Se repite la historia… ¿Qué le espera a Venezuela?

La situación en Venezuela sigue agravándose cada día. En los últimos años, la vida de venezolanos se caracteriza por el empeoramiento de la situación social y económica. La enorme inflación, la devaluación del bolívar y el desempleo masivo no contribuyen a un mejor nivel de vida en el país. En busca de una vida mejor cientos de miles de venezolanos emigran a los países vecinos, incluso Colombia, que hasta hace poco era aún menos próspera que Venezuela. Se puede decir, la población sobrevive en ese entorno.
Entonces, el 23 de enero en Venezuela se organizaron las manifestaciones públicas a propósito de la conmemoración del 61º aniversario del 23 de enero de 1958, cuando se produjo el derrocamiento del general Marcos Pérez Jiménez, líder del último gobierno militar que tuvo Venezuela. Durante una marcha de protesta, el presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela y líder de la oposición, Juan Guaidó, se proclamó “presidente encargado” del país. Inmediatamente después de su anuncio, el jefe de la Casa Blanca reconoció oficialmente al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como “presidente interino” de Venezuela. Esto no es una casualidad. Quizás, sea provechoso para los EE.UU. Es fácil de controlarle y darle sus propios órdenes. Además, Guaidó tiene las relaciones estrechas con el gobierno estadounidense. No hay ningún secreto que en diciembre Guaidó viajó a la consulta en los EE.UU., Brasil y Colombia, y tomó su decisión de proclamarse presidente interino de Venezuela tras una conversación telefónica con el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, quién antes había prometido su reconocimiento por parte de Washington. Juan Guaidó estudiaba en una de las prestigiosas universidades estadounidenses, y su familia ahora vive en Florida.
111111
A su vez, la Unión Europea aumentó la presión contra Venezuela. Los líderes de Alemania, Francia, España y Reino Unido han dado 8 días al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para que convoque “unas elecciones libres y trasparentes”. Los líderes europeos consideran que el Parlamento de Guaidó es uno de los órganos legalmente elegidos en Venezuela. Muchos países de la UE y los EE.UU. llamaron las elecciones presidenciales del 20 de mayo 2018 falsificadas, y condenaron la inauguración de Maduro del 10 de enero. Más tarde, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no descartó una intervención militar de Washington en la crisis política en Venezuela.
Pero al mismo tiempo, no hay que olvidar que el presidente en ejercicio venezolano, Nicolás Maduro, tiene su parte de culpa. Durante su período del gobierno, Maduro llevó a su país a una terrible crisis económica. En la República se observa una enorme carencia de productos básicos, inflación elevada, pobreza y desesperanza, altas tasas de delincuencia, la emigración masiva de la población y las sanciones internacionales. Y esa crisis política, económica y social atribuyó a que el gobierno estadounidense actuara en sus propios intereses, interfiriendo en los asuntos internos de la República.
La historia contemporánea está plagada de ejemplos de la intervención de un estado fuerte o una coalición de estados en los asuntos internos de otro estado. Por lo general, nunca pasó nada bueno. Un ejemplo reciente fue la situación en Ucrania en 2014. En aquel momento también se planteó un ultimátum al actual gobierno, lo que dio lugar al cambio de un régimen totalitario con un toque de oligarquía a otro, al deterioro de las condiciones de vida de la población y al deterioro de la situación económica en el país. Y lo más importante, esto provocó la guerra interminable, a la cual el actual gobierno no puede o no quiere poner fin, y que se utilizará activamente en las próximas elecciones presidenciales.
Sin duda, la situación en Venezuela repita la de Ucrania, quiero decir, la posibilidad de que se libre una guerra civil. Pero no podemos esperar, que un cambio drástico del gobierno mejore la situación política interna. Quiero creer, si eso ocurre, solo pacíficamente: como resultado de las elecciones. Probablemente, el nuevo gobierno atienda principalmente las necesidades de sus patrocinadores, los Estados Unidos…

