¿Va a cumplir el Reino Unido la decisión de la Corte Internacional de Justicia?

La ONU, la OTAN, la Unión Europea, la OSCE y otras organizaciones… ¿Cuáles de estas organizaciones siguen siendo autorizadas en la arena internacional? ¿Qué opinión es más importante? ¿Cuáles recomendaciones y decisiones siguen siendo vinculantes? En el mundo contemporáneo los jugadores individuales más poderosos establecen las reglas de juego. Y aún la organización más fuerte como la OTAN depende en gran medida de Washington.
¿De qué se trata? Les recuerdo, que hace un mes la Corte Internacional de Justicia sentenció que el Reino Unido debía dejar de administrar Chagos, un archipiélago británico, y devolver a la República de Mauricio. Por consiguiente, la justicia histórica debe ser restablecida. Cabe destacar, que el archipiélago de Chagos era parte de la colonia británica de las Islas Mauricio, el Reino Unido retuvo el archipiélago luego de que Mauricio alcanzara su independencia en 1968. Posteriormente, la isla fue arrendada a los Estados Unidos para instalar la base aérea militar Diego García.
Otro tema que llama la atención es que durante la construcción de la base militar, la población autóctona de Chagos fue obligada a dejar su lugar de origen, en particular, a Seychelles y Mauricio. Más tarde, a ellos se les otorgó indemnización monetaria, pero tienen prohibido regresar a su patria.
Sin embargo, la decisión de la Corte tenía carácter de recomendación y esto será una de las razones principales por las que el Reino Unido no va a apresurarse a cumplirla. Expreso la opinión de que Londres nunca cederá estos territorios a Mauricio, aunque la mayoría de los países, excepto EE.UU., apoyaron la decisión. Los británicos no están acostumbrados a devolver todo lo que fue conquistado o recibido durante las guerras. El archipiélago de Chagos pasó a ser dominio del Reino Unido de Francia después de las guerras napoleónicas. La posición de Washington es clara. Existe el riesgo de perder la base militar que ha servido como punto clave para las campañas de bombardeos en Afganistán e Irak. No creo que eso pase. Los estadounidenses compren el acuerdo de los líderes de Mauricio para conservar su base militar. Y parece que no cueste mucho.
Por cierto, algunos británicos apoyan la decisión de la Corte Internacional de Justicia. Por ejemplo, el líder británico del Partido Laborista comparte la misma opinión. Y esto no es casualidad, ya que ese partido es de oposición. No vamos a olvidar que el Reino Unido tiene ahora un problema muy grave – el Brexit, y tiene muy poco tiempo para resolverlo.
Hoy en día, nada indica que la decisión de la Corte Internacional de Justicia sobre la devolución de las islas de Chagos a Mauricio por parte de Gran Bretaña se implementará. No sé lo que va a pasar…el tiempo dirá.

