El juicio final está cerca. ¿Quién será el nuevo John Connor?

Hace unos días el mundo estaba al borde de una catástrofe terrible. Los EE.UU., Gran Bretaña y Francia atacaron los objetivos militares en Siria en respuesta a un ataque químico en la ciudad de Duma. En parte, esto se parece al sujeto de las películas ‘Terminator’ y ‘Terminator 2: el juicio final’ del director norteamericano James Cameron. Les recuerdo que los personajes de las películas intentan evitar una futura guerra nuclear en el mundo. Una inteligencia artificial de Skynet sin control, que dirige toda la potencia militar estadounidense, debe iniciar esa guerra al lanzar ataques nucleares contra Rusia que pueda contraatacar con su arma nuclear. Como resultado, 3 mil millones de personas morirán y el juicio final llegará.
Ese juicio final ya casi ha llegado el sábado pasado cuando los misiles estadounidenses, británicos y franceses se han puesto en marcha contra Siria. Estos países actuaron como Skynet. Estoy de acuerdo que ellos no participaron en ataques contra Rusia. Pero en Siria hay muchos militares rusos. Y Putin podría simplemente colocar su Fuerzas Armadas en una de las instalaciones afectadas. Esto les dió la oportunidad a los rusos contraatacar. Entonces, el juicio final sea. Parece que el hombre (el presidente estadounidense Donald Trump) quien mandó atacar no fuera una persona de carne y hueso sino que fuera un robot – terminator T-1000. Es que él puede tomar cualquier apariencia. No se puede explicar nada más el deseo maniático del líder estadounidense a iniciar nueva guerra mundial. The Wall Street Journal ha escrito que Trump consideró la posibilidad de atacar a los objetivos de Irán y Rusia en el territorio sirio.
No hay que pensar que una falta de participación del país en esa campaña militar se conserve la integridad y salve a la población. Los estados que no participan, solo aceptan su destino. A estos países, incluso España, les necesita el momento de convertirse en una especie de John Connor y salvar al mundo de una catástrofe inminente.

Los intentos de Merkel por devolver el liderazgo alemán en Europa

Después de su reelección la canciller alemana, Angela Merkel, eligió los primeros viajes al extranjero – a Francia y Polonia. Y no es sin ninguna intención.
Durante la creciente tensión en Europa, así como las imprevisibilidad de las relaciones entre Europa y EE.UU. durante la presidencia de Donald Trump, Berlín intenta establecer el nuevo equilibrio de las fuerzas dentro de la Unión Europea. En particular, se trata de reanimación del triángulo de Weimar (Berlín -Varsovia – París).
El 16 de marzo Merkel se encontró con el presidente francés, Emmanuel Macron. La conversación estuvo dedicada a las relaciones bilaterales, temas europeos e internacionales. Me parece que entre estos líderes el más principal sea el anfitrión de los campos Elíseos. La falta del gobierno en Alemania durante medio año y la creciente popularidad del partido nacionalista Alternativa para Alemania impresionaron a los franceses que llegaron a la conclusión de que la canciller y sus partidarios se hubieran debilitado significamente. El periódico Le Figaro escribe que Merkel comienza el cuarto y su último mandato, y sus posiciones políticas en Alemania son más débiles que nunca. Todo esto le da a Macron una excelente oportunidad para probar a ser un líder en las relaciones franco-alemanas y promover a Francia en Europa.
Después de París, Merkel se dirigió a Polonia para mantener conversaciones con el primer ministro, Mateusz Morawiecki, y el presidente de la República de Polonia, Andrzej Duda. Más temprano, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, también visitó a Polonia, para establecer las relaciones bilaterales y discutir el futuro de la Unión Europea. Al parecer, Berlín intenta mostrar a Polonia que Varsovia sea importante para Merkel, pero Alemania todavía está involucrado en los asuntos del este de Europa y los polacos – socios importantes. Esto se debe a que Polonia es percibida como un país que sea capaz de crear nuevos centros de poder, al debilitar a la Unión Europea, y Berlín querría que Polonia no tuviera motivos para esto.
Por lo tanto, la prolongada crisis política en Alemania ha tenido un impacto negativo sobre la posición alemana en Europa y ha puesto en peligro la estabilidad dentro de la Unión Europea. De repente, para Berlín se han formado fuerzas que no quieren reconocer los méritos del pasado de la política y la diplomacia alemana. Los intentos de la canciller alemana para reactivar la estrecha relación del eje Berlín-París-Varsovia ahora está condenado al fracaso debido al hecho de que Polonia y Francia ya ven como nuevos centros de Europa y tratarán de reforzar su posición, lo que complicará una situación muy difícil en Europa.

