La decisión está tomada. Solo nos queda esperar.

Últimamente las elecciones al Parlamento Europeo han sido un evento político popular, que llamó la atención no solo en Europa, sino en todo el mundo. Mi artículo podría perderse entre la multitud de los materiales dedicados a ese acontecimiento, porque en el espacio de información hay muchos artículos sobre las elecciones europeas. Y siendo la periodista, no puedo ignorarlo sin expresar mi opinión. En este sentido, querría presentarles mi artículo que me recuerda los artículos anteriores publicados en muchos periódicos europeos sobre este tema.
De hecho, la mayoría de colegas coinciden en que los resultados de las elecciones confirman la falta de consenso entre los europeos respecto al desarrollo de Europa. Por primera vez en 40 años los centristas (los partidos proeuropeos) perdieron la mayoría de sus escaños en el Parlamento Europeo. Pero se puede destacar que los resultados actuales no son peores para ellos. Las formaciones de derecha, de izquierda, populistas y Verdes aumentaron su presencia en la Unión Europea, y adoptaron la posición común con respecto a las cuestiones claves, como los refugiados, la amenaza terrorista, la política exterior y las comunicaciones internas. Estas elecciones llevaron a un parlamento fragmentado. Y ahora más fuerzas políticas podrán influir a la política de la UE.
En buena parte depende de las acciones activas de derecha y populistas que emprendieron una amplia campaña de información en su apoyo con miras a las elecciones. Quizás, la crisis política en Austria les haya impedido obtener mejores resultados. La crisis se inició justo antes de la votación. Al mismo tiempo, la campaña agresiva de las formaciones de extrema derecha alejó a la mayor cantidad del electorado y por eso la mayoría de los votantes votaron a favor de izquierdas y verdes, expresando su desacuerdo con la actual parte gobernante. Todo demuestra que los europeos están dispuestos a nuevas ideas y lo quieren pero no están listos a la revolución política.
En mis artículos anteriores he escrito muchas veces sobre los partidos de derecha y de euroescépticos, y aún simpatizo con ellos. Pero ahora estoy alegre de que las fuerzas políticas no tengan el control exclusivo del Parlamento Europeo. Al mismo tiempo, estoy preocupada de que los izquierdas y verdes formen una alianza con las fuerzas gobernantes, a las cuales se comprometen a enfrentar los euroescépticos y derechas. Y luego, supongo que no podamos esperar a unos cambios fundamentales que sean necesarios para la supervivencia de la Unión Europea. Esta situación contribuirá a una fragmentación de las fuerzas políticas al abordar las cuestiones fundamentales, y además, creerá las condiciones para debilitar los europeos.

La nueva Europa de Macron. ¿A quién le importa?