Como Alemania y los Estados Unidos discutieron…

Últimamente hemos escuchado sobre las tensas relaciones entre los Estados Unidos y la Unión Europea. Y esta vez hemos observado la volátil situación en la Conferencia de Seguridad de Múnich, que se celebró del 15 al 17 de febrero de 2019.
El tema de preocupación en la conferencia fue el futuro de las relaciones transatlánticas, ya que Europa aspira a convertirse en una independiente de la influencia de Donald Trump. Sin embargo, ahora la UE no está en condiciones de hacerlo. Hoy en día, la Unión Europea se ve muy débil. La UE depende de los Estados Unidos en el campo de la economía y la seguridad, por eso es poco probable que pueda tomar el camino independiente. Además, la Unión Europea está pasando por un período muy difícil: la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, las elecciones anticipadas en España, la inestable situación en Francia…Por cierto, el presidente francés Emmanuel Macron se negó a venir a Múnich por la tensa situación en el país. Y por eso, Angela Merkel tuvo que responder por sí sola a las críticas de los Estados Unidos.
Les recuerdo que la política de Washington ha dejado de basarse en la protección de la unidad de los países occidentales. Al contrario, promueve la política de división. Los Estados Unidos de Trump ponen a Europa ante un serio dilema: encontrar la fuerza para convertirse en un jugador independiente, o convertirse en un juguete de los intereses extranjeros. Durante el gobierno de Donald Trump los Estados Unidos se consideran a Europa como un rival, y no como un socio. Así lo informó el vice presidente estadounidense Mike Pence en la conferencia, dando a entender que los EEUU siguen encabezados por el mundo occidental.
Angela Merkel tuvo que dar un discurso rígido, aunque fue el aliado fiel de Washington durante más de medio siglo en el continente europeo. Todo ello pone de relieve el estado negativo de las relaciones transatlánticas.
La canciller alemana criticó duramente las expresiones de Mike Pence. Por ejemplo, respecto al comercio declaró que estaba impresionada por las recientes acusaciones de la administración de Trump, que indicaban que los automóviles europeos representaban una amenaza para la seguridad nacional. “Si estos autos se convierten de repente en una amenaza para la seguridad de Estados Unidos, nos parece espantoso. Todo lo que puedo decir es que estaría bien que consigamos llegar a verdaderas negociaciones”, afirmó Merkel durante la Conferencia de Seguridad de Múnich. Además, criticó la ruptura del acuerdo entre los EEUU e Irán, la retirada de las tropas de Siria y Afganistán, y expresó su opinión, por supuesto, sobre el Nord Stream – 2.
Merkel había pronunciado un discurso que bien podría considerarse el mejor de su carrera. Su discurso recibió una ovación de pie. Tal vez, esta crítica a Donald Trump les gustara a los participantes de la conferencia.
Sin embargo, Trump utilizaba las garantías de seguridad en Europa como una ventaja, amenazando salir de la OTAN. En este sentido, Merkel expresó su apoyo a la alianza del Atlántico del Norte. “Necesitamos la OTAN como garante de nuestra seguridad”, declaró Merkel.
Ahora podemos decir con seguridad que las relaciones entre los países occidentales, en primer lugar, entre Alemania y los Estados Unidos, se están volviendo cada vez más complejas. No solo se refiere al hecho de que Washington está tratando de recuperar su liderazgo en la arena mundial, sino que los países líderes de la UE, Alemania y Francia, ya no pueden cambiar a Europa. El presidente galo tiene muchos problemas internos en su país, y la canciller alemana se está preparando para abandonar su cargo en el futuro próximo. Y el Brexit solo agrava el estado de asuntos en la Unión Europea.
Espero que la UE pueda resistir los desafíos y las críticas de la administración de Donald Trump, y no permita que los estadounidenses construyan una Europa nueva, intentando al mismo tiempo aislar a Alemania y Francia…

EEUU vs Francia: ¿una batalla por la dominación mundial o erosión del orden mundial?