«Una Europa que hay que cambiar»: Berlusconi vuelve al ruedo político

El 17 de enero el señor Berlusconi, el ex primer ministro de Italia, el líder de “Forza Italia”, declaró sobre su regreso a la política, en concreto, anunció su candidatura a las elecciones europeas de mayo.
Estas elecciones serán muy interesantes, ya que Europa sufre la peor crisis (los “chalecos amarillos”, “Brexit”, la dimisión de Merkel del líder del partido gobernante en Alemania, la presidencia de Rumania en la UE, el crecimiento de los ultraderechas y nacionalistas). Además, los populistas intentan de reemplazar a los principales pretendientes a este puesto. La participación del veterano de la política italiana, Silvio Berlusconi, quien fue cuatro veces primer ministro de Italia, atribuye un interés especial a las europeas. No hay que olvidar que el político experimentado se hizo famoso por la vida amorosa y numerosas escándalos y procedimientos judiciales.
Hay que tener en cuenta, que el señor Berlusconi, de 82 años, se vio obligado a retirarse por razones de una serie de los escándalos sexuales y de corrupción. De acuerdo con unos datos, se abrió los 60 procedimientos penales contra él bajo sospecha de fraude, soborno, corrupción, financiación ilícita de su partido…
Cómo ya sabéis, en noviembre de 2011, el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi se vio obligado a dimitir por mantener las relaciones sexuales con la joven marroquí, menor de edad, Karima el Mahroug, «Ruby Robacorazones». En 2013 el Tribunal Supremo le condenó a Berlusconi a cuatro años de prisión y cinco de inhabilitación para cargos públicos hasta 2019 por la compraventa de derechos de películas en el llamado “caso Mediaset”.
Aparentemente, esta larga pausa en su carrera, le dio a Berlusconi mucha energía y fuerza para volverse a la política y sacudir Europa.
“Decidí presentarme a las europeas para llevar mi voz de una Europa que debe ser cambiada, estar unida y con una defensa unida”, declaró en su Twitter.
Y aunque las encuestas de la opinión pública se muestran un índice de popularidad del político italiano más bajo que antes, Berlusconi cree que su gran experiencia permita volverse al centro de la política europea e italiana.
“Lo hago por responsabilidad. A la bella edad que tengo, he decidido candidatearme por responsabilidad, porque a Europa le falta un pensamiento profundo sobre el futuro del mundo”, declaró en la isla de Cerdeña, donde participó de la campaña electoral de los candidatos de Forza Italia en las elecciones regionales de fines de enero. Y respecto a Italia agregó: “Hay necesidad de cambiar este gobierno donde una parte está representada por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) guiado por personas que no tienen ninguna experiencia ni competencia”.
El ex primer ministro no tiene dudas que el futuro de Europa e Italia está vinculado con el centrismo derecho que considera como “una alianza victoriosa”. Según Berlusconi, a los europeos les amenaza el imperio chino, por que sus convicciones y valores son opuestos a los europeos.
Ahora los europeos tendrán que tomar la decisión correcta y tratan de evitar que el político tan corrupto se haga cargo… Creo que Europa necesite los jóvenes políticos ambiciosos, que sean capaces de sacarla de esta prolongada crisis.

Y ¿qué le parece a Ud., si Berlusconi pueda convertirse en el presidente del Parlamento Europeo?