The trade war: USA & Europe

Today there are many conversations about the complication of the relations between the Trump’s administration and Europe.
I remind you that on March 9 the head of the White House signed a decree to introduce 25-percent tariffs on steel imports and 10-percent tariffs on aluminum imports. The exemptions were for Canada and Mexico, Washington’s partners in the North American Free Trade Agreement (NAFTA). I note that Trump’s decision to impose duties served as an impetus for the beginning of the trade war.
The Section 232 of US trade legislation allows introduce measures against imports that threaten national security. This step was explained by the high dependence on foreign metals and the reduction of domestic production and capacity. US Secretary of Commerce, Wilbur Ross, said that many steel and aluminum plants has been closed, 75,000 jobs have been lost since 1998.
The US actions became very painful for the European Union, Brussels reacted to Washington’s plans immediately. The head of the European Commission, Jean-Claude Juncker, said that if the US did not abandon its intentions, then the EU would follow the reciprocal duties on steel, bourbon, jeans and peanut butter.
It is not yet clear how this ends and until what time they will exchange duties and tariff charges, but the consequences of the trade war can be extremely destructive. If the US withdraws from NAFTA and announces new import tariffs from China, South Korea and Taiwan, the growth of global GDP will slow to 2.5% in 2018 instead of the basic 3.2%.
However, the US president believes that the US will win the trade war. For the USA, the EU is the main economic partner, it is not even among the three major US importers (China, Mexico and Canada). But for the European Union, the USA is one of the main trade partners for exports and imports. In addition, America is one of the most important markets for the EU. And if we allow America to continue to limit this market with impunity in the future, for Europeans this may end by an economic crisis.
The outcome of the confrontation, in fact, is not so obvious. The history of such trade wars shows that a country that initially has stronger positions may eventually lose out. But I think that in this trade war, caused by mutual tariff increases, no one will win. After all, you can notice that it will not just a conflict of interests between the two countries, but a clash of protectionists and globalists, which lasts for a number of years…

Guerra comercial: EE.UU & Europa

Hoy en día hay muchas conversaciones sobre una complicación de las relaciones entre la administración de Trump y Europa. No es sorprendente.
Les recuerdo, que el 9 de marzo el líder de la Casa Blanca firmó el decreto que imponía los aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% para las de aluminio. Se hicieron excepciones para México y Canadá, los socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Cabe señalar que la decisión de Trump de imponer los aranceles fue el impulso para iniciar una guerra comercial.
La sección 232 de la legislación comercial estadounidense permite adoptar medidas contra importaciones que amenazan a la seguridad nacional. Esa medida se explica por la alta dependencia de los metales extranjeros y la reducción de la producción nacional y capacidades. El secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, ha destacado que desde 1998 un gran número de las plantas de acero y aluminio se habían cerrado, más de 75 mil de puestos de trabajo se habían perdido.
Dado que las acciones de los EE.UU. se hicieron muy dolorosas para la UE, Bruselas respondió de inmediato a los planes de Washington. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, declaró que si los EE.UU. no renunciaron a sus intenciones, la UE imponía sus aranceles a acero, borbón, vaqueros y mantequilla de maní.
No está claro cómo esto termine y cuánto tiempo vayan a intercambiar los aranceles, pero las consecuencias de la guerra comercial pueden ser desastrosas. Si los EE.UU. salen del TLCAN y anuncian nuevas tarifas a las importaciones de China, Corea del Norte y Taiwán, el crecimiento del PIB mundial disminuirá a 2.5% en 2018 en vez del básico 3.2%.
Sin embargo, el presidente estadounidense cree que su país pueda ganar fácilmente esa guerra comercial. La UE para los EE.UU. no es el principal socio económico, ni siquiera es uno de los tres principales importadores de Estados Unidos (China, México y Canadá). Pero para la UE los EE.UU. son uno de los principales socios comerciales para las exportaciones e importaciones. Además, los EE.UU. son uno de los mercados más importantes para la UE. Y si se permite limitar impunemente ese mercado en futuro, para los europeos eso podría terminar con una crisis económica.
De hecho, el resultado de esta lucha no es tan obvio. La historia de tales guerras comerciales muestra que un país que tiene primeramente las posiciones más fuertes, en el final pueda perder. Pienso que nadie gane esa guerra comercial causada por el aumento mutuo de tarifas. Y después de todo, si nos miramos a todo lo ocurrido ampliamente podemos notar que no es sólo el conflicto de los intereses entre los 2 países, sino una lucha de los proteccionistas y los globalistas que dura más de un año.