La creación de un ejército europeo plantea más interrogantes y conflictos entre los líderes europeos.
El presidente francés, Emmanuel Macron, es el principal promotor de esta idea. Según su opinión, Europa debe crear su propio ejército para protegerse no solo de China y Rusia, sino también de los EE.UU. “No protegeremos a los europeos si no decidimos tener un verdadero ejército europeo…debemos tener una Europa que se defienda a sí misma sin depender de Estados Unidos”, sostuvo el mandatario francés. Sin duda, eso provocó un conflicto entre los líderes de Francia y los Estados Unidos.
Entonces, Trump dijo en Twitter que tales declaraciones de Macron son “muy insultantes”.
Pero hace apenas un año, Trump dio a entender que los aliados europeos de la OTAN no podían contar con los EEUU en la esfera de la seguridad europea.
Trump nunca quiso enfrentarse con Europa por la dominación militar. Es más importante para él que los líderes europeos de la OTAN compren más armas estadounidenses. Y por eso no le gusta a Trump el asunto de la creación de un ejército europeo.
Asimismo, Macron expresó su punta de vista. “No quiero que los europeos aumenten su presupuesto de defensa para comprar armas americanas u otras. Si aumentamos el presupuesto es para construir nuestra autonomía”, declaró el mandatario galo.
Por lo tanto, Macron no quiere que los estadounidenses tengan dinero europeo. Qué se queden en Europa. Todo el mundo sabe que Francia es uno de los productores de arma más grandes en Europa, y el líder francés trata de sacar ventaja de esto. Además, el mandatario galo posiciona ahora como el ferviente partidario de la UE en el complejo entorno actual: Brexit, la crisis migratoria, el crecimiento de los ultraderechistas, y falta de la libertad de palabra.
Pero no hay que olvidar que en julio Trump llamó a la Unión Europea “enemigo de los Estados Unidos”… La preocupación de Trump no es una casualidad.Entiende muy bien que su estrategia de la destabilización de la UE tiene un efecto negativo. A pesar del Brexit, la UE es solidario como nunca antes. Además, Washington ve que la industria de defensa europea está en peligro, y que finalmente pueda cerrar el mercado de la UE para las exportaciones de los Estados Unidos.
Además de opositores de la idea de la creación de un ejército europeo, hay los defensores. Por ejemplo, Angela Merkel, la canciller de Alemania, apoyó la propuesta del presidente de Francia y declaró que la creación de un ejército europeo real debería llegar como complemento de la Alianza Atlántica. Y pronto podremos verificar sus palabras. Es que, Alemania tendrá que comprar cazas para finales de año. Veamos, si ella elija a los proveedores europeos o compre cazas furtivos estadounidenses F-35, como lo hizo Bélgica…
Creo que el presidente estadounidense ya les dio a entender a los líderes europeos que las autoridades estadounidenses actuales era aún menos predecibles que parecía a primera vista. Y pueda deteriorar las relaciones con sus socios en su favor. Y ahora 3 principales jugadores de la UE apoyan la idea de la creación de un ejército europeo en contra de los deseos de los Estados Unidos: el presidente de Francia, la canciller de Alemania y el presidente de la Comisión Europea.
No quiero que tales conflictos de Washington con sus aliados europeos perjudiquen la seguridad europea…

Cómo el Reino Unido estuvo espiando a su aliado europeo…

Hace un poco tiempo, se informó que a lo largo de 2 años (entre 2011-2013)
el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido (en inglés, the Government Communications Headquarters, GCHQ), el servicio de inteligencia del Reino Unido, por órdenes de los ministros británicos, espiaba a la principal compañía de telecomunicaciones belga Belgacom (ahora conocida como Proximus), usando perfiles falsos de LinkedIn.
Los fiscales federales belgas confirmaron el ataque. Se trataba de un malware que fue instalado en los ordenadores de Belgacom para obtener datos de la telefónica, de la que fueron clientes de las instituciones europeas. Las tres direcciones IP fueron registradas en el Reino Unido. Esta operación fue llamada Operación Socialista (porque el Partido Socialista dominaba aquel tiempo). Se dijo que los espías británicos además penetraron ilegalmente a las redes de empresas de telefonía móvil y de procesamiento de pagos para “facilitar una mejor exploración de Belgacom” y comprender su infraestructura.
Por primera vez, Edward Snowden, exfuncionario de la CIA (la Agencia Central de Inteligencia), declaró que el Reino Unido estaba detrás de la Operación Socialista. Además, reveló la existencia de un sistema complejo de espionaje por parte de los servicios secretos estadounidenses y británicos a las instituciones de la Unión Europea en Bruselas, los funcionarios y diplomáticos europeos, líderes y ministros de los estados europeos.
Estas acciones de los servicios de inteligencia británicos garantizaron el acceso a los mensajes de la sede de la OTAN en Bruselas y de instituciones europeas, como la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo. Es muy interesante, ¿qué querrían averiguar los oficiales de los servicios secretos del Reino Unido y para qué necesitaban espiar a las instituciones europeas más grandes, arriesgando socavar su autoridad y confianza entre sus países aliados.
Además, a solicitud de la Fiscalía Federal belga, la parte británica se negó a cooperar y proporcionar algunos datos al respecto, ya que “esto podría poner en peligro su soberanía, seguridad y orden público del Reino Unido”.
Si se comprueba, la operación de GCHQ será el primer ejemplo documentado de un estado miembro que organizaba un ciberataque contra otro de los estados miembros… un ejemplo perfecto que demostraba cómo de profundo era el problema de los hackeos promocionados por países.
Como resultado de este incidente, la compañía Belgacom gastó 50 millones de euro para mejorar su seguridad.
En primer término, no se entiende, por qué el Reino Unido necesitaba realizar tales acciones hacia su aliado cercano. Y hasta ahora, el GCHQ se ha negado a comentar sobre este ciberataque e insiste en que sus acciones eran legítimas.

