Doble moral de Alemania

La Copa Mundial 2018 ha acabado ya, pero los ex campeones del mundo no pueden dar por perdida y buscan justificaciones.

Este domingo el jugador alemán del Arsenal inglés, Mesut Özil, anunció que abandonaba la selección alemana de fútbol. El futbolista explicó su decisión por haber recibido una discriminación racista por parte de la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

Özil, que tiene raíces turcas, ha dicho en su comunicado publicado en Twitter en el que lamenta que el presidente de la DFB, Reinhard Grindel, le cargase los malos resultados de Alemania en el Mundial: “Ya no seré el chivo expiatorio de su incompetencia”

Resulta que la razón radica en lo siguiente. En mayo el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan estaba en una visita de trabajo a Gran Bretaña, donde se reunió con Özil (del Arsenal) y Ilkay Gundogan (del Manchester City). Ambos futbolistas de la selección alemana son de origen turco. Más tarde, el presidente de la Federación R. Grindel, criticó a los deportistas por este encuentro y cuestionó la adherencia de ellos a los valores democráticos de Alemania.

“Con mucho dolor y después de muchas consideraciones sobre lo acontecido, no seguiré jugando para la selección alemana mientras tenga este sentimiento de racismo e irrespeto”, señaló Mesut Özil en un largo comunicado publicado en Twitter.

Además, el Jefe del Teatro Alemán, Werner Steer,  me dijo que “fuera a Anatolia”, un lugar en Turquía donde viven muchos inmigrantes. Un fan alemán le dijo a Özil después del partido con Suecia lo siguiente: “Anda a bacarte, mierda turca. Sal de aquí, cerdo turco”.

Es decir, resulta que cuando el equipo alemán ganó la Copa del Mundo en 2014, todos estaban encantados con el excelente juego de Mesut Özil y lo consideraban como “suyo”, pero cuando la selección pierde, no le aceptan en la sociedad alemana y le perciben como inmigrante.

Y ahora, el país más grande de la Unión Europea, que a su vez se inundó a Europa con los musulmanes, se relaciona con un jugador del equipo nacional de Alemania como a “otro”, creyendo que no es alemán … Todo esto sólo conduce a algunas reflexiones que ese doble rasero de Alemania sólo puede empeorar tan difícil situación en Europa.

 

 

#MeTwo como denunciar de racismo

Actualmente los debates de racismo se han vuelto populares en Alemania.

La causa principal es el caso del futbolista Mesut Özil, alemán de origen turco, que ha decidido abandonar la selección nacional. El futbolista dijo en su Twitter (@MesutOzil1088): “Soy alemán cuando ganamos y soy un inmigrante cuando perdemos”.

Por consiguiente, esta actitud ha generado un gran interés no sólo en la sociedad alemana, sino en todo el mundo. Entonces, el hashtag #MeTwo (Yo dos) fue lanzado en Twitter para que miles de inmigrantes compartieran sus experiencias de discriminación que habían sufrido en la vida diaria debido a su origen étnico. Según la agencia de prensa alemana DPA (Deutsche Presse Agentur), hasta el lunes 153.000 personas denunciaron sus problemas con el racismo en Alemania en Twitter.

 “#MeTwo – ¿Por qué ‘dos’? Porque soy más de una identidad. Me siento como en casa en Alemania. Aquí tengo amigos y me encanta trabajar. Al mismo tiempo puedo sentirme conectado con otra cultura u otro país”, dijo Ali Can, un escritor y activista turco-alemán, que lanzó esta campaña en el entorno alemán de Internet.

            Al leyendo esas historias de los inmigrantes bajo el hashtag #MeTwo, he comprendido que el problema es muy actual en Alemania. Muchos de los tuits #MeTwo denuncian actos de discriminación por el color de la piel o por usar un pañuelo en la cabeza,  demuestran que hay una actitud negativa a aceptar a los inmigrantes en los hospitales, unos problemas de contratación y escolarización de los niños inmigrantes, y grandes problemas para alquilar una vivienda. Otros tuits cuestionan a quienes dicen que ni siquiera la tercera generación de una familia de inmigrantes son completamente alemanes.

Admito que las quejas más populares de que los profesores en las escuelas primarias no les recomiendan a los hijos de los inmigrantes estudiar en las gimnasias a causa de que ellos no son tan avanzados y inteligentes como los alemanes. Además, el rendimiento de los inmigrantes es mucho peor que el de los alemanes.

Últimamente, el racismo es un gran problema en Alemania. Según las encuestas nacionales, casi 2/3 de los alemanes consideran que el racismo es un gran problema en su país. Y no cabe ninguna duda.

Creo que hay que lanzar tales campañas en las redes sociales para luchar contra el racismo, debemos resolver el problema en las escuelas y enseñar a los niños cómo identificarlo.

Can agradeció a Özil en su Twitter por la oportunidad de hablar sobre la integración y el racismo, y sobre lo que realmente significa ser alemán. Además, se ha creado un hashtag en apoyo del futbolista: #IstandwithOzil (YosoportoaOzil).