Amnesty International: actions of guarantors of democracy have led to the destruction of respect for the human rights

“As we enter the year in which the Universal Declaration of Human Rights turns 70, it is abundantly clear that none of us can take our human rights for granted.”
SALIL SHETTY, SECRETARY GENERAL

The international human rights organization Amnesty International published an annual report on the state of the human rights in the world in 2017 on February 22, 2018. Human rights activists stated that 2017 demonstrated the destruction of the system of human rights protection. And this is not surprising. Since for the first time in a long time serious problems in this sphere have appeared in those countries that have always called themselves guarantors of democracy and legality: the USA, Australia and Western European countries.
According to the organization, the policy of President Donald Trump has a great impact on human rights. “Trump moved from the illegal rhetoric of discrimination and xenophobia into concrete actions threatening a major rollback on justice and freedom”. The efforts of US President Donald Trump to ban entry to all citizens of several Muslim-majority countries based on their nationality was a transparently hateful move. Among other American problems, human rights activists noted attacks on the press, disregard for women’s rights, attempts to deprive millions of people of access to health care. In addition, the United States continued frequent attacks using firearms, and death sentences continue to be carried out. We may recall public statements by representatives of the administration of Donald Trump in support of torture of terror suspects.
The main problem of 2017 was the migration crisis. This is confirmed by the terrible situation of refugees in Libya. In addition, this issue was actively used for pre-election purposes in various European countries. In Austria, France, Germany and the Netherlands, some candidates sought to transpose social and economic anxieties into fear and blame, especially against migrants, refugees and religious minorities.
A vivid example of society’s hatred of minorities was the monstrous military campaign of ethnic cleansing against the Rohingya people in Myanmar. Almost 700 thousand people were forced to leave the country, fleeing violence and murder. It was the fastest-growing refugee crisis of 2017.
In Ukraine, the organization noted further regress in respect of human rights. The main reason for the opinion of human rights activists: the pressure from the authorities and ultra-right groups to criticize the government, journalists and non-profit organizations.
The growth of hatred has also affected Russia, where we witnessed a monstrous campaign of kidnapping, torturing and killing gays in Chechnya. According to human rights activists, another serious problem is the situation of Crimean Tatar activists. The report says that any disagreement with the position of the Crimean authorities is suppressed, people are arrested, fined, and their homes are searched.
Unfortunately, the organization also pointed to a number of violations in my native Spain. Amnesty International noted that the rights to freedom of expression and peaceful assembly of Catalan independence supporters were disproportionally restricted. Dozens of people were prosecuted for “glorification of terrorism” and “humiliation of victims” on social media. Spain relocated fewer asylum-seekers than it had pledged to under the EU relocation scheme, and resettled fewer refugees than it had committed to.
Taking into account all the above-mentioned serious problems, we should also mention remarkable achievements in the struggle for human rights that were achieved in 2017. For example, in Chile, a complete ban on abortion was lifted, Taiwan came close to recognizing same-sex marriages, in Angola, the law restricting the activities of NGOs was abolished, and residents of the Nigeria achieved a landmark victory in the fight against forced evictions.
The greatest surprise and rejection is the deterioration of the human rights situation in the United States. With the current leadership, the US gradually ceases to be guarantors of democratic rights and freedoms of its own citizens. So in the very near future Washington will lose the moral right to advise its partners how they need to act in the development of democracy. I hope that this year will enable the guarantors of democracy and legality to confirm their commitment to the idea of ​​human rights and change their attitude to this problem. Continue reading “Amnesty International: actions of guarantors of democracy have led to the destruction of respect for the human rights”