*** Sin mencionar, este caso de espionaje en Belgacom tiene unas consecuencias para españoles también. Numerosos españoles se comunican diariamente por líneas contratadas a Belgacom. Representación ante la Unión Europea, Embajada en Bruselas, oficinas de comunidades autónomas, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), delegaciones como la del Consejo General de la Abogacía, o registradores, despachos de abogados como Garrigues, Gómez Acebo & Pombo o Uría, corresponsales de medios acreditados y numerosas empresas españolas con oficinas en Bélgica pudieron ser espiadas…

¿Cómo terminó realmente la cumbre de la OTAN?

Presidente de los EE.UU. … Trump… Mucha gente le odia, teme, admira, no le comprende. Él es el principal creador de noticias para los importantes medios de comunicación del mundo. Este verdadero hombre de negocios trata de reprimir a los socios menores, pero al mismo tiempo entabla diálogo en pie de igualdad con aquellos que no son débiles o aún más fuerte que él. Su estilo de gobierno no es similar al ninguno de sus predecesores en la Casa Blanca, y por eso se vuelve más interesante.

            Ahora se puede destacar que se preocupa solo por su propia imagen entre los estadounidenses y por el enriquecimiento del tesoro público. Está listo para destruir su propio régimen existente que fue establecido antes de su subida al poder para lograr altos resultados en este asunto. Él es agresivo con los socios europeos. Introduce nuevos aranceles en las importaciones. No le importa lo que digan desde Bruselas, París y Berlin. Simultáneamente, conduce diálogo con el dictador norcoreano, esperando el Premio Nobel de la Paz, y pasa al presidente ruso.

            Otro lugar donde mostró su comportamiento agresivo fue la cumbre de la OTAN. En vísperas de este evento, atacaba a unos socios europeos, enviandoles cartas. En ellas, afirmó la necesidad de aumentar los gastos de defensa al 2 % del PIB. Este mismo tema fue el principal en su discurso. Una vez más Trump declaró que su país no estuvo obligado a pagar por la seguridad de Europa. Con esta presión, intenta justificar las expectativas de sus electores, así como del Congreso, porque una de las promesas preelectorales era forzar a Europa a aumentar los gastos de defensa para poder defenderse.

            Y parecía que los políticos europeos no tenían ninguna respuesta para el presidente estadounidense. Esto solo pareció…Más tarde resultó, los líderes de Dinamarca expresaron su mayor desacuerdo con la demanda de Trump. El primer ministro de este pequeño país, Lars Løkke Rasmussen, dijo que su país no tenía nada qué avergonzarse, especialmente acerca de la asociación de la OTAN, y añadió que no todo se medía en dinero. El primer ministro citó las pérdidas humanas danesas en Iraq y Afganistán, que son comparables a las pérdidas estadounidenses en vista de la proporción de tamaño de ambos países. Los medios de comunicación daneses también informaron que después de esta declaración, Donald Trump le dijo al primer ministro danés que tenía un buen punto de vista.

Resulta que Trump entiende solo la fuerza. Es muy lamentable que los líderes europeos no apoyen este punto de vista de Rasmussen… O ¿es simplemente ahora?

¿Qué esperar de la cumbre de la OTAN en Bruselas?

