucha contra un enemigo común – Rusia. Sin embargo, en este caso, para algunos países, como Canadá, las nobles intenciones de la OTAN no serán tan obvias.
La segunda manera sea revisar el estado de los estados miembros de la OTAN cuya política se desvía de las normas democráticas, como Turquía y Polonia, y darles tiempo para repensar y volver al vector de desarrollo deseado, o sea excluirlos de la Alianza.
Hasta ahora, la realidad es que en los próximos años la presión interna sobre la OTAN solo aumentará debido a la diferencia de opiniones de sus participantes sobre muchos aspectos clave en asuntos de política nacional y problemas generales. Y los países fundadores de la Alianza tal vez tengan que pensar en una nueva alternativa.

Las realidades de la moderna #Libia: #terroristas, #esclavos y #pobreza

A mediados de octubre, los medios de información publicaron un vídeo que mostraba la escena de la venta de esclavos en Libia. Éste causó mucha indignación en los paises occidentales, en los países de África y en la ONU.
El precio estándar de un esclavo ha salido a la luz: unos cientos de dólares. Hay todavía unas personas que comercian con refugiados de los países de África Central, quienes trataron de salir a Europa.
Entonces, este vídeo de South China Morning Post (SCMP.TV), recogido por la cadena de televisión norteamericana CNN, da cuenta de una subasta de personas en un lugar desconocido cerca de Trípoli, la capital de Libia. Probablemente, estas escenas se han convertido en fenómenos comunes, ya que todo pasa abiertamente. El propietario de trata de blanca establece el valor y enumera las ventajas de los presos puestos a la venta. Se menciona más sus aptitudes para el trabajo físico:
“¿Alguien necesita un excavadora? ¡Es un hombre grande y fuerte, cavará bien!”, grita la persona que dirige la subasta en el mercado de esclavos en Trípoli, alabando al negro musculoso y hombracho. Los compradores están aumentando gradualmente el precio. El resultado es 600 dinares libios (alrededor de 440 dólares estadounidenses al tipo de cambio oficial). Este esclavo vendido pasa a manos de nuevos propietarios.
Y aquí hay otra situación similar en este vídeo: “800, 900, 1000, 1100, vendido por 1200 dinares libios (alrededor de 800 dólares)”, dice el líder de la subasta. Este nigeriano fue puesto a la venta como “un hombre fuerte para trabajar en la granja”.
Esta escena, aparentemente insana para el siglo XXI, pero es bastante común en las ciudades libias.
Y el esquema de convertir a las personas en esclavos es también bastante simple. Un migrante de África se dirige al ordinario y le paga una cierta cantidad de dinero por viajar a Europa. Como regla, de tres a cinco mil dólares. Los refugiados dan lo último. Cuando un migrante ingresa a Libia, se le informa que el dinero pagado no es suficiente, que necesita más y, en general, nadie le ha garantizado nada al inmigrante ilegal. Si el refugiado se niega a pagar e insiste por sí mismo, exigiendo el cumplimiento de los acuerdos, es golpeado o violado. Luego las personas generalmente se ponen a la venta y se venden.
Por desgracia, el vídeo no contesta a la pregunta, quiénes son los organizadores de la venta de los esclavos. Tal vez, unos grupos de milicianos, que controlan la mayor parte del país, realicen ese negocio. Porque después del derrocamiento del coronel Muammar Gaddafi en el año de 2011 los grupos de bandidos sustituidos a las autoridades centrales lograron el control del tráfico ilícito de personas de los países menos adelantados de África a Europa Occidental a través del mar Mediterráneo. Ahora la ruta ilegal habitual para migrar pasa por Libia.
A mi juicio, la causa principal de la situación similar es la operación aérea realizada en 2011 por los agresores de la OTAN (EE.UU., Gran Bretaña, Francia e Italia) contra el gobierno libio, incluso su líder Gaddafi. Los bombardeos aéreos de la alianza llevaron a la destrucción masiva de la infraestructura militar y civil de Libia, de puertos, carreteras, aeropuertos, hospitales, centrales eléctricas y viviendas. Por eso la economía más rica de la región estaba destruida. Por consiguiente, las acciones militares destruyeron completamente el país próspero convirtiéndolo en un país que se desintegró en unos territorios, controlados por las diversas facciones. Las regiones ricas en petróleo cayeron en manos de extremistas. La población vive al borde de la pobreza. Se puede decir que Libia como país unido ha dejado de existir. Por eso las guerras no han cesado. Cada día la gente abandona las ciudades, al mismo tiempo apareciendose cada vez más los refugiados, nuevas víctimas.
Aunque Gaddafi no fue un gobernante mejor desde el punto de vista de derecho internacional, pero en aquella época había orden en el país. Él jamás permitió que grupos terroristas ingresaran a su país, la trata de esclavos castigó con pena de muerte. Fue después del derrocamiento de Gaddafi muchos terroristas internacionales llegaron a Libia. Su influencia a la situación política interna sigue siendo seria. Si en Siria alcanzan la victoria, entonces en Libia no podemos decirlo. Probablemente los combatientes de ISIS se fueron desde Siria a Libia para reagrupar, descansar, completar sus filas. No voy a ocultarles, sin embargo, en el fin de septiembre un funcionario de alto rango de la Fiscalía de Libia Sadiq al-Sur ya ha reconocido que en el desierto libio están unos campos de entrenamiento de ISIS. El sur de Libia con sus territorios incontrolados es una ruta principal de migración desde África al norte de Libia y a Europa. Como resultado, ISIS puede completar fácilmente sus filas reclutando o aterrorizando a los refugiados.
A su vez, los países europeos no ofrecen ninguna asistencia para superar la crisis libia. Washington, Londres, París y Roma quisieron establecer su ordén allí, su ordén democrático, durante el ataque a Libia en 2011, sin pensar qué pasa después. ¿Y qué ellos obtuvieron al final? Una trata de esclavos, punto de transbordo no solamente para los ilegales africanos que aspiran a infiltrarse en Europa, sino para los combatientes de ISIS. Espero que EE. UU. y los países europeos ya hayan entendido su error y hayan iniciado a tomar medidas para mejorar la situación actual en el país donde se puede comprar a un hombre por unos cientos de dólares…