El problema del racismo divide a la selección alemana

Recientemente he escrito un material sobre el futbolista de la selección alemana de fútbol de origen turco, Mesut Özil, que no fue aceptado en la sociedad alemana y le percibieron como un inmigrante. Para resolver este problema, el hashtag #MeTwo (Yo dos) fue lanzado en Twitter para que miles de inmigrantes compartieran sus experiencias de discriminación que habían sufrido en la vida diaria debido a su origen étnico. Pero los debates de racismo en Alemania no han desaparecido.
Hoy hemos enterado que toda la selección alemana de fútbol se divide en 2 grupos por motivos de nacionalidad.

Alemania racismo.PNG
Según el diario alemán Der Spiegel, unos se llaman „Kanaken“ (un insulto contra los inmigrantes turcos en Alemania). En este grupo se incluyen Jerome Boateng, Mesut Özil, Ilkay Gundogan, Antonio Rüdiger y Julian Draxler.
Otro grupo que se llama “Kartoffeln” (un apodo utilizado por los turcos respecto a los residentes de Alemania), está integrado por los futbolistas de origen alemán. Uno de ellos es Thomas Müller, que usaba a menudo burlas e insultos dirigidos hacia los inmigrantes y sus comportamientos.
Otro motivo de desacuerdo en la selección alemana fue el estilo de vida de los jugadores. Pues, los inmigrantes se comportan tradicionalmente más relajado, escuchan la música agresiva (rap), llevan joyas caras y prefieren las carreras en los autos deportivos. A su vez, los jugadores de origen alemán se distinguen por su actitud modesta.
Y aunque ninguno de los jugadores no respondió oficialmente de los desacuerdos dentro del equipo, creo que esta información apareció en los medios alemanes por una razón. No puedo creer que esto suceda, ya que la selección nacional debería ser un ejemplo de integración al pueblo. Y hace muy poco, Angela Merkel ha declarado, si alguien de los inmigrantes en Alemania habla de la actitud mala o negativa hacia él en la sociedad, hay que examinar esta situación y resolverla. Supongo que nadie discutió este problema, ya que el problema de racismo y discriminación se ha vuelto más popular en Alemania. Aunque este país más grande de la Unión Europea inundó con musulmanes a toda Europa. Me gustaría que el gobierno alemán hablara menos y hiciera más acerca del problema de la inmigración. Sin embargo, si hoy en día hay conflictos entre naciones con unas culturas y tradiciones similares, por ejemplo entre españoles y vascos, podemos imaginar el alcance de los conflictos futuros en toda la Unión Europea…

Doble moral de Alemania

La Copa Mundial 2018 ha acabado ya, pero los ex campeones del mundo no pueden dar por perdida y buscan justificaciones.

Este domingo el jugador alemán del Arsenal inglés, Mesut Özil, anunció que abandonaba la selección alemana de fútbol. El futbolista explicó su decisión por haber recibido una discriminación racista por parte de la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

Özil, que tiene raíces turcas, ha dicho en su comunicado publicado en Twitter en el que lamenta que el presidente de la DFB, Reinhard Grindel, le cargase los malos resultados de Alemania en el Mundial: “Ya no seré el chivo expiatorio de su incompetencia”

Resulta que la razón radica en lo siguiente. En mayo el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan estaba en una visita de trabajo a Gran Bretaña, donde se reunió con Özil (del Arsenal) y Ilkay Gundogan (del Manchester City). Ambos futbolistas de la selección alemana son de origen turco. Más tarde, el presidente de la Federación R. Grindel, criticó a los deportistas por este encuentro y cuestionó la adherencia de ellos a los valores democráticos de Alemania.

“Con mucho dolor y después de muchas consideraciones sobre lo acontecido, no seguiré jugando para la selección alemana mientras tenga este sentimiento de racismo e irrespeto”, señaló Mesut Özil en un largo comunicado publicado en Twitter.

Además, el Jefe del Teatro Alemán, Werner Steer,  me dijo que “fuera a Anatolia”, un lugar en Turquía donde viven muchos inmigrantes. Un fan alemán le dijo a Özil después del partido con Suecia lo siguiente: “Anda a bacarte, mierda turca. Sal de aquí, cerdo turco”.

