Los “chalecos amarillos”: de las protestas al crimen y los populistas de derecha

Las protestas en Francia continúan atrayendo la atención de todo el mundo. Y parece que nadie esté sorprendido a las explosiones en una panadería en el centro de París el 12 de enero, ya que la situación actual en el país es muy tensa.
Al menos 4 personas (entre ellos hay una ciudadana española) han muerto y casi 50 heridos por una fuerte explosión. Según las autoridades, la causa probable del suceso es una fuga de gas.
No obstante, este incidente no impidió la realización de las protestas de los “chalecos amarillos”. Detenidas 201 personas en la novena protesta del movimiento, que ha sacado a la calle a 84.000 manifestantes. El movimiento protestó por las reformas fiscales del gobierno francés, el aumento de los costos de vida y algunos incluso pidieron la renuncia del presidente francés, Emmanuel Macron. Aquella fuerte movilización tuvo lugar en vísperas del proceso de diálogo nacional que comenzaría el martes, el 15 de enero.
Las fuerzas de seguridad utilizaron gas lacrimógeno para alejar a algunos manifestantes que lanzaban rocas y otros proyectiles contra ellos. La última vez, las manifestaciones también terminaron en peleas con la policía e incluso llevaron al desarrollo del crimen en el país.
Un boxeador se enfrentó con la policía para defender a parte de los manifestantes que estaban siendo reprimidos. Christophe Dettinger, de 37 años, es un ex boxeador profesional de peso pesado conocido en el cuadrilátero como “El gitano de Massy”, una ciudad al sur de París. Fue inmediatamente detenido para ser interrogado y tendrá que responder por sus actos ante la justicia. Asimismo, en las redes sociales expresaron su apoyo al excampeón de boxeo francés, Christophe Dettinger. Más de 8.000 personas habían hecho donaciones por más de 120.000 euros en una campaña para recaudar fondos en línea, cuya vocación declarada era “apoyar a su familia y mostrarle la solidaridad del pueblo de los “chalecos amarillos”, del verdadero pueblo francés”. Pero más tarde, esta web decidió poner fin a esa operación. También se han creado numerosas páginas de Facebook tituladas “Apoyo para Christophe Dettinger”. Es muy extraño, una campaña ha recaudado dinero para apoyar al delincuente que cometió el ataque contra las fuerzas de seguridad… Y ahora el gobierno francés quiere endurecer las penas por vandalismo y manifestaciones no autorizadas.
Además, otros países expresan su apoyo a los “chalecos amarillos”. Por ejemplo, en Roma los populistas de derecha expresaron su apoyo al movimiento “chalecos amarillos” en Francia y criticaron al presidente Emmanuel Macron por gobernar contra su pueblo.
“El gobierno de Emmanuel Macron no está a la altura de las expectativas y algunas políticas implementadas son realmente peligrosas, no solo para los franceses, sino también para Europa”, dijo el viceprimer ministro Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S).
La líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, apoya no solo a los “chalecos amarillos”, sino al gobierno italiano. Anteriormente, ella apoyaba repetidamente a Matteo Salvini, llamando a sus acciones para reducir el número de los inmigrantes como un ejemplo de una política europea. Y ahora, creo, en Europa hay una amenaza de la extensión de los populistas de derecha.
Y no quisiera que este país tan importante de la Unión Europea experimentara una crisis tan grave, que al final podría llevar al crecimiento no solo de la extrema derecha en Europa, sino que al crimen y la violencia en el país.

Otra evidencia de la falta de unidad en la UE

Desde 2015 el flujo migratorio no controlado ha sido uno de los principales objetivos de la Unión Europea. Pero, por desgracia, no hay la unidad de puntos de vista dentro de la UE en resolver el problema migratorio.
Recientemente hemos sido testigos de otra violación de la ley de migración en Italia. El lunes el consejo de ministros italiano ha aprobado una seria de las medidas duras contra la migración, el llamado decreto Salvini, por el nombre del Ministro del Interior italiano y vicepresidente del Gobierno.
“Estoy feliz. Un paso adelante para hacer que Italia sea más segura. De las palabras a los hechos”, escribió Salvini en sus redes sociales.
El decreto establece que el inmigrante que pide asilo y que comete un delito grave, como por ejemplo actos de terrorismo o abuso sexual, será expulsado inmediatamente. Aunque antes esto fue precedido por un largo proceso judicial con posibilidad de apelar esta decisión.
Además, este proyecto de ley prevé el rechazo del examen de las solicitudes de la concesión de asilo presentadas por las personas acusadas en narcotráfico.
Austria, Polonia y Eslovaquia también adoptan las medidas estrictas contra los inmigrantes.
Al mismo tiempo España, Alemania y Francia lideran un frente europeo sobre inmigración y tratan de resolver este gran problema, basándose en los valores democráticos. Hace unos días España y Francia acogieron a los inmigrantes rescatados por el Aquarius en el Mediterráneo. Esto es un claro ejemplo de que estos países desean alcanzar una “solución europea integrada, estable y permanente” en cuestiones migratorias.
Por desgracia, hoy en día los países de la Unión Europea están lejos de encontrar una solución convenida de la crisis migratoria. Durante mucho tiempo los jefes de los estados europeos trataron de llegar a una avenencia sobre la cuestión migratoria pero no pudieron hacerlo. Creo que Europa debe elaborar una política migratoria común, ya que no todos los países participantes de la UE acuerdan aceptar al número proporcional de los inmigrantes, socavando así el principio de unidad europea. Como resultado, el futuro de la Unión Europea está en peligro.
En segundo lugar, la ausencia de unidad genera incertidumbre. Esto, a su vez, ha suscitado inquietudes entre la población europea y ha abierto el camino al populismo.

Los ciudadanos de la Unión Europea están preocupados mucho por lo que los recién llegados puedan subir los índices de criminalidad y desempleo en Europa, destruir la cohesión social, y entonces Europa nunca volverá a la época de prosperidad.