Ultraderechas se unen para ganar las elecciones al Parlamento Europeo

Las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 tendrán lugar en la Unión Europea entre el 23 y el 26 de mayo de 2019. Por consiguiente, se ha registrado el auge de los partidos ultraderechas y populistas en las redes sociales de Twitter, Facebook, YouTube, Instagram. Según un análisis de Alto Data Analytics, los partidos de extrema derecha, entre ellos Vox y Alternativa para Alemania, han sido las protagonistas de los debates en las redes. Los discursos de estas formaciones se centraron en ataques contra las élites gobernantes, y además, agitaron los sentimientos antiinmigrantes, islamófobas y antisemitas.
Pero no es todo. Con miras a las elecciones de mayo, se informó que los líderes de extrema derecha se habían reunido en Milán con el objetivo de formar una alianza para manipular las elecciones. Entonces, a principios de abril el primer ministro italiano y líder de la extrema derecha la Liga Norte, Matteo Salvini, les convocó a los partidos populistas europeos para construir un bloque cuya gran ambición es “convertirse en el primer partido en Europa”.
Al líder de la Liga solamente lo acompañaron Joerg Meuthen (Alternativa para Alemania), Olli Kotro (Verdaderos Finlandeses) y Anders Vistisen (Partido Popular Danés). Salvini, que recientemente prometió que 20 partidos populistas de diferentes países asistirían a la cumbre de ayer de Milán, justificó así las ausencias: «Hoy hablo en nombre de todos los partidos, la gran cita de todos ellos será el 18 de mayo en Milán», que servirá de cierre de la campaña de las elecciones europeas.
Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, no asistió a esta cita. Es probable, que antes ya hayan llegado a un acuerdo durante su reunión bilateral con Salvini. Ambos políticos presentan un frente unido durante mucho tiempo, comparten la misma aversión al euro, inmigrantes, religión islámica, globalización , Bruselas y los matrimonios gay.
La expresión “Votar por mí, es votar por ella”, uno de los afiches de La Liga, dice mucho sobre sus posiciones comunes.
Sin embargo, el alemán Joerg Meuthen de Alternativa para Alemania, acudió la cita y declaró que su objetivo común fue el de “vencer para cambiar Europa”.
Después de tales declaraciones, cabe suponer que las señales del inminente colapso por toda la Europa sean evidentes. Y eso pueda ser confirmado este domingo, el 28 de abril, en las elecciones generales en España, donde Vox se convierta en el primer partido de extrema derecha que obtenga escaños en el Parlamento desde finales de la era Franco.
Asimismo, cabe señalar que Steve Bannon, el ex consejero de Trump, ha participado en la promoción de los ultraderechas al Parlamento Europeo. Se fue muchas veces a Europa con el objetivo de celebrar reuniones oficiosas con los líderes de los partidos populistas. Su objetivo es aunar los esfuerzos y, como resultado, obtener la mayor cantidad posible de escaños en el Parlamento Europeo en las elecciones europeas. Por esta razón, hace 2 años fundó la plataforma transnacional denominada The Movement que promueve las formaciones de la extrema derecha de los distintos países en toda Europa.
En cuanto a España, en particular sobre Vox, Bannon cree que este partido es un vivo ejemplo de que nada es imposible, y que es fácil empezar a jugar un papel importante en el país “de cero”. Incluso declaró que admiraba al partido Vox y confía que fuera capaz de lograr altos resultados no solo en las elecciones generales en España, sino también en las futuras elecciones al Parlamento. Veremos, las elecciones generales se celebrarán en España en unos días, después de las cuales podemos entender, si Bannon estuvo financiado el partido de extrema derecha Vox, o aún hace más hincapié en tales partidos de extrema derecha, como Alternativa para Alemania, La Liga Norte de Italia o Frente Nacional de Francia.
Sin embargo, aunque últimamente los partidos de extrema derecha han sido muy populares en muchos países de Europa, nada garantiza que ganen las elecciones al Parlamento europeo. Pero la situación merece mucha atención…

Francia e Italia: ¿77 mil millones de euros o las ambiciones políticas de Macron?

Francia retiró a su embajador de Roma, lo que representaba un gran paso y no garantizaba la normalización de las relaciones entre ambos países. La agencia Bloomberg dice que las relaciones varían de las malas a las tóxicas. La retirada del embajador es una de las medidas de destacarse a nivel internacional con vistas a las elecciones al Parlamento Europeo.

La actual intensificación del conflicto parece muy lógica, teniendo en cuenta las provocaciones del vice presidente del Consejo de Ministros italiano y líder del Movimiento 5 Estrellas Luigi Di Maio. Antes propuso imponer sanciones a Francia por la colonización de África. Además, el político italiano se reunió con los activistas de los “chalecos amarillos” en Francia.