Amnistía Internacional: las acciones de garantes de la democracia han causado el deterioro del respeto de los derechos humanos en todo el mundo

“Cuando comienza el año del 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, queda sobradamente claro que nadie puede dar por sentados sus derechos humanos.”
SALIL SHETTY, SECRETARIO GENERAL

Amnistía Internacional, la organización internacional de derechos humanos, publicó el pasado 22 de febrero su último informe anual sobre el estado de los derechos humanos en el mundo. Los defensores de derechos humanos afirmaron que el año de 2017 demostraba un debilitamiento del sistema de protección de derechos humanos. Y esto no es una sorpresa. Por primera vez en mucho tiempo los problemas serios en este sentido han surgido en aquellos países que siempre se han llamado a sí mismos los garantes de la democracia y la legalidad: EE.UU., Australia y los países de Europa occidental.
Según la organización, la política del presidente Donald Trump tiene un gran impacto en los derechos humanos. “Trump pasa de la retórica ilegal de la discriminación y xenofobia a las acciones concretas que amenazan con un serio retroceso en la justicia y la libertad”. El año comenzó con un paso de odio – la prohibición de ingresar a los EE.UU. para los ciudadanos y ciudadanas de varios países de mayoría musulmana basándose en su nacionalidad. Entre otros problemas de los EE.UU. los activistas destacaron ataques a la prensa, negligencia de los derechos de mujeres, tentativas a privar a los millones de personas del acceso a la salud pública. Además en los EE.UU. los ataques frecuentes con el uso de arma de fuego continuaron, y las condenas a muerte continúan pronunciándose y llevándose a cabo. Podemos recordar las declaraciones públicas de los representantes de la administración de Donald Trump en apoyo de la tortura de sospechosos en terrorismo.
El principal problema de 2017 fue la crisis migratoria. Esto se ve confirmado por la terrible situación de los refugiados en Libia. Además, este tema fue utilizado activamente con fines preelectorales en varios países europeos. En Austria, Francia, Alemania y los Países Bajos, algunos candidatos buscaron reemplazar las preocupaciones de los votantes relacionadas con problemas sociales y económicos, por un sentimiento de temor y culpan a los migrantes, refugiados y minorías religiosas en todos los problemas.
Un claro ejemplo del odio de la sociedad hacia las minorías fue la monstruosa situación en Myanmar, donde se cometieron limpiezas étnicas contra la población rohingya. Casi 700 mil personas se vieron obligadas a abandonar el país, huyendo de la violencia y el asesinato. Fue la crisis más rápido desarrollado en 2017.
En Ucrania, la organización observó una mayor regresión con respecto a los derechos humanos. La razón principal de la opinión de los activistas de derechos humanos – la presión de las autoridades y los grupos ultraderechistas para criticar al gobierno, los periodistas y las organizaciones sin fines de lucro.
El crecimiento del odio no ha dejado de afectar a Rusia, donde fuimos testigos de una monstruosa campaña de secuestros, torturas y asesinatos de homosexuales en Chechenia. Según activistas de derechos humanos, otro problema grave es la situación de los activistas tártaros en Crimea. El informe dice que cualquier desacuerdo con la posición de las autoridades de Crimea es reprimido, las personas son arrestadas, multadas, y sus hogares son registrados.
Desafortunadamente, la organización también señaló una serie de violaciones en mi España natal. Amnistía Internacional observó que se restringió desproporcionadamente el derecho a la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica de personas que apoyaban la independencia catalana. Decenas de personas fueron procesadas por “enaltecimiento del terrorismo” y “humillación a las víctimas” en redes sociales. Además, España acogió a menos refugiados de los que se había comprometido a acoger en el marco del programa de reubicación de la UE.
Teniendo en cuenta todos los graves problemas anteriores, hay que notar los logros notables en la lucha por los derechos humanos que se han alcanzado en 2017. Por ejemplo, en Chile, se levantó la prohibición del aborto, Taiwán estuvo a favor del matrimonio de parejas del mismo sexo, en Angola ha sido cancelado la ley que limitaba las actividades de las ONG, y los residentes de Nigeria han logrado una importante victoria en la lucha contra los desalojos forzosos.
La mayor sorpresa y rechazo es el deterioro de la situación de los derechos humanos en los Estados Unidos. Con su liderazgo actual, los Estados Unidos gradualmente dejan de ser garantes de los derechos y libertades democráticos de sus propios ciudadanos. Entonces, en un futuro muy cercano, Washington pierda el derecho moral de aconsejar a sus socios cómo deben actuar en el desarrollo de la democracia. Espero que este año permita que el garante de la democracia y la legalidad reafirme su compromiso con la idea de los derechos humanos y cambie su actitud frente a este problema.