Cabe señalar que la campaña #MeTwo ha llamado mucha atención y puede afectar negativamente a la integración de las personas procedentes de Turquía y otros países en la sociedad alemana. Pues, hasta el último momento se cree que fue la integración de otras nacionalidades en el fútbol de Alemania que avanzó la selección. En concreto, técnica alemán, brusquedad africano, flexibilidad asiático, practicidad y disciplina alemanes hicieron invencible a la selección alemana hasta que una foto con Erdogan desorganizara todo el equipo.

            Si miramos hacia atrás, en 2010 la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la República Federal de Alemania, Christian Wulff, se presentaron a Mesut Özil como ejemplo, que Islam se había integrado en Alemania. Además, en 2010 recibió el ‘Premio Bambi’ por su exitosa integración en la sociedad alemana.

Y ahora no tiene sentido discutir sobre la integración de Özil en la sociedad alemana, pues, el futbolista forma parte de ella desde su nacimiento. Al mismo tiempo, los acontecimientos recientes demuestran exactamente lo contrario…

Rama de olivo: cómo los EEUU traicionaron a sus aliados, los Kurdos

El 21 de enero el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha declarado sobre el inicio de una intervención militar en Siria, dirigida contra las Unidades de Protección Popular (YPG en kurdo) y Unidades Femeninas de Protección (YPJ en kurdo), y que forman parte del bloque de las Fuerzas Democráticas Sirias y del Partido de Unión Democrática en la ciudad siria de Afrín. Esta operación militar se denomina Rama de olivo.
El gobierno turco ha decidido hacerlo después de las declaraciones de EE.UU. de la intención de crear un ejército fronterizo de 30 mil Kurdos sirios, que están fuera del control del gobierno sirio y que van a controlar a los territorios en el norte de Siria. Esa declaración infundió confianza a los Kurdos. Y incluso la refutación de esa información no ha generado una preocupación. Pues, el ejército kurdo siempre ha recibido una asistencia militar y de otro tipo de EE.UU. y fue un aliado principal de los estadounidenses en la región. Y así, a pesar de las declaraciones tan contradictorias, continuaron confiando en sus aliados transatlánticos.
Al mismo tiempo, los Kurdos debían asegurar cómo los americanos mantienen sus palabras pero parece que tengan que recibir más golpes para ocupar una posición correcta en ese conflicto. Además el ejemplo del Kurdistán iraquí, que recientemente ha sido una región próspera y ahora ha perdido sus territorios y una parte significativa del potencial económico, parece que no les ha enseñado nada.
El Pentágono no se preocupa por los intereses de los Kurdos. Persigue solo sus propios intereses en Siria. Y los Kurdos de Afrín no reciban ninguna asistencia de los EE.UU. En la situación actual, resulta que las declaraciones de EE.UU. sobre el ejército fronterizo provocó que Ankara comenzara la operación militar contra los kurdos. Tal vez, esto fue planeado y los Kurdos ya no necesitan a Washington.
Otro aspecto muy importante es que Estados Unidos y Turquía son miembros de la OTAN, es decir, un bloque militar; y que Turquía tiene un ejército que constituye el segundo mayor contingente de los esfuerzos de la OTAN. Por lo tanto, Estados Unidos no tienen razón para pelear por los Kurdos con su fuerte aliado en el bloque.
Rusia, que ha garantizado siempre la seguridad de los Kurdos y llevado a cabo las operaciones conjuntas con ellos contra el EIIL, también podría dejar de Ankara, pero no lo hizo. Los Kurdos reaccionaron extremadamente negativamente a tales acciones, declarando la traición de Moscú. Puede ser que el permiso para construir el segundo hilo del proyecto Turkish Stream (un gasoducto que atraviesa el mar Negro), que fue recibido por Gazprom el 19 de enero, también lo motiva. ¿Quizás, los Kurdos se hayan convertido en una moneda de cambio en el acuerdo de gas entre Rusia y Turquía?
Creo que durante esta operación militar, los kurdos finalmente podrán ver si estarán protegidos por asesores militares de los EE. UU. y si tienen una excusa para quedarse en la coalición pro estadounidense. Permítanme recordarles que ya escribí en mi artículo sobre la inseguridad de los estadounidenses hacia sus aliados. Como ejemplo, un incidente en la base aérea en Lituania.
No se puede olvidar que los Kurdos puedan construir una defensa efectiva, que sea muy difícil superar. Así fue, por ejemplo, durante una operación cerca de la ciudad de Tell Rifaat en octubre de 2016: allí el asalto de las tropas turcas y las milicias aliadas han fracasado. Además, los Kurdos en Afrín tienen 10 mil combatientes. Y es imposible hacer rendirse de los grupos tan grandes, y no ha habido tales precedentes durante todo el tiempo de la guerra civil en Siria.