La decisión está tomada. Solo nos queda esperar.

Últimamente las elecciones al Parlamento Europeo han sido un evento político popular, que llamó la atención no solo en Europa, sino en todo el mundo. Mi artículo podría perderse entre la multitud de los materiales dedicados a ese acontecimiento, porque en el espacio de información hay muchos artículos sobre las elecciones europeas. Y siendo la periodista, no puedo ignorarlo sin expresar mi opinión. En este sentido, querría presentarles mi artículo que me recuerda los artículos anteriores publicados en muchos periódicos europeos sobre este tema.
De hecho, la mayoría de colegas coinciden en que los resultados de las elecciones confirman la falta de consenso entre los europeos respecto al desarrollo de Europa. Por primera vez en 40 años los centristas (los partidos proeuropeos) perdieron la mayoría de sus escaños en el Parlamento Europeo. Pero se puede destacar que los resultados actuales no son peores para ellos. Las formaciones de derecha, de izquierda, populistas y Verdes aumentaron su presencia en la Unión Europea, y adoptaron la posición común con respecto a las cuestiones claves, como los refugiados, la amenaza terrorista, la política exterior y las comunicaciones internas. Estas elecciones llevaron a un parlamento fragmentado. Y ahora más fuerzas políticas podrán influir a la política de la UE.
En buena parte depende de las acciones activas de derecha y populistas que emprendieron una amplia campaña de información en su apoyo con miras a las elecciones. Quizás, la crisis política en Austria les haya impedido obtener mejores resultados. La crisis se inició justo antes de la votación. Al mismo tiempo, la campaña agresiva de las formaciones de extrema derecha alejó a la mayor cantidad del electorado y por eso la mayoría de los votantes votaron a favor de izquierdas y verdes, expresando su desacuerdo con la actual parte gobernante. Todo demuestra que los europeos están dispuestos a nuevas ideas y lo quieren pero no están listos a la revolución política.
En mis artículos anteriores he escrito muchas veces sobre los partidos de derecha y de euroescépticos, y aún simpatizo con ellos. Pero ahora estoy alegre de que las fuerzas políticas no tengan el control exclusivo del Parlamento Europeo. Al mismo tiempo, estoy preocupada de que los izquierdas y verdes formen una alianza con las fuerzas gobernantes, a las cuales se comprometen a enfrentar los euroescépticos y derechas. Y luego, supongo que no podamos esperar a unos cambios fundamentales que sean necesarios para la supervivencia de la Unión Europea. Esta situación contribuirá a una fragmentación de las fuerzas políticas al abordar las cuestiones fundamentales, y además, creerá las condiciones para debilitar los europeos.