La tensa situación política interna en Francia exige que el presidente galo, Emmanuel Macron, tome medidas para restablecer su autoridad. Y para hacerlo, intenta actuar no solo en beneficio de Francia, sino en interés de Europa en total. Pronto se celebrarán las elecciones en el Parlamento Europeo. Pero no sé, si ¿debería recurrir a medidas radicales y librarse de los países más débiles? Vamos a hablar de eso con más detalle.
Entonces, el presidente francés propuso una revisión del espacio Schengen para abordar el fenómeno migratorio, ya que Europa necesitaba proteger las fronteras. Según su opinión, la política migratoria de la Unión Europea dejó de funcionar…
Considera que los países, que no cumplan con las obligaciones de la distribución de los refugiados entre los países de la UE, tienen que abandonar el espacio Schengen. La razón de tal descontento de Macron radica en la política de los líderes de los países de Europa oriental (Hungría, Polonia, Eslovaquia, Chequia), y Austria e Italia, que no desean recibir a los refugiados llegados a Europa por las cuotas.
“Debemos revisar el espacio Schengen: todos los que quieran participar en él deberán cumplir una serie de obligaciones de responsabilidad (control riguroso de fronteras) y solidaridad (una misma política de asilo con las mismas reglas de acogida y denegación)”, escribe Macron.
“Necesitamos a Europa que proteja sus fronteras y las defienda. Es una Europa donde cada uno tiene derecho de asilo basado en la solidaridad entre los miembros de la UE. Los países que no demuestran bastante su solidaridad con Bruselas en los asuntos de la inmigración y se niegan a aceptar a los refugiados, deben ser excluidos del espacio Schengen”, dijo Macron.
Lo más probable es que esté tratando de distraer a todos de la situación política interna en el país, mientras intenta reunir a sus votantes antes de las elecciones al Parlamento Europeo y atraer a una parte del cuerpo electoral que duda y no apoya su programa europeo, considerando que éste sea demasiado transnacional. Después de todo, tal vez, Macron diera ese paso por alguna razón justo un mes antes de las elecciones paneuropeas, en las que su formación la República en Marcha podría perder en Francia a los derechas de la Agrupación Nacional.
¿O tal vez, este es un intento de disciplinar el resto de los participantes del proceso de integración europea y obtener una mayor solidaridad de ellos? Se plantea la cuestión lógica: ¿qué pasa si el plan de Macron se lleva a cabo? Supongamos que estos países sean expulsados ​​de la zona Schengen. Estoy segura de que no les gustaría. Y Bruselas obtendrá un grupo de países fuerte y unido, pero muy ofendido. Ellos puedan crear alternativa a la Unión Europea. Y otros jugadores serios que sueñan con sus órdenes en Europa, puedan beneficiarse de esta situación. No creo que el presidente francés no lo entienda. Y por alguna razón él declara sobre eso. ¿O puede ser, que Europa realmente necesita ser reformada? Pero en este caso, necesitamos nuevos líderes políticos. Y Macron no es adecuado para cumplir esa acción.
Permítame recordarles que, últimamente, Macron se ha vuelto a hablar sobre la “reestructuración” de Europa. Así, en marzo, hizo un llamamiento a la población de los países de la Unión Europea para “renovar” Europa, proteger los valores europeos y resistir la crisis. Haciendo este llamamiento, él aumenta la posibilidad de que las derechas ganen las elecciones en el Parlamento Europeo. Probablemente, Macron esté tratando de crear una imagen de un líder que pueda cuidar el futuro de la UE y la zona Schengen, en previsión del retiro de la política de la canciller alemana, Angela Merkel. Y por eso, la cuestión radica en la necesidad de este líder galo a nueva Europa…

