Italia: Soros está detrás de la crisis de los inmigrantes en Europa

No es la primera vez que apunta al millonario estadounidense George Soros como el culpable de crear el caos migratorio en toda Europa.

Y hoy en día, esta crisis está alcanzando tales proporciones que el gobierno italiano ha decidido intensificar los controles en las fronteras externas para reducir el flujo de los inmigrantes ilegales de África a Italia y la Unión Europea.

Así, hace unos días, Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia, ha expresado a la 7TV una hipótesis que el millonario George Soros está creando el caos en toda Europa, en particular, en Italia. Según sus palabras, multimillonario americano presta su apoyo a las ONGs que patrullan las costas de Libia con sus barcos para recoger inmigrantes a Italia. Además, Soros “quiere convertir Italia y el resto de Europa en un enorme campo de refugiados porque le gustan los esclavos”.

Les recuerdo que el gobierno húngaro también tiene un conflicto abierto con George Soros, al que acusa de querer “inundar” Europa de inmigrantes.

Por desgracia, la financiación de la crisis migratoria en la UE continúa. Hoy, en los países de África la situación es extremadamente inestable, y el multimillonario estadounidense intentará usarlo como un nuevo impulso para aumentar el flujo migratorio a los países de la Unión Europea e Italia, en particular. Se espera que para 2050 la población de África supere los 2.500 millones, y la mayoría de estas personas vivirá en barrios de tugurios. Esto significa que un mayor número de refugiados se volverá a los países de la UE…y si los estados no toman medidas radicales, las acciones de George Soros solo llevarán al colapso de la Unión Europea.

Es evidente que el tema de la inmigración es una de las preocupaciones centrales de los países europeos y uno que está todavía muy lejos de haber sido resuelto.

Las realidades de la moderna #Libia: #terroristas, #esclavos y #pobreza

A mediados de octubre, los medios de información publicaron un vídeo que mostraba la escena de la venta de esclavos en Libia. Éste causó mucha indignación en los paises occidentales, en los países de África y en la ONU.
El precio estándar de un esclavo ha salido a la luz: unos cientos de dólares. Hay todavía unas personas que comercian con refugiados de los países de África Central, quienes trataron de salir a Europa.
Entonces, este vídeo de South China Morning Post (SCMP.TV), recogido por la cadena de televisión norteamericana CNN, da cuenta de una subasta de personas en un lugar desconocido cerca de Trípoli, la capital de Libia. Probablemente, estas escenas se han convertido en fenómenos comunes, ya que todo pasa abiertamente. El propietario de trata de blanca establece el valor y enumera las ventajas de los presos puestos a la venta. Se menciona más sus aptitudes para el trabajo físico:
“¿Alguien necesita un excavadora? ¡Es un hombre grande y fuerte, cavará bien!”, grita la persona que dirige la subasta en el mercado de esclavos en Trípoli, alabando al negro musculoso y hombracho. Los compradores están aumentando gradualmente el precio. El resultado es 600 dinares libios (alrededor de 440 dólares estadounidenses al tipo de cambio oficial). Este esclavo vendido pasa a manos de nuevos propietarios.
Y aquí hay otra situación similar en este vídeo: “800, 900, 1000, 1100, vendido por 1200 dinares libios (alrededor de 800 dólares)”, dice el líder de la subasta. Este nigeriano fue puesto a la venta como “un hombre fuerte para trabajar en la granja”.
Esta escena, aparentemente insana para el siglo XXI, pero es bastante común en las ciudades libias.
Y el esquema de convertir a las personas en esclavos es también bastante simple. Un migrante de África se dirige al ordinario y le paga una cierta cantidad de dinero por viajar a Europa. Como regla, de tres a cinco mil dólares. Los refugiados dan lo último. Cuando un migrante ingresa a Libia, se le informa que el dinero pagado no es suficiente, que necesita más y, en general, nadie le ha garantizado nada al inmigrante ilegal. Si el refugiado se niega a pagar e insiste por sí mismo, exigiendo el cumplimiento de los acuerdos, es golpeado o violado. Luego las personas generalmente se ponen a la venta y se venden.
Por desgracia, el vídeo no contesta a la pregunta, quiénes son los organizadores de la venta de los esclavos. Tal vez, unos grupos de milicianos, que controlan la mayor parte del país, realicen ese negocio. Porque después del derrocamiento del coronel Muammar Gaddafi en el año de 2011 los grupos de bandidos sustituidos a las autoridades centrales lograron el control del tráfico ilícito de personas de los países menos adelantados de África a Europa Occidental a través del mar Mediterráneo. Ahora la ruta ilegal habitual para migrar pasa por Libia.
A mi juicio, la causa principal de la situación similar es la operación aérea realizada en 2011 por los agresores de la OTAN (EE.UU., Gran Bretaña, Francia e Italia) contra el gobierno libio, incluso su líder Gaddafi. Los bombardeos aéreos de la alianza llevaron a la destrucción masiva de la infraestructura militar y civil de Libia, de puertos, carreteras, aeropuertos, hospitales, centrales eléctricas y viviendas. Por eso la economía más rica de la región estaba destruida. Por consiguiente, las acciones militares destruyeron completamente el país próspero convirtiéndolo en un país que se desintegró en unos territorios, controlados por las diversas facciones. Las regiones ricas en petróleo cayeron en manos de extremistas. La población vive al borde de la pobreza. Se puede decir que Libia como país unido ha dejado de existir. Por eso las guerras no han cesado. Cada día la gente abandona las ciudades, al mismo tiempo apareciendose cada vez más los refugiados, nuevas víctimas.
Aunque Gaddafi no fue un gobernante mejor desde el punto de vista de derecho internacional, pero en aquella época había orden en el país. Él jamás permitió que grupos terroristas ingresaran a su país, la trata de esclavos castigó con pena de muerte. Fue después del derrocamiento de Gaddafi muchos terroristas internacionales llegaron a Libia. Su influencia a la situación política interna sigue siendo seria. Si en Siria alcanzan la victoria, entonces en Libia no podemos decirlo. Probablemente los combatientes de ISIS se fueron desde Siria a Libia para reagrupar, descansar, completar sus filas. No voy a ocultarles, sin embargo, en el fin de septiembre un funcionario de alto rango de la Fiscalía de Libia Sadiq al-Sur ya ha reconocido que en el desierto libio están unos campos de entrenamiento de ISIS. El sur de Libia con sus territorios incontrolados es una ruta principal de migración desde África al norte de Libia y a Europa. Como resultado, ISIS puede completar fácilmente sus filas reclutando o aterrorizando a los refugiados.
A su vez, los países europeos no ofrecen ninguna asistencia para superar la crisis libia. Washington, Londres, París y Roma quisieron establecer su ordén allí, su ordén democrático, durante el ataque a Libia en 2011, sin pensar qué pasa después. ¿Y qué ellos obtuvieron al final? Una trata de esclavos, punto de transbordo no solamente para los ilegales africanos que aspiran a infiltrarse en Europa, sino para los combatientes de ISIS. Espero que EE. UU. y los países europeos ya hayan entendido su error y hayan iniciado a tomar medidas para mejorar la situación actual en el país donde se puede comprar a un hombre por unos cientos de dólares…