Ultraderechas se unen para ganar las elecciones al Parlamento Europeo

Las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 tendrán lugar en la Unión Europea entre el 23 y el 26 de mayo de 2019. Por consiguiente, se ha registrado el auge de los partidos ultraderechas y populistas en las redes sociales de Twitter, Facebook, YouTube, Instagram. Según un análisis de Alto Data Analytics, los partidos de extrema derecha, entre ellos Vox y Alternativa para Alemania, han sido las protagonistas de los debates en las redes. Los discursos de estas formaciones se centraron en ataques contra las élites gobernantes, y además, agitaron los sentimientos antiinmigrantes, islamófobas y antisemitas.
Pero no es todo. Con miras a las elecciones de mayo, se informó que los líderes de extrema derecha se habían reunido en Milán con el objetivo de formar una alianza para manipular las elecciones. Entonces, a principios de abril el primer ministro italiano y líder de la extrema derecha la Liga Norte, Matteo Salvini, les convocó a los partidos populistas europeos para construir un bloque cuya gran ambición es “convertirse en el primer partido en Europa”.
Al líder de la Liga solamente lo acompañaron Joerg Meuthen (Alternativa para Alemania), Olli Kotro (Verdaderos Finlandeses) y Anders Vistisen (Partido Popular Danés). Salvini, que recientemente prometió que 20 partidos populistas de diferentes países asistirían a la cumbre de ayer de Milán, justificó así las ausencias: «Hoy hablo en nombre de todos los partidos, la gran cita de todos ellos será el 18 de mayo en Milán», que servirá de cierre de la campaña de las elecciones europeas.
Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, no asistió a esta cita. Es probable, que antes ya hayan llegado a un acuerdo durante su reunión bilateral con Salvini. Ambos políticos presentan un frente unido durante mucho tiempo, comparten la misma aversión al euro, inmigrantes, religión islámica, globalización , Bruselas y los matrimonios gay.
La expresión “Votar por mí, es votar por ella”, uno de los afiches de La Liga, dice mucho sobre sus posiciones comunes.
Sin embargo, el alemán Joerg Meuthen de Alternativa para Alemania, acudió la cita y declaró que su objetivo común fue el de “vencer para cambiar Europa”.
Después de tales declaraciones, cabe suponer que las señales del inminente colapso por toda la Europa sean evidentes. Y eso pueda ser confirmado este domingo, el 28 de abril, en las elecciones generales en España, donde Vox se convierta en el primer partido de extrema derecha que obtenga escaños en el Parlamento desde finales de la era Franco.
Asimismo, cabe señalar que Steve Bannon, el ex consejero de Trump, ha participado en la promoción de los ultraderechas al Parlamento Europeo. Se fue muchas veces a Europa con el objetivo de celebrar reuniones oficiosas con los líderes de los partidos populistas. Su objetivo es aunar los esfuerzos y, como resultado, obtener la mayor cantidad posible de escaños en el Parlamento Europeo en las elecciones europeas. Por esta razón, hace 2 años fundó la plataforma transnacional denominada The Movement que promueve las formaciones de la extrema derecha de los distintos países en toda Europa.
En cuanto a España, en particular sobre Vox, Bannon cree que este partido es un vivo ejemplo de que nada es imposible, y que es fácil empezar a jugar un papel importante en el país “de cero”. Incluso declaró que admiraba al partido Vox y confía que fuera capaz de lograr altos resultados no solo en las elecciones generales en España, sino también en las futuras elecciones al Parlamento. Veremos, las elecciones generales se celebrarán en España en unos días, después de las cuales podemos entender, si Bannon estuvo financiado el partido de extrema derecha Vox, o aún hace más hincapié en tales partidos de extrema derecha, como Alternativa para Alemania, La Liga Norte de Italia o Frente Nacional de Francia.
Sin embargo, aunque últimamente los partidos de extrema derecha han sido muy populares en muchos países de Europa, nada garantiza que ganen las elecciones al Parlamento europeo. Pero la situación merece mucha atención…