Ultraderechas se unen para ganar las elecciones al Parlamento Europeo

Las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 tendrán lugar en la Unión Europea entre el 23 y el 26 de mayo de 2019. Por consiguiente, se ha registrado el auge de los partidos ultraderechas y populistas en las redes sociales de Twitter, Facebook, YouTube, Instagram. Según un análisis de Alto Data Analytics, los partidos de extrema derecha, entre ellos Vox y Alternativa para Alemania, han sido las protagonistas de los debates en las redes. Los discursos de estas formaciones se centraron en ataques contra las élites gobernantes, y además, agitaron los sentimientos antiinmigrantes, islamófobas y antisemitas.
Pero no es todo. Con miras a las elecciones de mayo, se informó que los líderes de extrema derecha se habían reunido en Milán con el objetivo de formar una alianza para manipular las elecciones. Entonces, a principios de abril el primer ministro italiano y líder de la extrema derecha la Liga Norte, Matteo Salvini, les convocó a los partidos populistas europeos para construir un bloque cuya gran ambición es “convertirse en el primer partido en Europa”.
Al líder de la Liga solamente lo acompañaron Joerg Meuthen (Alternativa para Alemania), Olli Kotro (Verdaderos Finlandeses) y Anders Vistisen (Partido Popular Danés). Salvini, que recientemente prometió que 20 partidos populistas de diferentes países asistirían a la cumbre de ayer de Milán, justificó así las ausencias: «Hoy hablo en nombre de todos los partidos, la gran cita de todos ellos será el 18 de mayo en Milán», que servirá de cierre de la campaña de las elecciones europeas.
Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, no asistió a esta cita. Es probable, que antes ya hayan llegado a un acuerdo durante su reunión bilateral con Salvini. Ambos políticos presentan un frente unido durante mucho tiempo, comparten la misma aversión al euro, inmigrantes, religión islámica, globalización , Bruselas y los matrimonios gay.
La expresión “Votar por mí, es votar por ella”, uno de los afiches de La Liga, dice mucho sobre sus posiciones comunes.
Sin embargo, el alemán Joerg Meuthen de Alternativa para Alemania, acudió la cita y declaró que su objetivo común fue el de “vencer para cambiar Europa”.
Después de tales declaraciones, cabe suponer que las señales del inminente colapso por toda la Europa sean evidentes. Y eso pueda ser confirmado este domingo, el 28 de abril, en las elecciones generales en España, donde Vox se convierta en el primer partido de extrema derecha que obtenga escaños en el Parlamento desde finales de la era Franco.
Asimismo, cabe señalar que Steve Bannon, el ex consejero de Trump, ha participado en la promoción de los ultraderechas al Parlamento Europeo. Se fue muchas veces a Europa con el objetivo de celebrar reuniones oficiosas con los líderes de los partidos populistas. Su objetivo es aunar los esfuerzos y, como resultado, obtener la mayor cantidad posible de escaños en el Parlamento Europeo en las elecciones europeas. Por esta razón, hace 2 años fundó la plataforma transnacional denominada The Movement que promueve las formaciones de la extrema derecha de los distintos países en toda Europa.
En cuanto a España, en particular sobre Vox, Bannon cree que este partido es un vivo ejemplo de que nada es imposible, y que es fácil empezar a jugar un papel importante en el país “de cero”. Incluso declaró que admiraba al partido Vox y confía que fuera capaz de lograr altos resultados no solo en las elecciones generales en España, sino también en las futuras elecciones al Parlamento. Veremos, las elecciones generales se celebrarán en España en unos días, después de las cuales podemos entender, si Bannon estuvo financiado el partido de extrema derecha Vox, o aún hace más hincapié en tales partidos de extrema derecha, como Alternativa para Alemania, La Liga Norte de Italia o Frente Nacional de Francia.
Sin embargo, aunque últimamente los partidos de extrema derecha han sido muy populares en muchos países de Europa, nada garantiza que ganen las elecciones al Parlamento europeo. Pero la situación merece mucha atención…

Francia e Italia: ¿77 mil millones de euros o las ambiciones políticas de Macron?

Francia retiró a su embajador de Roma, lo que representaba un gran paso y no garantizaba la normalización de las relaciones entre ambos países. La agencia Bloomberg dice que las relaciones varían de las malas a las tóxicas. La retirada del embajador es una de las medidas de destacarse a nivel internacional con vistas a las elecciones al Parlamento Europeo.

La actual intensificación del conflicto parece muy lógica, teniendo en cuenta las provocaciones del vice presidente del Consejo de Ministros italiano y líder del Movimiento 5 Estrellas Luigi Di Maio. Antes propuso imponer sanciones a Francia por la colonización de África. Además, el político italiano se reunió con los activistas de los “chalecos amarillos” en Francia.

Macron trata de consolidar su posición en Europa a través de ese comportamiento con respecto a los países asociados de la UE. También podemos recordar su negativa a participar en la Conferencia de Seguridad de Múnich. Una de las razones fue el desacuerdo con Berlín por la construcción del gasoducto Nord Stream 2. Los EEUU también apoyan esa decisión y son los opositores principales del proyecto de energía. No hace falta recordar las reuniones conmovedoras de Trump y Macron, sus numerosos abrazos y besos. En noviembre pasado después del regreso de Francia Trump publicó un comunicado en Twitter: MAKE FRANCE GREAT AGAIN! (¡Que Francia vuelva a ser grande!). Por cierto, las acciones actuales de París con respecto a los socios nos recuerdan las acciones del actual propietario de la Casa Blanca.