La cumbre de la OTAN se celebrará en Bruselas del 11 al 12 de julio. Sin embargo, los miembros europeos de la alianza no esperan mucho este evento. La razón radica en una persona… el presidente estadounidense Donald Trump. Y ahora, según algunos observadores del ‘The New York Times’, los líderes europeos tratan de adivinar en qué estado de ánimo el jefe de la Casa Blanca llegue a la capital de Bélgica.
“Nadie sabe en qué estado de ánimo llegará: agresivo, o insultado a los aliados por los gastos inadecuados en la defensa, o como un fanfarrón, quien hace gala del reciente aumento de los gastos”, destaca el periodista Steven Erlanger.

Los aliados europeos están preocupados mucho por enfrentarse con este Trump que fue en la cumbre del G-7 en junio. Los presentes le caracterizaron como enojado, burlón y rudo, especialmente en relación con Justin Trudeau y Angela Merkel. Según las palabras del ex embajador de la OTAN, Nicholas Burns, “el asunto importante será la disuasión de Rusia por las fuerzas de la alianza en Europa Oriental, pero Trump pueda estropear todo por Putin”. Si Trump llega a mejorar las relaciones con Rusia y en fin, no entiende, lo que Moscú haga en cambio, esto causará confusión en la alianza del Atlántico Norte.

Según el presidente del Instituto Internacional de Investigaciones Estratégicas, François Heisbourg, Trump puede actuar instintivamente, tratando de concertar un negocio bilateral con Putin y sacrificar los intereses de la OTAN. Puede eliminar las sanciones impuestas por Crimea, cancelar las maniobras o retirar las tropas estadounidenses de los países bálticos. Lo vimos con Kim Jong-un.

Es posible que Donald Trump pueda aumentar los gastos en defensa común a los aliados estadounidenses de la OTAN, que no cumplen esa condición, hasta 2 % del PIB. Según ‘Defense News’, Trump ya ha enviado cartas a algunos de sus aliados de la OTAN en las que se quejaba de que no hayan contribuido lo suficiente a la Alianza Atlántica. Además, el líder estadounidense ha advirtido que este problema será un tema clave en la cumbre en Bruselas.

El único documento a este respecto se publicó en el periódico más importante de Noruega, VG, en el que fue publicada una carta enviada el 19 de junio a la primera ministra de Noruega Erna Solberg. Sin embargo, hay una información que algunos estados miembros de la OTAN han recibido cartas similares , y la revista Foreign Policy lo confirmó.

La carta noruega dice:
Noruega, sin embargo, sigue siendo el único país participante que comparte una frontera con Rusia, que carece de un plan creíble para gastar el 2% del PIB en las necesidades de defensa común. Entiendo la presión política interna ya que yo mismo he gastado un capital político considerable para aumentar nuestros gastos de defensa. Sin embargo, es cada vez más difícil explicar a los ciudadanos estadounidenses por qué algunos países siguen incumpliendo nuestros compromisos comunes de seguridad colectiva.

De hecho, también hay una versión opuesta. Es que el éxito de este foro es necesario para todos. Y la parte estadounidense puede hacer ciertos esfuerzos para suavizar la impresión negativa de la reunión anterior del G7, en la que los Estados Unidos se enfrentaron con sus aliados europeos y Canadá.

En cualquier caso, la próxima cumbre de la alianza del Atlántico Norte promete convertirse en uno de los más interesantes e impredecibles en los últimos años. Y los Estados Unidos desempeñarán un papel fundamental.