Los “chalecos amarillos”: de las protestas al crimen y los populistas de derecha

Las protestas en Francia continúan atrayendo la atención de todo el mundo. Y parece que nadie esté sorprendido a las explosiones en una panadería en el centro de París el 12 de enero, ya que la situación actual en el país es muy tensa.
Al menos 4 personas (entre ellos hay una ciudadana española) han muerto y casi 50 heridos por una fuerte explosión. Según las autoridades, la causa probable del suceso es una fuga de gas.
No obstante, este incidente no impidió la realización de las protestas de los “chalecos amarillos”. Detenidas 201 personas en la novena protesta del movimiento, que ha sacado a la calle a 84.000 manifestantes. El movimiento protestó por las reformas fiscales del gobierno francés, el aumento de los costos de vida y algunos incluso pidieron la renuncia del presidente francés, Emmanuel Macron. Aquella fuerte movilización tuvo lugar en vísperas del proceso de diálogo nacional que comenzaría el martes, el 15 de enero.
Las fuerzas de seguridad utilizaron gas lacrimógeno para alejar a algunos manifestantes que lanzaban rocas y otros proyectiles contra ellos. La última vez, las manifestaciones también terminaron en peleas con la policía e incluso llevaron al desarrollo del crimen en el país.
Un boxeador se enfrentó con la policía para defender a parte de los manifestantes que estaban siendo reprimidos. Christophe Dettinger, de 37 años, es un ex boxeador profesional de peso pesado conocido en el cuadrilátero como “El gitano de Massy”, una ciudad al sur de París. Fue inmediatamente detenido para ser interrogado y tendrá que responder por sus actos ante la justicia. Asimismo, en las redes sociales expresaron su apoyo al excampeón de boxeo francés, Christophe Dettinger. Más de 8.000 personas habían hecho donaciones por más de 120.000 euros en una campaña para recaudar fondos en línea, cuya vocación declarada era “apoyar a su familia y mostrarle la solidaridad del pueblo de los “chalecos amarillos”, del verdadero pueblo francés”. Pero más tarde, esta web decidió poner fin a esa operación. También se han creado numerosas páginas de Facebook tituladas “Apoyo para Christophe Dettinger”. Es muy extraño, una campaña ha recaudado dinero para apoyar al delincuente que cometió el ataque contra las fuerzas de seguridad… Y ahora el gobierno francés quiere endurecer las penas por vandalismo y manifestaciones no autorizadas.
Además, otros países expresan su apoyo a los “chalecos amarillos”. Por ejemplo, en Roma los populistas de derecha expresaron su apoyo al movimiento “chalecos amarillos” en Francia y criticaron al presidente Emmanuel Macron por gobernar contra su pueblo.
“El gobierno de Emmanuel Macron no está a la altura de las expectativas y algunas políticas implementadas son realmente peligrosas, no solo para los franceses, sino también para Europa”, dijo el viceprimer ministro Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S).
La líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, apoya no solo a los “chalecos amarillos”, sino al gobierno italiano. Anteriormente, ella apoyaba repetidamente a Matteo Salvini, llamando a sus acciones para reducir el número de los inmigrantes como un ejemplo de una política europea. Y ahora, creo, en Europa hay una amenaza de la extensión de los populistas de derecha.
Y no quisiera que este país tan importante de la Unión Europea experimentara una crisis tan grave, que al final podría llevar al crecimiento no solo de la extrema derecha en Europa, sino que al crimen y la violencia en el país.

EEUU vs Francia: ¿una batalla por la dominación mundial o erosión del orden mundial?

La creación de un ejército europeo plantea más interrogantes y conflictos entre los líderes europeos.
El presidente francés, Emmanuel Macron, es el principal promotor de esta idea. Según su opinión, Europa debe crear su propio ejército para protegerse no solo de China y Rusia, sino también de los EE.UU. “No protegeremos a los europeos si no decidimos tener un verdadero ejército europeo…debemos tener una Europa que se defienda a sí misma sin depender de Estados Unidos”, sostuvo el mandatario francés. Sin duda, eso provocó un conflicto entre los líderes de Francia y los Estados Unidos.
Entonces, Trump dijo en Twitter que tales declaraciones de Macron son “muy insultantes”.
Pero hace apenas un año, Trump dio a entender que los aliados europeos de la OTAN no podían contar con los EEUU en la esfera de la seguridad europea.
Trump nunca quiso enfrentarse con Europa por la dominación militar. Es más importante para él que los líderes europeos de la OTAN compren más armas estadounidenses. Y por eso no le gusta a Trump el asunto de la creación de un ejército europeo.
Asimismo, Macron expresó su punta de vista. “No quiero que los europeos aumenten su presupuesto de defensa para comprar armas americanas u otras. Si aumentamos el presupuesto es para construir nuestra autonomía”, declaró el mandatario galo.
Por lo tanto, Macron no quiere que los estadounidenses tengan dinero europeo. Qué se queden en Europa. Todo el mundo sabe que Francia es uno de los productores de arma más grandes en Europa, y el líder francés trata de sacar ventaja de esto. Además, el mandatario galo posiciona ahora como el ferviente partidario de la UE en el complejo entorno actual: Brexit, la crisis migratoria, el crecimiento de los ultraderechistas, y falta de la libertad de palabra.
Pero no hay que olvidar que en julio Trump llamó a la Unión Europea “enemigo de los Estados Unidos”… La preocupación de Trump no es una casualidad.Entiende muy bien que su estrategia de la destabilización de la UE tiene un efecto negativo. A pesar del Brexit, la UE es solidario como nunca antes. Además, Washington ve que la industria de defensa europea está en peligro, y que finalmente pueda cerrar el mercado de la UE para las exportaciones de los Estados Unidos.
Además de opositores de la idea de la creación de un ejército europeo, hay los defensores. Por ejemplo, Angela Merkel, la canciller de Alemania, apoyó la propuesta del presidente de Francia y declaró que la creación de un ejército europeo real debería llegar como complemento de la Alianza Atlántica. Y pronto podremos verificar sus palabras. Es que, Alemania tendrá que comprar cazas para finales de año. Veamos, si ella elija a los proveedores europeos o compre cazas furtivos estadounidenses F-35, como lo hizo Bélgica…
Creo que el presidente estadounidense ya les dio a entender a los líderes europeos que las autoridades estadounidenses actuales era aún menos predecibles que parecía a primera vista. Y pueda deteriorar las relaciones con sus socios en su favor. Y ahora 3 principales jugadores de la UE apoyan la idea de la creación de un ejército europeo en contra de los deseos de los Estados Unidos: el presidente de Francia, la canciller de Alemania y el presidente de la Comisión Europea.
No quiero que tales conflictos de Washington con sus aliados europeos perjudiquen la seguridad europea…