El presidente francés trata de mejorar su imagen en el ámbito nacional con pasos tan decisivos. La economía francesa sigue debilitándose. La Comisión Europea ha reducido sus previsiones para el crecimiento del PIB en Francia este año de 1.6% a 1.3%. El partido de Marine Le Pen está por delante en las encuestas de opinión, y como resultado, la imagen de Macron fue atacada por los chalecos amarillos, que no permitían aumentar los precios del combustible e impuestos. Y aquí las acciones de Macron nos recuerdan las de su homólogo estadounidense.

El volumen total del comercio entre Francia e Italia llega casi a unos 77 mil millones de euros. Ahora las acciones de Francia no afectan la cooperación económica de ambos países. Pero puede ser temporal y la estrategia de dominación en Europa pueda llevar a las consecuencias imprevisibles.

Gracias al estilo atrevido de la presidencia y las ambiciones de Macron, Francia intenta de establecerse en la política mundial como una fuerza independiente. ¿Pero es esta fuerza tan independiente en realidad?

«Una Europa que hay que cambiar»: Berlusconi vuelve al ruedo político

El 17 de enero el señor Berlusconi, el ex primer ministro de Italia, el líder de “Forza Italia”, declaró sobre su regreso a la política, en concreto, anunció su candidatura a las elecciones europeas de mayo.
Estas elecciones serán muy interesantes, ya que Europa sufre la peor crisis (los “chalecos amarillos”, “Brexit”, la dimisión de Merkel del líder del partido gobernante en Alemania, la presidencia de Rumania en la UE, el crecimiento de los ultraderechas y nacionalistas). Además, los populistas intentan de reemplazar a los principales pretendientes a este puesto. La participación del veterano de la política italiana, Silvio Berlusconi, quien fue cuatro veces primer ministro de Italia, atribuye un interés especial a las europeas. No hay que olvidar que el político experimentado se hizo famoso por la vida amorosa y numerosas escándalos y procedimientos judiciales.
Hay que tener en cuenta, que el señor Berlusconi, de 82 años, se vio obligado a retirarse por razones de una serie de los escándalos sexuales y de corrupción. De acuerdo con unos datos, se abrió los 60 procedimientos penales contra él bajo sospecha de fraude, soborno, corrupción, financiación ilícita de su partido…
Cómo ya sabéis, en noviembre de 2011, el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi se vio obligado a dimitir por mantener las relaciones sexuales con la joven marroquí, menor de edad, Karima el Mahroug, «Ruby Robacorazones». En 2013 el Tribunal Supremo le condenó a Berlusconi a cuatro años de prisión y cinco de inhabilitación para cargos públicos hasta 2019 por la compraventa de derechos de películas en el llamado “caso Mediaset”.
Aparentemente, esta larga pausa en su carrera, le dio a Berlusconi mucha energía y fuerza para volverse a la política y sacudir Europa.
“Decidí presentarme a las europeas para llevar mi voz de una Europa que debe ser cambiada, estar unida y con una defensa unida”, declaró en su Twitter.
Y aunque las encuestas de la opinión pública se muestran un índice de popularidad del político italiano más bajo que antes, Berlusconi cree que su gran experiencia permita volverse al centro de la política europea e italiana.
“Lo hago por responsabilidad. A la bella edad que tengo, he decidido candidatearme por responsabilidad, porque a Europa le falta un pensamiento profundo sobre el futuro del mundo”, declaró en la isla de Cerdeña, donde participó de la campaña electoral de los candidatos de Forza Italia en las elecciones regionales de fines de enero. Y respecto a Italia agregó: “Hay necesidad de cambiar este gobierno donde una parte está representada por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) guiado por personas que no tienen ninguna experiencia ni competencia”.
El ex primer ministro no tiene dudas que el futuro de Europa e Italia está vinculado con el centrismo derecho que considera como “una alianza victoriosa”. Según Berlusconi, a los europeos les amenaza el imperio chino, por que sus convicciones y valores son opuestos a los europeos.
Ahora los europeos tendrán que tomar la decisión correcta y tratan de evitar que el político tan corrupto se haga cargo… Creo que Europa necesite los jóvenes políticos ambiciosos, que sean capaces de sacarla de esta prolongada crisis.