Es decir, resulta que cuando el equipo alemán ganó la Copa del Mundo en 2014, todos estaban encantados con el excelente juego de Mesut Özil y lo consideraban como “suyo”, pero cuando la selección pierde, no le aceptan en la sociedad alemana y le perciben como inmigrante.

Y ahora, el país más grande de la Unión Europea, que a su vez se inundó a Europa con los musulmanes, se relaciona con un jugador del equipo nacional de Alemania como a “otro”, creyendo que no es alemán … Todo esto sólo conduce a algunas reflexiones que ese doble rasero de Alemania sólo puede empeorar tan difícil situación en Europa.

 

 

#MeTwo como denunciar de racismo

Actualmente los debates de racismo se han vuelto populares en Alemania.

La causa principal es el caso del futbolista Mesut Özil, alemán de origen turco, que ha decidido abandonar la selección nacional. El futbolista dijo en su Twitter (@MesutOzil1088): “Soy alemán cuando ganamos y soy un inmigrante cuando perdemos”.

Por consiguiente, esta actitud ha generado un gran interés no sólo en la sociedad alemana, sino en todo el mundo. Entonces, el hashtag #MeTwo (Yo dos) fue lanzado en Twitter para que miles de inmigrantes compartieran sus experiencias de discriminación que habían sufrido en la vida diaria debido a su origen étnico. Según la agencia de prensa alemana DPA (Deutsche Presse Agentur), hasta el lunes 153.000 personas denunciaron sus problemas con el racismo en Alemania en Twitter.

 “#MeTwo – ¿Por qué ‘dos’? Porque soy más de una identidad. Me siento como en casa en Alemania. Aquí tengo amigos y me encanta trabajar. Al mismo tiempo puedo sentirme conectado con otra cultura u otro país”, dijo Ali Can, un escritor y activista turco-alemán, que lanzó esta campaña en el entorno alemán de Internet.

            Al leyendo esas historias de los inmigrantes bajo el hashtag #MeTwo, he comprendido que el problema es muy actual en Alemania. Muchos de los tuits #MeTwo denuncian actos de discriminación por el color de la piel o por usar un pañuelo en la cabeza,  demuestran que hay una actitud negativa a aceptar a los inmigrantes en los hospitales, unos problemas de contratación y escolarización de los niños inmigrantes, y grandes problemas para alquilar una vivienda. Otros tuits cuestionan a quienes dicen que ni siquiera la tercera generación de una familia de inmigrantes son completamente alemanes.

Admito que las quejas más populares de que los profesores en las escuelas primarias no les recomiendan a los hijos de los inmigrantes estudiar en las gimnasias a causa de que ellos no son tan avanzados y inteligentes como los alemanes. Además, el rendimiento de los inmigrantes es mucho peor que el de los alemanes.

Últimamente, el racismo es un gran problema en Alemania. Según las encuestas nacionales, casi 2/3 de los alemanes consideran que el racismo es un gran problema en su país. Y no cabe ninguna duda.

Creo que hay que lanzar tales campañas en las redes sociales para luchar contra el racismo, debemos resolver el problema en las escuelas y enseñar a los niños cómo identificarlo.

Can agradeció a Özil en su Twitter por la oportunidad de hablar sobre la integración y el racismo, y sobre lo que realmente significa ser alemán. Además, se ha creado un hashtag en apoyo del futbolista: #IstandwithOzil (YosoportoaOzil).

Cabe señalar que la campaña #MeTwo ha llamado mucha atención y puede afectar negativamente a la integración de las personas procedentes de Turquía y otros países en la sociedad alemana. Pues, hasta el último momento se cree que fue la integración de otras nacionalidades en el fútbol de Alemania que avanzó la selección. En concreto, técnica alemán, brusquedad africano, flexibilidad asiático, practicidad y disciplina alemanes hicieron invencible a la selección alemana hasta que una foto con Erdogan desorganizara todo el equipo.

            Si miramos hacia atrás, en 2010 la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la República Federal de Alemania, Christian Wulff, se presentaron a Mesut Özil como ejemplo, que Islam se había integrado en Alemania. Además, en 2010 recibió el ‘Premio Bambi’ por su exitosa integración en la sociedad alemana.

Y ahora no tiene sentido discutir sobre la integración de Özil en la sociedad alemana, pues, el futbolista forma parte de ella desde su nacimiento. Al mismo tiempo, los acontecimientos recientes demuestran exactamente lo contrario…