Sin embargo, en las realidades del mundo actual, esto no garantiza el fortalecimiento de la seguridad europea…

Merkel juega bajo las reglas de Trump

La canciller alemana Angela Merkel se comprometió a aumentar su gasto militar en la OTAN. Las causas principales son los “drásticos acontecimientos” que suponen, por ejemplo, la anexión rusa de la península de Crimea en 2014 y el conflicto en la parte oriental de Ucrania.
“Eso significa que nos volvemos a concentrar más en la defensa de la alianza y tomamos para ello las medidas correspondientes, por ejemplo, también con la presencia en los estados del centro y este de Europa”, dijo.
Pero pienso que esa decisión no se adoptó tras la situación en Ucrania que no ha cambiado en varios años. Previamente, el presidente estadounidense Donald Trump había criticado a Alemania y al resto de los miembros de la OTAN por no aportar más financión económica a la organización internacional y pidió que se aumentara el presupuesto militar de la OTAN.
Y unos días más tarde, la canciller alemana afirmó que su país debería elevar sus gastos militares hasta el 2% del PIB (Producto Interior Bruto) para mostrar a los aliados de la OTAN que Alemania sigue siendo un país fiable. Y sobre todo, tiene que demostrárselo a los Estados Unidos.
Y aunque en su discurso ante los oficiales de la Bundeswehr, Merkel ha vuelto a criticar la decisión unilateral de los Estados Unidos de abandonar el acuerdo nuclear iraní, sin embargo, vemos que Angela Merkel sigue dependiendo del apoyo militar de los EEUU y actúa en todo momento de acuerdo con los planes del líder estadounidense.
Espero que Trump no continúe controlando Europa, imponiendo su punto de vista y voluntad a sus aliados.

Nueva vida para la OTAN

Teniendo en cuenta una sustitución de las bases de la democracia en el mundo actual el informe  sobre los desafíos nacionales de la OTAN del Dr. David Bercuson, Profesor del Instituto Canadiense de Política Mundial, Director del Centro de Estudios Estratégicos y de Defensa de la Universidad de Calgary merece mayor interés. En su documento observa que hoy en día unos acontecimientos alarmantes sacuden la Alianza Noratlántica desde dentro. Según su opinión, en unos países del bloque la situación interna se debe al creciente político de la autocracia. Por ejemplo, Rumania, Polonia, Hungría que son los ex países del Pacto de Varsovia, y Turquía.
En las primeras etapas de la existencia de la OTAN, los líderes de la Alianza han prestado especial atención a la organización política de sus miembros. En plena Guerra Fría en los 50 o los 60 del siglo XX el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte fue diseñado. Conforme a dicho artículo sus miembros han sido los estados paramilitares con la posición anticomunista. Por lo tanto, España de tiempos de Franco, Portugal de tiempos de Salazar, Grecia bajo el control del los coroneles y Turquía donde se realizaban a menudo los levantamientos militares, encajan fácilmente en la OTAN.
Las reglas han cambiado después de la Guerra Fría y el colapso de los gobiernos militares en Grecia y Turquía. Los países que integran el bloque, deberían ser democráticos o esforzarse por llegar a democracia en cualquier forma, pero para los ex países del Pacto de Varsovia la adhesión a la OTAN ha sido de hecho un billete a ingresar en la Unión Europea. Por consiguiente, antes los países de la Alianza se consideraban democráticos en todos los sentidos de ese concepto, además lograron la asistencia militar de los aliados, o cuando sea necesario, la información secreta militar.
En los últimos años en parte a causa de la crisis de los refugiados en Europa, y debido al aumento de la influencia de movimientos ultraderechistas en unos países de la OTAN, la Alianza contemporánea me recuerda a un sitio donde a cada pájaro le gusta su nido.
El ejemplo más claro es Turquía que después del colapso del golpe de Estado en verano de 2016 reprimía activamente la creación de casi todas las instituciones civiles. Antes el presidente Recep Erdogan ha demostrado el autoritarismo en relación con la oposición, pero 2 años después del intento fallido del golpe de Estado se ha convertido en un dictador turco. Además, arrastraba al país a la campaña siria contra las milicias kurdas que desempeñaron un importante papel en la expulsión de ISIS de la región.
En Polonia el gobierno prácticamente tomó el poder utilizando los lemas de los nacionalistas polacos antes de la Segunda Guerra Mundial. En particular, Varsovia niega la participación en el Holocausto de la población judía durante la Segunda Guerra Mundial, que prácticamente reconoció después de la Guerra Fría. El proyecto de ley adoptado por el poder legislativo y firmado por el presidente prohíbe hablar de los “campos polacos de exterminio” que no existían (todos los campos eran alemanes), y, además, equivale a una violación de cualquier discusión de las políticas antisemitas polacas durante la guerra, que realmente tuvieron lugar para estar.
El gobierno húngaro ha dado varias señales a favor del autoritarismo después del giro a la derecha después de las recientes elecciones. En abril de 2017, el gobierno aprobó una ley de cerrar la Universidad Centroeuropea de orientación liberal, fundada por un estadounidense de origen húngaro, George Soros. Durante la aprobación de la ley, el ministro de Trabajo, Zoltán Balog, admitió que Budapest seguiría luchando con las organizaciones que representaban la enseñanza pseudo-cívica y realizaban espionaje.
La actitud negativa del autor del informe también provoca una tendencia a la ideología de la extrema derecha en Alemania. Este hecho se confirma con la llegada del partido nacionalista “Alternativa para Alemania” al Parlamento.
Según la opinión del Dr. David Berkuson en relación con la situación actual, la Alianza del Atlántico Norte tiene dos opciones para un mayor desarrollo. Tratamos de superar las contradicciones existentes volviendo al pasado, cuando el único criterio para ser miembro del bloque era la lucha contra un enemigo común – Rusia. Sin embargo, en este caso, para algunos países, como Canadá, las nobles intenciones de la OTAN no serán tan obvias.
La segunda manera sea revisar el estado de los estados miembros de la OTAN cuya política se desvía de las normas democráticas, como Turquía y Polonia, y darles tiempo para repensar y volver al vector de desarrollo deseado, o sea excluirlos de la Alianza.
Hasta ahora, la realidad es que en los próximos años la presión interna sobre la OTAN solo aumentará debido a la diferencia de opiniones de sus participantes sobre muchos aspectos clave en asuntos de política nacional y problemas generales. Y los países fundadores de la Alianza tal vez tengan que pensar en una nueva alternativa.