Y ¿qué le parece a Ud., si Berlusconi pueda convertirse en el presidente del Parlamento Europeo?

Rumanía asumió la presidencia de la Unión Europea pese a las diferencias con la Unión Europea

Desde el 1 de enero de 2019, Rumanía, uno de los países más pobres de la UE, asumió a Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea.
Y ahora muchos temen que esto pueda llevar a una catástrofe. Durante 2 años el país sufría la crisis interna, la Comisión Europea culpaba a Bucarest por corrupción. Después de las elecciones parlamentarias en 2016, una coalición del Partido Socialdemócrata (PSD) y Partido de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), gobernaba en el país. La coalición promueve la reforma judicial que ha sido criticada por Bruselas. Muchas leyes aprobadas en 2018 debilitan la independencia de la justicia y tienen por objeto evitar el enjuiciamiento penal de los políticos corruptos.
Pero hoy en día la Unión Europea tiene que seguir adelante con los temas siguientes de la agenda europea: la salida de Gran Bretaña de la UE (Brexit), las próximas elecciones al Parlamento Europeo en mayo, el acuerdo sobre el presupuesto europeo para 2021-2027 y la solución de la crisis migratoria. Por eso, la mayoría de los críticos consideran que el gobierno rumano, en realidad, sea incompetente y no esté listo para realizar estas tareas, porque el país tiene muchos problemas internos.
La llegada a la presidencia de uno de los miembros más nuevos de la UE fue duramente criticada por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quien había afirmado al diario alemán ‘Die Welt’, que estaba esperando este inevitable cambio sin entusiasmo. Tiene dudas que el gobierno rumano esté técnicamente bien preparado para presidir el Consejo de la UE, y que sea capaz de actuar con prudencia y escuchar a los demás. Además, aseguró que el gobierno de Bucarest aún no había entendido completamente lo que significaba presidir los países de la UE. Juncker considera que el estado actual de la política rumana es tal que el país no puede actuar como una “entidad compacta” en Europa.
Sin embargo, el problema de la integración de los países de los Balcanes se transforme en un obstáculo durante la presidencia de Rumanía. Rumanía tratará de concentrarse en resolver los conflictos regionales en los Balcanes con ayuda de los esfuerzos paneuropeos y en atraer inversiones europeas. La mayoría de los países europeos cree que esto podría incrementar la tensión entre los países occidentales y orientales, ya que el gobierno rumano asegura que este problema es prioritario. Esto me lo recuerdo el tiempo durante la presidencia de Bulgaria en la primera mitad de 2018, donde prestaba mucha atención a los países de los Balcanes, sus necesidades y problemas.
Actualmente, la Unión Europea tiene mucho en qué pensar y no está claro, cómo Rumanía va a afrontar los desafíos que afronta la comunidad europea, teniendo en cuenta la mala situación política en el país y la desconfianza a las acciones futuras del gobierno rumano no solo por parte de los países miembros, sino también del presidente de la Comisión Europea. Todavía no había dicha desconfianza en el país presidente de la UE. De hecho, ha sido destacado por algunos que Rumanía debería abandonar su presidencia en el Consejo de la UE.
¡No importa lo que parezca, pienso, no tenemos que ser tan críticos, y el nuevo presidente de la UE merece una oportunidad!