Continue reading “Amnistía Internacional: las acciones de garantes de la democracia han causado el deterioro del respeto de los derechos humanos en todo el mundo”

La seguridad de #ciberespacio como garantía de la integridad de #España

El Gobierno de España aprobó la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017. La diferencia principal de su predecesora de 2013 es que la cuestión clave es la lucha contra desinformación.
Es simbólico que este documento apareció pocos días antes de iniciar oficialmente la campaña electoral en Cataluña. Los autores se refieren al triunfo de posverdad: un fenómeno en el que la opinión objetiva pasa a segundo plano en la formación de la opinión pública, cediendo el papel fundamental a las emociones.
El Gobierno español declara que hay una guerra híbrida en el mundo y hoy en día no se puede considerar los intentos por influir en la conciencia pública como las acciones para una vez. La injerencia en las elecciones a través de las redes sociales y medios de comunicación, como se dice en el documento, se combina con ciberataques, presión económica y uso de fuerza tradicional. Las consecuencias de esta guerra híbrida los autores de esa Estrategia llaman a la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses y al “Brexit”.
No se lo pronuncia oficialmente, pero la mayor parte de los expertos cree que se trata sobre la protección contra los ‘hackers’ rusos. Recuerdo que el 10 de noviembre el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Alfonso Dastis ha asegurado que “hay informes bastante contrastados” que acreditan que un grupo de ‘hackers’ rusos está actuando para “desestabilizar” la situación en España y en la Unión Europea en general.
Al día siguiente El País ha publicado los resultados del estudio de la Universidad George Washington (EE.UU.).
Los autores concluyeron que RT y Sputnik usaron miles de cuentas en las redes sociales para propagar una imagen negativa de España antes y después del 1-O. Por ejemplo, casi la mitad de las noticias de autonomía se referían a la brutalidad de la policía española durante este período.
Como primer paso en la nueva Estrategia, la ministra de Defensa de España, María Dolores de Cospedal ha propuesto a la Comisión de Seguridad en la cámara baja del Parlamento para establecer un grupo de trabajo, formado por diputados y editores de los medios de comunicación principales.
Las pruebas concretas de la injerencia de Rusia en la situación en torno al referéndum en Cataluña no se habían presentado. Sin embargo, esto no significa que esto no fue así. Expresando mi propia opinión, quiero señalar que esta medida es correcta y que el gobierno español deba proteger a la población de su país del impacto exterior. Tal vez debería haberlo mucho más antes. Después de todo, no olvidemos que, aparte del separatismo catalán, existe el separatismo vasco. Y hay una opinión que desde el País Vasco francés va una clara influencia sobre los vascos españoles para crear un solo estado en resultado.