Europa se prepara para la guerra

La semana pasada en Bruselas la Comisión Europea presentó un plan de acciones para mejorar la movilidad de tropas y material bélico en el territorio europeo. Se destaca que hoy en día muchos tipos de material bélico no pueden ser transportados en la UE por pesos pesados y tamaños grandes.
Por eso el gobierno de la UE cree que los países europeos deben preocuparse por su movilidad militar y aumento de preparación para el combate para responder a tiempo a las crisis. Por consiguiente, según lo expresado por la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, ‘para la UE, la cooperación es la única manera que tenemos de ser efectivos en el mundo actual’, y ha asegurado que este plan de acción ‘facilitará la prevención de crisis y el despliegue de las misiones militares’.
Ese programa ambicioso me hace pensar que la Unión Europea empiece preparando para las acciones militares posibles en el territorio europeo con el uso de armas convencionales. Y aunque los funcionarios europeos no dicen hasta ahora en qué dirección se prevé desplazamiento de tropas, ya lo he dejado claro que se trata del este. Pese a lo que se dice sobre la construcción de un corredor de transporte hacia Gran Bretaña pienso que la dirección del este de Europa seguirá siendo una prioridad.
Les recuerdo que el teniente general Ben Hodges, comandante de las tropas estadounidenses en Europa, propuso por primera vez establecer un espacio Schengen militar en mayo de 2017 en una conferencia celebrada en Tallin. La idea era asegurar el movimiento libre y rápido del material bélico incluso el material de la OTAN en el territorio de la UE.
Cabe señalar que últimamente la Unión Europea intenta aumentar su capacidad de defensa y ampliar la cooperación con los países europeos. Se debe a que la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN), cuyo papel principal asumen los EE.UU. y Gran Bretaña, causa más críticas por parte de los países de Europa continental. La Unión Europea pretende crear una fuerza unida que sea independiente de los EE. UU. y pueda ser utilizada exclusivamente en interés de los estados europeos. Además, cualquiera que sea la opinión del liderazgo de la Unión Europea, los países europeos no pueden influir en la situación, así como apartarse del rumbo dado por Estados Unidos y Washington…