Macron trata de consolidar su posición en Europa a través de ese comportamiento con respecto a los países asociados de la UE. También podemos recordar su negativa a participar en la Conferencia de Seguridad de Múnich. Una de las razones fue el desacuerdo con Berlín por la construcción del gasoducto Nord Stream 2. Los EEUU también apoyan esa decisión y son los opositores principales del proyecto de energía. No hace falta recordar las reuniones conmovedoras de Trump y Macron, sus numerosos abrazos y besos. En noviembre pasado después del regreso de Francia Trump publicó un comunicado en Twitter: MAKE FRANCE GREAT AGAIN! (¡Que Francia vuelva a ser grande!). Por cierto, las acciones actuales de París con respecto a los socios nos recuerdan las acciones del actual propietario de la Casa Blanca.

El presidente francés trata de mejorar su imagen en el ámbito nacional con pasos tan decisivos. La economía francesa sigue debilitándose. La Comisión Europea ha reducido sus previsiones para el crecimiento del PIB en Francia este año de 1.6% a 1.3%. El partido de Marine Le Pen está por delante en las encuestas de opinión, y como resultado, la imagen de Macron fue atacada por los chalecos amarillos, que no permitían aumentar los precios del combustible e impuestos. Y aquí las acciones de Macron nos recuerdan las de su homólogo estadounidense.

El volumen total del comercio entre Francia e Italia llega casi a unos 77 mil millones de euros. Ahora las acciones de Francia no afectan la cooperación económica de ambos países. Pero puede ser temporal y la estrategia de dominación en Europa pueda llevar a las consecuencias imprevisibles.

Gracias al estilo atrevido de la presidencia y las ambiciones de Macron, Francia intenta de establecerse en la política mundial como una fuerza independiente. ¿Pero es esta fuerza tan independiente en realidad?

Los “chalecos amarillos”: de las protestas al crimen y los populistas de derecha

Las protestas en Francia continúan atrayendo la atención de todo el mundo. Y parece que nadie esté sorprendido a las explosiones en una panadería en el centro de París el 12 de enero, ya que la situación actual en el país es muy tensa.
Al menos 4 personas (entre ellos hay una ciudadana española) han muerto y casi 50 heridos por una fuerte explosión. Según las autoridades, la causa probable del suceso es una fuga de gas.
No obstante, este incidente no impidió la realización de las protestas de los “chalecos amarillos”. Detenidas 201 personas en la novena protesta del movimiento, que ha sacado a la calle a 84.000 manifestantes. El movimiento protestó por las reformas fiscales del gobierno francés, el aumento de los costos de vida y algunos incluso pidieron la renuncia del presidente francés, Emmanuel Macron. Aquella fuerte movilización tuvo lugar en vísperas del proceso de diálogo nacional que comenzaría el martes, el 15 de enero.
Las fuerzas de seguridad utilizaron gas lacrimógeno para alejar a algunos manifestantes que lanzaban rocas y otros proyectiles contra ellos. La última vez, las manifestaciones también terminaron en peleas con la policía e incluso llevaron al desarrollo del crimen en el país.
Un boxeador se enfrentó con la policía para defender a parte de los manifestantes que estaban siendo reprimidos. Christophe Dettinger, de 37 años, es un ex boxeador profesional de peso pesado conocido en el cuadrilátero como “El gitano de Massy”, una ciudad al sur de París. Fue inmediatamente detenido para ser interrogado y tendrá que responder por sus actos ante la justicia. Asimismo, en las redes sociales expresaron su apoyo al excampeón de boxeo francés, Christophe Dettinger. Más de 8.000 personas habían hecho donaciones por más de 120.000 euros en una campaña para recaudar fondos en línea, cuya vocación declarada era “apoyar a su familia y mostrarle la solidaridad del pueblo de los “chalecos amarillos”, del verdadero pueblo francés”. Pero más tarde, esta web decidió poner fin a esa operación. También se han creado numerosas páginas de Facebook tituladas “Apoyo para Christophe Dettinger”. Es muy extraño, una campaña ha recaudado dinero para apoyar al delincuente que cometió el ataque contra las fuerzas de seguridad… Y ahora el gobierno francés quiere endurecer las penas por vandalismo y manifestaciones no autorizadas.
Además, otros países expresan su apoyo a los “chalecos amarillos”. Por ejemplo, en Roma los populistas de derecha expresaron su apoyo al movimiento “chalecos amarillos” en Francia y criticaron al presidente Emmanuel Macron por gobernar contra su pueblo.
“El gobierno de Emmanuel Macron no está a la altura de las expectativas y algunas políticas implementadas son realmente peligrosas, no solo para los franceses, sino también para Europa”, dijo el viceprimer ministro Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S).
La líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, apoya no solo a los “chalecos amarillos”, sino al gobierno italiano. Anteriormente, ella apoyaba repetidamente a Matteo Salvini, llamando a sus acciones para reducir el número de los inmigrantes como un ejemplo de una política europea. Y ahora, creo, en Europa hay una amenaza de la extensión de los populistas de derecha.
Y no quisiera que este país tan importante de la Unión Europea experimentara una crisis tan grave, que al final podría llevar al crecimiento no solo de la extrema derecha en Europa, sino que al crimen y la violencia en el país.