Continúan los escándalos en Europa por la crisis migratoria

La crisis migratoria se convierte en unas controversias entre los países de la Unión Europea.
Los días 8 y 9 de octubre en Lyon (Francia) los ministros de Interior de los 6 mayores países de la UE (G6) (Alemania, Francia, España, Italia, Gran Bretaña y Polonia) participaron en una reunión, la agenda de la cual fue la crisis migratoria. Sin duda, querría mucho resolver este problema una vez para siempre. Pero al parecer, no esta vez.
El primer día de la reunión podemos ver las tensiones entre los participantes de la cumbre. El vicepresidente del Gobierno italiano y ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, consideró el lunes que España se estuvo quedando sola en su política migratoria y se preguntó “cuánto tiempo podrá aguantar a un ritmo de llegadas de 700 inmigrantes clandestinos al día”.
Además el gobierno italiano intenta renunciar a la acogida de los refugiados y modificar los tratados de la inmigración. Matteo Salvini amenaza con cerrar los aeropuertos a los refugiados que regresan de Alemania. A pesar del tratado de Dublín que permite reenviar a los inmigrantes ilegales al país por el que entraron en la Unión Europea. Por otra parte, a mediados de septiembre el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, dijo que se había llegado a un acuerdo con Italia para devolución de solicitantes de asilo que se encuentran en la frontera de Alemania con Italia. Pero hasta la fecha este tratado no se ha firmado y, tal vez, no se firme.
Pero aún así, Francia está tratando de convencer a Italia de abandonar su “política de puertas cerradas”. El primer ministro francés, Edouard Philippe, le alienta a Matteo Salvini a que comience a trabajando en “la posición común de la Unión Europea” al asunto de la acogida de los inmigrantes. Probablemente, esto no funcione. Ya que todos recordamos el reciente conflicto entre Salvini y la administración del presidente francés, E.Macrón. A fines de agosto, Salvini criticó duramente a Macrón, calificándolo de “hipócrita” por rechazar a los inmigrantes mientras pontifica a otras naciones sobre la política de “fronteras abiertas”. Y agregó: ¿Es esta la Europa solidaria y que acoge de la que habla Macrón y los buenistas? Antes de dar las lecciones a los demás, invitaría al hipócrita presidente francés a reabrir sus fronteras y acoger a los miles de refugiados que había prometido recibir”.
En su torno, en junio el líder francés acusó a Salvini de “cinismo e irresponsabilidad”, después de que Italia decidiera cerrar sus puertos a los barcos de rescate humanitarios en el Mediterráneo. La semana pasada el ayudante de Macrón le acusó a Salvini que éste vivía de la crisis migratoria y bloqueaba todos los intentos de elaborar una política migratoria común de la UE.
Sin embargo, no puede decirse que Salvini no tiene aliados en París. Antes de viajar a Lyon, se reunió en Roma con la jefe del Frente Nacional, Marine Le Pen, quien había llegado a la conferencia sobre el Crecimiento económico y las perspectivas sociales en Europa de las naciones. La líder francesa de los ultraderechistas decidió unirse con Salvini para ganar las elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2019. Juntos pretenden llevar a cabo una ” la revolución del buen sentido” en la Unión Europea.
Hay que reconocer que la crisis migratoria está lejos de resolverse en casi todos los países de Europa. Y cada día éste solamente agudiza. Diariamente miles de refugiados de Oriente Medio y África penetran en la Europa próspera en busca de la vida mejor y más cómoda. Algunos países de la Unión Europea ya están tratando de resistir activamente, construyendo las cercas altas con alambre espinoso. Sin embargo, estos obstáculos ya no pueden detener los flujos migratorios.
Y no me gustaría que la crisis migratoria estuviera fuera de control y dañara de alguna manera a la comunidad europea, y finalmente, condujera a una división de la Unión Europea…

Por primera vez en la historia de la UE: Polonia se ve privada del derecho de voto