El “Trump del Trópico” llega al poder

Hace una semana hemos sido testigos de una nueva gira hacia la derecha. Los brasileños eligieron al candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro como su nuevo presidente. El político de extrema derecha llega al poder por primera vez tras haber terminado el régimen militar en 1985.
Jair Bolsonaro es conocido por su lenguaje incendiario y su vocabulario abiertamente homófobo, misógino y racista. Por ejemplo, entre sus declaraciones podemos destacar siguientes:
“Sería incapaz de amar a un hijo homosexual. No voy a responder como un hipócrita, ante eso, prefiero que un hijo mío muera en un accidente”;
“Ella no merece ser violada, porque ella es muy mala, porque ella es muy fea, no es de mi gusto, jamás la violaría”;
“No corro el riesgo de que uno de mis hijos se enamore de una mujer negra porque fueron muy bien educados”.
Durante su campaña electoral Bolsonaro ha declarado reiteradamente que el presidente estadounidense Donald Trump es su admirador y modelo a imitar: “Soy un admirador del presidente Trump. Él quiere un Estados Unidos grande; yo quiero un Brasil grande”, – dice Bolsonaro.
De ahí Trump ha sido conocido como el Trump de los Trópicos por sus declaraciones de pocas pulgas y por la ideología similar de la extrema derecha. Pero no es todo. Steve Bannon, el exasesor de Trump y líder del Movimiento que ahora promueve el populismo de derechas en Europa, en agosto pasado se reunió en Manhattan con uno de los hijos de Bolsonaro, Eduardo, y le ofreció su ayuda durante la campaña electoral de su padre. Lo mismo hizo Trump durante su campaña electoral. Y aunque no hay pruebas de las acciones coordinadas entre los presidentes de los EEUU y Brasil, los vínculos son obvios: llegaron al poder en la ola de ultraconservadurismo…
No hay dudas, que los ultraderechistas prácticamente toman por fuerza a toda Europa: Marine Le Pen en Francia, Matteo Salvini en Italia, Viktor Orbán en Hungría, Donald Trump en los Estados Unidos… En futuro esta lista se actualizará. Entonces, según The Times, el partido ultraderechista Vox obtenga unos escaños en el Parlamento por primera vez desde la caída de la dictadura fascista del general Franco hace más de 40 años. No querría que el auge extraordinario del populismo de las fuerzas ultraderechistas llevara al colapso de la Unión Europea.
Vamos a volver a Brasil, donde la situación actual en el país deja mucho que desear. El nuevo líder de Brasil pretende crear un nuevo futuro para los brasileños: combatir el desempleo, corrupción y violación, estimular las inversiones, eliminar lo mas rápido posible el déficit público, reducir el tamaño del Estado y resolver el declive de la economía. El tiempo dirá si el ultraderechista podría resolver todas las cuestiones. Creo que mientras satisface los intereses de los Estados Unidos, no hay de qué preocuparse.
En resultado, se puede concluir que la historia de la llegada al poder de Bolsonaro es la historia de la victoria de Donald Trump, triunfo del ultraderechista Matteo Salvini y el populista Movimiento de 5 Estrellas, fortalecimiento de la posición de Marin Le Pen en Francia, y la salida del Reino Unido de la Unión Europea.
Sin mencionar la victoria de Bolsonaro no solo afectará la política de Brasil, sino que la de América Latina, donde el autoritarismo está bien establecido en Venezuela y Nicaragua y podría llegar a extenderse a Guatemala…