Rama de olivo: cómo los EEUU traicionaron a sus aliados, los Kurdos

El 21 de enero el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha declarado sobre el inicio de una intervención militar en Siria, dirigida contra las Unidades de Protección Popular (YPG en kurdo) y Unidades Femeninas de Protección (YPJ en kurdo), y que forman parte del bloque de las Fuerzas Democráticas Sirias y del Partido de Unión Democrática en la ciudad siria de Afrín. Esta operación militar se denomina Rama de olivo.
El gobierno turco ha decidido hacerlo después de las declaraciones de EE.UU. de la intención de crear un ejército fronterizo de 30 mil Kurdos sirios, que están fuera del control del gobierno sirio y que van a controlar a los territorios en el norte de Siria. Esa declaración infundió confianza a los Kurdos. Y incluso la refutación de esa información no ha generado una preocupación. Pues, el ejército kurdo siempre ha recibido una asistencia militar y de otro tipo de EE.UU. y fue un aliado principal de los estadounidenses en la región. Y así, a pesar de las declaraciones tan contradictorias, continuaron confiando en sus aliados transatlánticos.
Al mismo tiempo, los Kurdos debían asegurar cómo los americanos mantienen sus palabras pero parece que tengan que recibir más golpes para ocupar una posición correcta en ese conflicto. Además el ejemplo del Kurdistán iraquí, que recientemente ha sido una región próspera y ahora ha perdido sus territorios y una parte significativa del potencial económico, parece que no les ha enseñado nada.
El Pentágono no se preocupa por los intereses de los Kurdos. Persigue solo sus propios intereses en Siria. Y los Kurdos de Afrín no reciban ninguna asistencia de los EE.UU. En la situación actual, resulta que las declaraciones de EE.UU. sobre el ejército fronterizo provocó que Ankara comenzara la operación militar contra los kurdos. Tal vez, esto fue planeado y los Kurdos ya no necesitan a Washington.
Otro aspecto muy importante es que Estados Unidos y Turquía son miembros de la OTAN, es decir, un bloque militar; y que Turquía tiene un ejército que constituye el segundo mayor contingente de los esfuerzos de la OTAN. Por lo tanto, Estados Unidos no tienen razón para pelear por los Kurdos con su fuerte aliado en el bloque.
Rusia, que ha garantizado siempre la seguridad de los Kurdos y llevado a cabo las operaciones conjuntas con ellos contra el EIIL, también podría dejar de Ankara, pero no lo hizo. Los Kurdos reaccionaron extremadamente negativamente a tales acciones, declarando la traición de Moscú. Puede ser que el permiso para construir el segundo hilo del proyecto Turkish Stream (un gasoducto que atraviesa el mar Negro), que fue recibido por Gazprom el 19 de enero, también lo motiva. ¿Quizás, los Kurdos se hayan convertido en una moneda de cambio en el acuerdo de gas entre Rusia y Turquía?
Creo que durante esta operación militar, los kurdos finalmente podrán ver si estarán protegidos por asesores militares de los EE. UU. y si tienen una excusa para quedarse en la coalición pro estadounidense. Permítanme recordarles que ya escribí en mi artículo sobre la inseguridad de los estadounidenses hacia sus aliados. Como ejemplo, un incidente en la base aérea en Lituania.
No se puede olvidar que los Kurdos puedan construir una defensa efectiva, que sea muy difícil superar. Así fue, por ejemplo, durante una operación cerca de la ciudad de Tell Rifaat en octubre de 2016: allí el asalto de las tropas turcas y las milicias aliadas han fracasado. Además, los Kurdos en Afrín tienen 10 mil combatientes. Y es imposible hacer rendirse de los grupos tan grandes, y no ha habido tales precedentes durante todo el tiempo de la guerra civil en Siria.