La paciencia de burocracia europea estalló. La Comisión Europea decidió imponer sanciones a Polonia por una desviación de las normas democráticas establecidas por parte de las autoridades del país. Antes Varsovia decidió reformar el sistema judicial subordinándolo efectivamente a la legislatura. Según la Comisión Europea la reforma en Polonia subordina el poder judicial a los políticos y se viola el estado de derecho.
Los siguientes pasos relacionados con Polonia se debatirán en la sesión plenaria del Parlamento Europeo, que se celebrará el 28 de febrero en Bruselas. Si el Parlamento Europeo en la sesión aprueba la imposición de sanciones, entonces Varsovia perderá temporalmente el derecho de voto en el Consejo de la UE, que es un caso sin precedentes en la historia de la Unión Europea.
La decisión se tomará si al menos 22 de los 27 países miembros de la Unión Europea, excepto, de hecho, Polonia, lo aceptan. Al mismo tiempo, se necesita la declaración unánime de la Cumbre de la UE por la privación del derecho de voto de Varsovia en el Consejo de Europa. Para hacerlo hay que declarar que existe una violación “grave y persistente” de los valores de la UE por parte de las autoridades polacas.
Es difícil imaginar la exclusión de Polonia y su privación del derecho de voto en el Consejo de la UE porque el país recibirá el apoyo de los países del Grupo de Visegrado que se oponen conjuntamente a la política migratoria de la UE. Por lo tanto, Hungría ya ha anunciado su intención de apoyar a Polonia y votar en contra de la imposición de sanciones.
A todo lo anterior, podemos agregar que tales acciones de la UE puedan ofender a Polonia. Puede ser que el país intente crear su alianza entre los países del Grupo de Visegrado para atraer a los países descontentos con la política de Bruselas y Berlín.
Por lo tanto, la situación relativa a Polonia pueda conducir a una grave división de la Unión Europea…

En lugar de #GranBretaña serán los #Balcanes …

Recientemente, el primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, dijo que los Balcanes podrían reemplazar al Reino Unido que está saliendo de la UE. Él lo dijo, dando una conferencia en la Universidad de Economía Nacional y Mundial, Bulgaria. A su juicio, esto es real y ese tema ya ha sido aceptado para discutir.
Tal declaración es una prueba más de que las fuerzas que controlan la mayoría de los procesos en la Unión Europea pueden cambiar gradualmente. Brexit fue la razón de la división de influencia en el seno de la UE. Claro, que esto no es una noticia de última hora, pero es un tema real de razonamiento. Especialmente según el hecho de que Sofía presidirá la Unión Europea en la primera mitad de 2018.
Boyko Borisov dice que los Balcanes podrán reemplazar al Reino Unido y tal vez él ve que su país desempeñe un papel fundamental en esto. Esta declaración es laudable antes de su propio electorado. Pero como los países con las economías más débiles de Europa, incluso si están unidos por una sola idea y un objetivo, podrán reemplazar al país líder, cuya economía ocupa el sexto lugar en el mundo. Creo que esto no es realista. Gran Bretaña no puede ser reemplazada. El Reino Unido ocupó un lugar importante en la Unión Europea.
Sin embargo, tales declaraciones crean unos antecedentes para desestabilizar la situación en la UE. Se puede recordar que Bulgaria apoya la abolición de la política de “puertas abiertas”. El 21 de noviembre el presidente búlgaro Rumen Radev lo dijo durante la reunión con el presidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani. El 5 de octubre el presidente búlgaro durante su estancia en Polonia apoyó la política de Varsovia respecto a la renuncia de acogida de refugiados de acuerdo con cuotas. Los líderes búlgaros consideran que es necesario apoyar el desarrollo de esfuerzos para mejorar las condiciones de vida en los países de África y Medio Oriente. Por lo tanto, en vísperas de su presidencia europea, Bulgaria coincide con los estados que se negaron a implementar las decisiones de la dirección de la UE sobre la distribución de refugiados (Polonia, Hungría, la República Checa, etc.).
Cabe suponer que tal situación sea beneficial para Polonia. Varsovia ha intentado de hacerse un líder durante mucho tiempo y necesita unos aliados para promover sus ideas. Y una actitud agresiva de Polonia hacia sus asociados europeos no es de sorprender. Y las reuniones búlgaro-polacas muestran que existe un acuerdo sobre los problemas actuales entre países. Tal vez, Hungría se una a estos dos países. La posición del gobierno húngaro es contraria a la opinión de Bruselas sobre muchos problemas. Y no vamos a olvidar de aquellos con quienes hemos empezado – los Balcanes. Los países de esta región se sienten a menudo abusados por no escucharles. Todos estos estados tienen sus ambiciones y deseos, cuyo logro puede tener consecuencias negativas para la Unión Europea.