Diputados franceses están en contra la guerra en Siria

Se ha conocido que el 13 de abril una serie de los parlamentarios franceses enviaron una carta al Presidente de Francia Emmanuel Macron. En la carta expresaron su desacuerdo con la participación de las Fuerzas Armadas de Francia el 12 de abril en ataque contra Siria junto con Gran Bretaña y los EE.UU. Los diputados creen que las fuerzas gubernamentales sirias no han presentado unas pruebas del uso de armas químicas. Y consideran que tales acciones ponen en peligro la seguridad nacional.
A continuación transcribo unos extractos de ese documento:
“Su antecesor, el presidente Chirac, ha entrado en la historia como un hombre que dudó de la evidencia del desarrollo de armas de destrucción en masa y se negó a participar en la destrucción de Iraq. Mediante estas acciones ayudó a Francia a eludir la responsabilidad por las catástrofes que siguieron después del ataque: millones de muertos, la desaparición de minorías cristianas e yazidíes, la aparición del EIIL.
La destrucción del estado libio provocó catástrofes similares después de la intervención franco-británica, motivada por información falsa sobre el bombardeo de civiles en Benghasi …
Sr. Presidente, le pedimos proporcionar al Parlamento y a los ciudadanos franceses unas pruebas concluyentes del ataque químico gubernamental que ha supuestamente afectado a unos kilómetros cuadrados.
Si Francia se une a la guerra contra Siria, hay que comprender que Ud. está poniendo nuestro país y nuestras Fuerzas Armadas en peligro.
Los miembros del Parlamento Gérard Bait y Jacques Myard, el ex ministro François Guillaume, el general Dominique Delawarde, el asesor de Asuntos Exteriores Alain Corvez, el ex diputado Nicolas Dhuicq, el diputado Jérôme Lambert y el coronel Jacques Hogard firmaron este documento.
Me pregunto si Macron proporcione una evidencia real o nada puede presentar. ¿Y qué vía elegirá, de Jacques Chirac o Nicolas Sarkozy?
Esta situación confirma que en la sociedad europea, incluso dentro de un país, no existe una opinión común sobre la situación en Siria. Y el deseo de resolver este problema por la fuerza no es típico para todos los países miembros de la UE y la OTAN.

Los intentos de Merkel por devolver el liderazgo alemán en Europa

Después de su reelección la canciller alemana, Angela Merkel, eligió los primeros viajes al extranjero – a Francia y Polonia. Y no es sin ninguna intención.
Durante la creciente tensión en Europa, así como las imprevisibilidad de las relaciones entre Europa y EE.UU. durante la presidencia de Donald Trump, Berlín intenta establecer el nuevo equilibrio de las fuerzas dentro de la Unión Europea. En particular, se trata de reanimación del triángulo de Weimar (Berlín -Varsovia – París).
El 16 de marzo Merkel se encontró con el presidente francés, Emmanuel Macron. La conversación estuvo dedicada a las relaciones bilaterales, temas europeos e internacionales. Me parece que entre estos líderes el más principal sea el anfitrión de los campos Elíseos. La falta del gobierno en Alemania durante medio año y la creciente popularidad del partido nacionalista Alternativa para Alemania impresionaron a los franceses que llegaron a la conclusión de que la canciller y sus partidarios se hubieran debilitado significamente. El periódico Le Figaro escribe que Merkel comienza el cuarto y su último mandato, y sus posiciones políticas en Alemania son más débiles que nunca. Todo esto le da a Macron una excelente oportunidad para probar a ser un líder en las relaciones franco-alemanas y promover a Francia en Europa.
Después de París, Merkel se dirigió a Polonia para mantener conversaciones con el primer ministro, Mateusz Morawiecki, y el presidente de la República de Polonia, Andrzej Duda. Más temprano, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, también visitó a Polonia, para establecer las relaciones bilaterales y discutir el futuro de la Unión Europea. Al parecer, Berlín intenta mostrar a Polonia que Varsovia sea importante para Merkel, pero Alemania todavía está involucrado en los asuntos del este de Europa y los polacos – socios importantes. Esto se debe a que Polonia es percibida como un país que sea capaz de crear nuevos centros de poder, al debilitar a la Unión Europea, y Berlín querría que Polonia no tuviera motivos para esto.
Por lo tanto, la prolongada crisis política en Alemania ha tenido un impacto negativo sobre la posición alemana en Europa y ha puesto en peligro la estabilidad dentro de la Unión Europea. De repente, para Berlín se han formado fuerzas que no quieren reconocer los méritos del pasado de la política y la diplomacia alemana. Los intentos de la canciller alemana para reactivar la estrecha relación del eje Berlín-París-Varsovia ahora está condenado al fracaso debido al hecho de que Polonia y Francia ya ven como nuevos centros de Europa y tratarán de reforzar su posición, lo que complicará una situación muy difícil en Europa.