Continúan los escándalos en Europa por la crisis migratoria

La crisis migratoria se convierte en unas controversias entre los países de la Unión Europea.
Los días 8 y 9 de octubre en Lyon (Francia) los ministros de Interior de los 6 mayores países de la UE (G6) (Alemania, Francia, España, Italia, Gran Bretaña y Polonia) participaron en una reunión, la agenda de la cual fue la crisis migratoria. Sin duda, querría mucho resolver este problema una vez para siempre. Pero al parecer, no esta vez.
El primer día de la reunión podemos ver las tensiones entre los participantes de la cumbre. El vicepresidente del Gobierno italiano y ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, consideró el lunes que España se estuvo quedando sola en su política migratoria y se preguntó “cuánto tiempo podrá aguantar a un ritmo de llegadas de 700 inmigrantes clandestinos al día”.
Además el gobierno italiano intenta renunciar a la acogida de los refugiados y modificar los tratados de la inmigración. Matteo Salvini amenaza con cerrar los aeropuertos a los refugiados que regresan de Alemania. A pesar del tratado de Dublín que permite reenviar a los inmigrantes ilegales al país por el que entraron en la Unión Europea. Por otra parte, a mediados de septiembre el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, dijo que se había llegado a un acuerdo con Italia para devolución de solicitantes de asilo que se encuentran en la frontera de Alemania con Italia. Pero hasta la fecha este tratado no se ha firmado y, tal vez, no se firme.
Pero aún así, Francia está tratando de convencer a Italia de abandonar su “política de puertas cerradas”. El primer ministro francés, Edouard Philippe, le alienta a Matteo Salvini a que comience a trabajando en “la posición común de la Unión Europea” al asunto de la acogida de los inmigrantes. Probablemente, esto no funcione. Ya que todos recordamos el reciente conflicto entre Salvini y la administración del presidente francés, E.Macrón. A fines de agosto, Salvini criticó duramente a Macrón, calificándolo de “hipócrita” por rechazar a los inmigrantes mientras pontifica a otras naciones sobre la política de “fronteras abiertas”. Y agregó: ¿Es esta la Europa solidaria y que acoge de la que habla Macrón y los buenistas? Antes de dar las lecciones a los demás, invitaría al hipócrita presidente francés a reabrir sus fronteras y acoger a los miles de refugiados que había prometido recibir”.
En su torno, en junio el líder francés acusó a Salvini de “cinismo e irresponsabilidad”, después de que Italia decidiera cerrar sus puertos a los barcos de rescate humanitarios en el Mediterráneo. La semana pasada el ayudante de Macrón le acusó a Salvini que éste vivía de la crisis migratoria y bloqueaba todos los intentos de elaborar una política migratoria común de la UE.
Sin embargo, no puede decirse que Salvini no tiene aliados en París. Antes de viajar a Lyon, se reunió en Roma con la jefe del Frente Nacional, Marine Le Pen, quien había llegado a la conferencia sobre el Crecimiento económico y las perspectivas sociales en Europa de las naciones. La líder francesa de los ultraderechistas decidió unirse con Salvini para ganar las elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2019. Juntos pretenden llevar a cabo una ” la revolución del buen sentido” en la Unión Europea.
Hay que reconocer que la crisis migratoria está lejos de resolverse en casi todos los países de Europa. Y cada día éste solamente agudiza. Diariamente miles de refugiados de Oriente Medio y África penetran en la Europa próspera en busca de la vida mejor y más cómoda. Algunos países de la Unión Europea ya están tratando de resistir activamente, construyendo las cercas altas con alambre espinoso. Sin embargo, estos obstáculos ya no pueden detener los flujos migratorios.
Y no me gustaría que la crisis migratoria estuviera fuera de control y dañara de alguna manera a la comunidad europea, y finalmente, condujera a una división de la Unión Europea…