Los secretos #americanos de los #separatistas

Un desfile reciente de la soberanía en Cataluña ha fracasado, en resultado, el ex presidente de Cataluña, Carles Puigdemont está huyendo de la justicia española en Bélgica. Podemos decir que el fracaso de los separatistas demuestra que el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha cumplido su promesa principal, rechazó la exportación violenta de democracia en favor del respeto de la soberanía estatal.
Después de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, todos estos movimientos separatistas han cesado gradualmente, a pesar del apoyo activo del principal patrocinador del ala de los globalistas públicos, George Soros. Por primera vez, Washington ha utilizado “el derecho de los pueblos a la libre determinación” en sus intereses geopolíticos a principios del siglo XX, con el apoyo en 1903, “el pueblo panameño” en Colombia para privatizar el futuro Canal de Panamá. Al tomar la iniciativa de los inversores franceses, los estadounidenses eliminaron posteriormente al presidente de Panamá, Omar Torrijos, y el Comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa, general Manuel Noriega, que buscaba la soberanía del Canal. El primero de ellos murió en 1977 en un accidente aéreo, y el segundo fue derrocado en 1989 durante la invasión de las tropas estadounidenses en Panamá. Por lo tanto, el apoyo al separatismo en la zona de intereses estadounidenses tiene una larga tradición y Washington lo utilizaba activamente hasta hace poco.
Se puede señalar en el ejemplo de Cataluña que el líder separatista Carles Puigdemont obviamente esperaba repetir la experiencia de su predecesor, el fundador del primer partido separatista “Estat Catalá” Francisco Maciá. En 1928, colaboró ​​con el dictador proamericano de Cuba, Gerardo Machado, con el apoyo del cual fundó su “Partido Separatista Revolucionario de Cataluña” en La Habana. Después de haber contado con el apoyo de George Soros y sus camarados, Puigdemont esperaba continuar el proyecto catalán después de obtener la independencia, anexando Andorra, el sureste de Francia y parte de Sardinia. Sin embargo, privado de apoyo de Estados Unidos, ahora se ve obligado a buscar la salvación en la emigración política. Por lo tanto, todos los “proyectos separatistas” fueron bloqueados sin el apoyo de los Estados Unidos, junto con ellos, los proyectos agresivos sobre la retirada de los territorios en diversas partes del mundo también fueron neutralizados. La preservación de la integridad territorial de España muestra que Trump logró detener las operaciones destructivas de sus predecesores en este momento.
Tal vez eso explica en gran medida por qué la figura del nuevo presidente de Estados Unidos sea objeto de aluvión de críticas de menosprecio de la “falta de comprensión de la política exterior”, y el ex jefe de Generalitat tuvo que pedir asilo político en Bélgica, y no ha completado el plan para la separación de Cataluña.

#American secrets of the #separatists

The recent parade of sovereignty in #Catalonia have failed, as a result of which the former president of the Catalan Generalitat, Carles Puigdemont, is running away from Spanish justice in Belgium. It can be said that the failure of the separatists testifies that the new president of the United States, Donald Trump, kept his main promise, refusing from the violent export of democracy in favor of respect for state sovereignty.
After the arrival of Donald Trump in the White House, all these separatist movements were gradually fading away, despite the active support of the main sponsor from the wing of public globalists, George Soros. For the first time, Washington used the “right of people to self-determination” in their geopolitical interests as early as the beginning of the 20th century, supporting in 1903 the “nation of Panama” in Colombia to privatize the future Panama Canal. Having seized the initiative from French investors, the Americans subsequently eliminated the president of Panama, Omar Torrijos, and the Chief of Staff of the national Defense Forces, general Manuel Noriega, who sought the sovereignty of the Canal. The first of them died in 1977 in a plane crash, and the second was overthrown in 1989 during the invasion of American troops in Panama. Thus, support for separatism in the zone of American interests has a long tradition and was actively used by Washington until recently.
On the example of Catalonia, you can also note that here the leader of the separatists, Carles Puigdemont, hoped clearly to repeat the experience of his predecessor, the founder of the first separatist party “Estat Catalá” Francisco Maciá. In 1928, he collaborated with the pro-American dictator of Cuba, Gerardo Machado, with the support of which he founded his “Revolutionary Separatist Party of Catalonia” in Havana. Having enlisted the support of George Soros and his comrades, Puigdemont hoped to continue the Catalan project after gaining independence, annexing Andorra, the southeast of France and part of Sardinia. However, deprived of US support, is now forced to seek salvation in political emigration. Thus, all the “separatist projects” were blocked without the support of the United States, along with them, the aggressive projects on the withdrawal of territories in various parts of the world were also brought to nothing. Preservation of the territorial integrity of Spain shows that Trump managed to stop the destructive operations of his predecessors at the moment.
Perhaps this explains in many respects why the figure of the new American president was under sustained attack of “misunderstanding of foreign policy,” and the former head of the Generalitat had to seek political asylum in Belgium, not having completed his plan for secession of Catalonia.